Club Deportivo Toledo

En Toledo son las 23:56:09 del 20/11/2017

Contacta con el Club en el correo contacto@cdtoledo.es o en su página oficial www.cdtoledo.es


Próxima jornada


EL MUNDIAL               + artículos -->

Luis Cardeña Gálvez
13/05/2010
COREA Y JAPÓN 2002.
 
Foto ilustrativa del artículo
 

COREA Y JAPÓN 2002


Julio Maldonado, ‘Maldini’: “De la Naranja Mecánica a la Mano de Dios”. Editorial Planeta, 2006



Por primera vez se disputó un Mundial en un continente que no era Europa o América. El fútbol-negocio ya estaba instalado y el evento se fue a parar a Asia, donde los mercados nipón, coreano y chino aguardaban. El Real Madrid había ganado su novena Copa de Europa con aquella excepcional volea de Zidane.

Aficiones de palo

El viaje hasta Corea y Japón fue un lastre para que los seguidores de las distintas selecciones se desplazaran. Los coreanos intentaron paliar la falta de público internacional regalando a sus hinchas camisetas de las distintas selecciones. Así, la mitad de los estadios vestía de un color y la otra, del otro. Sin embargo, se planteó la duda cuando jugaba Corea ¿Animaban los coreanos que llevaban la camiseta del rival de su país?

Y a Albelda se le hincharon las pelotas

Albelda, recuperado de una pubalgia, disputó unos minutos de los octavos de final entre España y la República de Irlanda. Pero dejó a España con diez jugadores por una torsión testicular, en castellano, un esguince de huevos. Así explicaba el doctor de la selección española, Genaro Borrás, cómo descubrieron la insólita lesión: “Nos mostró la inflamación en el testículo y a mí me despistó. Fuimos en ambulancia a un hospital y un urólogo nos diagnosticó la torsión testicular. Lo que sí es cierto es que si sólo hubiéramos aplicado hielo y Voltarén, podríamos haberla liado, porque puede dejar secuelas de cara al funcionamiento del aparato reproductor”. Así que en la historia de España ha habido dos huevos, el de Colón y el de Albelda, que lo aprovechó el gran Tomás Guasch para hacer una efímera sección durante el Mundial de Corea llamada “El huevo de Albelda”. A petición del jugador, se le cambió el nombre a la sección a los pocos días.

Al Ghandour y los asistentes del tercer fútbol

Eliminado Japón, el otro país organizador, la FIFA y el Comité Organizador decidieron que, para salvar las cuentas del Mundial, Corea tenía que llegar lo más lejos posible. Se limpiaron a los italianos con un árbitro escandaloso y en cuartos tocaba España. El egipcio Al Ghandour fue el colegiado, y en las bandas le asistían un nigeriano, ex futbolista frustrado, y otro de Trinidad y Tobago. A España le anularon dos goles legales y para la historia de los mundiales quedó uno de los arbitrajes más bochornosos. Se manchó el torneo y todo el mundo se preguntó por qué árbitros de países que no son potencias futbolísticas llegaban a dirigir partidos de esa importancia.

Fadiga manos largas

Hay quien opina que los futbolistas, a veces, se comportan como críos, y el senegalés Fadiga dio la razón a los que piensan así. Una apuesta con sus compañeros le llevó a robar un valioso collar de una joyería de la ciudad coreana de Daegu. Le pillaron y tuvo que confesar el robo. No obstante, el presidente de Senegal envió a Corea al presidente del Consejo Constitucional senegalés, Yousoupha Ndiaye, con el objetivo de “imponer orden en el seno de la selección”, porque no se fiaba ya de los jugadores ni de la imagen que pudieran dar de su país.

Guerra de espías

Brasil y Turquía entraron en una guerra de declaraciones cuando Roberto Carlos anunció que “al cuarenta por ciento, Brasil le gana a Turquía”. La polémica alanzó su momento cumbre cuando Wilson Nunes, colaborador del seleccionador brasileño Luiz Felipe Scolari, se hizo pasar por periodista para poder asistir al entrenamiento de los turcos y pasar informes a su jefe. También Polonia denunció que las cámaras de seguridad de los estadios estaban grabando sus entrenamientos para luego pasarle las cintas a Guus Hiddink, seleccionador coreano.

El sexo como mejor incentivo

Los jugadores turcos pactaron una curiosa prima con su federación. Si pasaban la primera fase, recibirían un todoterreno, y si llegaban hasta cuartos de final, tendrían derecho a la compañía femenina de sus mujeres. Los turcos hicieron el mejor papel de su historia en los mundiales al acabar en tercera posición. También Jomo Sono, seleccionador de Sudáfrica, consintió las relaciones sexuales de sus jugadores, “porque aunque las prohibía, sé que alguno se va a saltar las normas”. Sin embargo, para los sudafricanos no sirvió de mucho. Fueron eliminados en primera ronda.

Senegal colapsó París y destrozó a Francia

Francia, que defendía el título, dobló la rodilla en su primer partido ante Senegal. El gol de Bouba Diop hizo que los emigrantes senegaleses residentes en París colapsaran la ciudad. Y de paso el fútbol hizo que la antigua colonia se hiciera imperio en el corazón de la mismísima metrópoli. Senegal llegó hasta los cuartos de final guiada por su seleccionador, el francés Bruno Metsu, al que la prensa senegalesa definió como “un león blanco con el corazón negro”. Metsu también encontró el amor y la religión en Senegal, se casó con una senegalesa pagando 6000 euros y se convirtió al Islam. Incluso Fadiga, el del robo del collar, fijo: “No hacen falta magos, nuestro hechicero es Metsu”

Goles y economía

El empate del primer partido entre Japón y Bélgica tuvo consecuencias en la economía del país organizador. Las acciones de Sky Perfect Communications, empresa con los derechos exclusivos de retransmisión, subieron un cuatro por ciento; JVC, fabricante de televisores, vendió más que nunca, y Pizza-La, la cadena de pizzerías más importante de Japón, duplicó el número de empleados y de pedidos.

Hablan los oftalmólogos italianos

Italia perdió con Croacia el segundo partido de la primera fase (1-2), después de que el colegiado inglés Graham Poll les anulara dos goles a los transalpinos. Y ya se sabe lo serios que son los italianos con el prestigio de su selección. Los errores de Poll reunieron a la Sociedad de Oftalmología de Italia, que publicó una nota en la que decía: “Parecía miope”

Los brujos de Sudáfrica

Sudáfrica se llevó un par de brujos para hacer conjuros de magia banca. Los inyagas llevaron en su equipaje tierra de Pretoria, restos de serpientes, ranas, avispas, insectos y polvos blancos que esparcían por el hotel de concentración para que los pisaran los jugadores. Como ya ha quedado dicho, Sudáfrica no pasó de la primera fase ni con la magia del sexo ni con la de sus brujos.

Un gol que costó un despido

El delantero de Corea Ahn era una de las estrellas de la selección. Jugaba en el Perugia italiano, pero su gol y el mal arbitraje le costaron el despido por parte del club italiano, cuyo presidente se expresó en los siguientes términos: “Ha humillado y ofendido al país que le acogió, y le aconsejo que se vuelva a Corea a cobrar cien liras al mes. Basta, ese Ahn no volverá a poner un pie en el Perugia”

Un corte de pelo a imitar

Ronaldo se hizo un corte de pelo muy particular. Se rapó la cabeza y apenas dejó una mata de pelo en el límite de la frente. Era una mezcla de mohicano y de antiguo samurai que encandiló a los niños brasileños, hasta el punto de que muchas madres brasileñas solicitaron públicamente que se cambiara el ‘look’ porque sus hijos le imitaban. Sin embargo, la ronaldomanía creció, y la infancia brasileña pobló las peluquerías queriendo raparse a lo Ronie. Con ese corte de pelo, Ronaldo llevó a Brasil a la conquista de su quinto título mundial y volvió a ocupar el lugar que le correspondía en el escalafón del fútbol tras lograr el milagro de volver a jugar recuperándose de sus machacadas rodillas.


Compartelo en Twitter


Últimos resultados