Club Deportivo Toledo

En Toledo son las 16:38:27 del 18/08/2017

Contacta con el Club en el correo contacto@cdtoledo.es o en su página oficial www.cdtoledo.es


Próxima jornada


EL MUNDIAL               + artículos -->

Luis Cardeña Gálvez
22/04/2010
ESTADOS UNIDOS 1994.
 
Foto ilustrativa del artículo
 

ESTADOS UNIDOS 1994


Julio Maldonado, ‘Maldini’: “De la Naranja Mecánica a la Mano de Dios”. Editorial Planeta, 2006



Estados Unidos jamás había sido un país futbolero, e incluso terminó despareciendo la intentona de la MLS en los años setenta. Pero allí desembarcó la élite del fútbol, en un torneo sin favorito. Volvía Maradona para despedirse a lo grande, pero no pudo ser. Fue el Mundial de Brasil y de sus tres mediocentros, del milagro médico con la recuperación del lesionado Baresi para la final, de la decepción colombiana y del gran Roberto Baggio, que despedazó primero a España y después a Bulgaria para convertirse en villano en la final con el penalti fallado.

El casi drama de Branco

El brasileño Branco vivió un momento muy triste antes de empezar el Mundial. En un amistoso previo ante Honduras, un zurdazo suyo fue a impactar con la cámara del fotógrafo brasileño Luciano Cipaline. El hombre sufrió un tremendo desgarro en el ojo derecho y perdió la visión del mismo. Branco y toda la delegación brasileña la ofrecieron su apoyo, pero Cipaline sólo pidió una camiseta firmada por toda la plantilla. Un mes y medio más tarde esa camiseta se convertiría en pieza de museo tras el pentacampeonato de Brasil.

El asesinato de Escobar

Quizá la anécdota más negra de la historia de los mundiales. Andrés Escobar se había marcado un autogol ante los estadounidenses, en lo que fue una derrota más de la gran decepción de Estados Unidos 94, Colombia. Ya de vuelta y cuando salía con unos amigos en Medellín la noche del viernes 1 de julio, llegó lo absurdo. Caminaba por la calle cuando una camioneta Toyota Land Cruiser se le paró enfrente. Un sujeto bajó y al grito de “¡Gracias por el autogol!”, le descerrajó doce disparos que mataron a Escobar casi en el acto. El asesino fue detenido más tarde, y en la locura por el fútbol jamás se conoció algo parecido. El propio Escobar había escrito en el diario ‘El tiempo de Bogotá’ una columna nada más volver del Mundial que sirve de epitafio:

“Después de tantas vueltas, paulatinamente se decantan las razones de este fracaso en el mundial. Es una cuestión de honor reconocer que no tuvimos el empuje necesario en los momentos difíciles que nos planteó el campeonato.

Hay que ser gallardos en la victoria, pero mucho más en la derrota.

Por favor, que el respeto se mantenga… Un abrazo fuerte para todos y decirles que fue una oportunidad y una experiencia fenomenal, rara, que jamás había sentido en mi vida. Hasta pronto, porque la vida no termina aquí.”

Sí terminó, por desgracia, para Escobar.

El dopaje de Maradona

“Maradona tomó un cóctel de drogas, porque las cinco sustancias identificadas no se encuentran en una sola medicina. Ingirió efedrina, norefredina, seudoefedrina, norseudoefredina, y metaefedrna. Las dos primeras están expresamente prohibidas por el reglamento de la FIFA. No tiene ninguna importancia la cantidad encontrada. Sería como decir que una mujer está un poquito embarazada. Eso no existe”. (Michel D’Hooghe, doctor en medicina y miembro del comité ejecutivo de la FIFA).

“Este país, Estados Unidos, gasta cincuenta mil millones de dólares por año para combatir la droga. No cincuenta millones, cincuenta mil. ¿Tú crees que podríamos dejar pasar por alto un caso como éste?” (Joao Havelange, presidente de la FIFA en 1994).

“Me rompí el culo como nunca y ahora me viene a pasar esto. Me cortaron las piernas” (Diego Armado Maradona nada más conocer el resultado del análisis)

“Juro que no me drogué. El día que me drogué fui y se lo dije a la jueza… No sé por qué aparecieron las sustancias. Seguramente por un descuido nuestro” (Diego Armando Maradona, jueves 30 de junio)

“Me parece muy posible que Maradona haya tomado efedrina sin saberlo, porque sería estúpido haberla ingerido como sustancia dopante, ya que hace décadas que no se utiliza con esos objetivos… Todo indica que estamos ante un lamentable error de recorrido, no ligado a una expresa voluntad de dopaje. De otro modo, habríamos vuelto a la época de los hechiceros” (Antonio Dal Monte, médico italiano que preparó a Maradona para los mundiales de 1986 y 1990)

“Digamos las cosas como son, no como quisiéramos que fueran. Maradona está fuera del Mundial, acaso definitivamente fuera del fútbol, por decisión propia y culpas compartidas… Estamos escribiendo a 140 pulsaciones por minuto. Cuesta reflexionar en esta hora. Estamos en paz con nuestra conciencia. No es poco. Pero nos duele este final. Por él, por sus hijas, por Claudia, por don Diego y doña Tota. Por los únicos que le quieren de verdad. Nos duele por nosotros mismos, que rogábamos por su recuperación sin hipocresía. Pero más nos duele por los millones de argentinos que renovaron su fe y aún se resisten a creer. Alguien deberá pedirles perdón” (Aldo Proietto, director de ‘El Gráfico’)

Editorial de ‘The New York Times’

“Maradona ha estado fuera de control durante años, un monstruo internacional creado por públicos adoradores de Argentina e Italia, con muchísimo dinero y muy poca disciplina y sin respeto por nadie. Tocó la pelota con la mano en el gol de la Copa del Mundo del 86 e hizo chistes sobre el tema diciendo que fue ‘la mano de Dios’ y jugó sólo cuando tuvo ganas en el Nápoles… Maradona está pagando una tonelada de liras para mantener a un niño llamado Diego Armando Junior en Italia. No puede volver a ese país porque debe dinero de impuestos… Diego Armando es una especie de símbolo de la amenaza, ira, sospecha, fanfarronería e insensibilidad. Se materializó en los dos primeros partidos de Argentina, pero visualmente era como un gángster arrastrado y jactancioso…

“Todo es un complot contra Diego Armando. Un hombre debe estar seguro. Recientemente disparó un arma de aire comprimido contra los periodistas que montaban guardia en su casa. Sus asesores se lo llevaron y perdió 14 kilos, lo que debe de haber sido una señal de advertencia…

“Diego Armando estuvo jugando o apostando a que no lo iban a poder agarrar ¿Por qué? Porque sólo se hace un test de dos jugadores por equipo y por partido. Las chances estaban a su favor. Pasaron Australia Grecia y Nigeria antes de que el número de Maradona apareciese para el test de dopaje…”

(Escrito por Ceoprge Vecsey, columnista de ‘The New York Times, el 1 de julio de 1994)

Recordémosle así, sin rencores

“Ahora que la fábula terminó, todos nos quedamos con un poco de amargura. Nosotros que habíamos festejado tanto con él, que habíamos celebrado su triunfo sobre la droga, la vuelta a la vida, el ejemplo para los jóvenes, ahora nos encontramos vacíos, hemos perdido algo. La ilusión, la esperanza, la necesidad de creer que las historias bellas aún existen y que la droga puede ser derrotada… No sólo Diego ha perdido, todos hemos perdido algo… Y ahora estamos aquí para volver a creer, y lo haremos hasta el final ¿Por qué Diego ha fallado y cuáles han sido las causas que le han llevado a volver a transgredir? ¿Ha sido el gesto desesperado, la última locura de un hombre destrozado por el destino?... ¿Culpable o inocente?... Recordemos el gol a Grecia y su mirada enloquecida a la cámara, aquellos ojos fuera de sí. Eso quedará para siempre, imborrable, igual que todas sus maravillosas acciones en el campo, sus goles. Lo recordaremos siempre así, sin rencor, olvidándonos incluso de su último error o locura. Incluso si un día descubrimos que no era así, fingiremos no creerlo”. (Editorial de Domenico Morace en el ‘Guerin Sportivo’ italiano del 6 de julio de 1994)

“Supongo que yo creé mi propio Peter Pan del fútbol y ahora lo he visto destruido. Ya no podemos tener más de esto, Diego. Por favor, sin recriminaciones, no hables de complot o ‘vendettas’. Vete con dignidad. No la dignidad de la adulta madurez. Nunca la tendrás. Sí la simple dignidad de un chico modesto que una vez amó el fútbol más que el dinero y la fama” (Paul Gardner, afamado periodista norteamericano, en ‘Cup Daily’)

Editorial de ‘El Gráfico’ la semana de la sanción

“Nosotros los argentinos todavía estamos discutiendo si la AFA hizo bien en retirar a Maradona del Mundial cuando no había otro camino. En sentido opuesto, la FIFA hubiera procedido con una drástica sanción que habría excedido la expulsión de Estados Unidos 94 y acaso lo hubiese sacado del fútbol para siempre. Pero todavía hay algo más grave, que obliga a pensar en el país de los argentinos. Estamos poniendo en duda las conclusiones de dos cuerpos médicos honorables del control antidopaje de la FIFA, delirando alrededor de un complot o una conspiración internacional para perjudicar al jugador más famoso del mundo y a un equipo de primerísimo nivel. Un disparate…”

Carta de la FIFA a ‘El Gráfico’

“Estimado y querido amigo Constancio: “Después de haber hablado por teléfono contigo, recibí el editorial publicado el 1 de julio titulado “Qué pena, Diego”.

“Si ya el título lo dice todo, el editorial presentado por Aldo Proietto complementa, de una manera muy real, la verdad con respecto a ese aspecto del dopaje del jugador Maradona, que la Comisión de Medicina Deportiva tuvo que intervenir.

“Conociendo el informe de los médicos competentes para efectuar ese examen de laboratorio, la decisión que tuvo que tomar la Comisión Organizadora de la Copa Mundial representó para mí, en calidad de presidente de la FIFA, un gran dolor y más que eso, una preocupación en cuanto al futuro de ese gran jugador que es Maradona. No sé cómo actuado de tenerlo como hijo o como nieto, la cosa es que sentí muchísimo lo que ocurrió.

“En la continuación de este problema, que afectó a ese gran jugador, todo lo que pueda hacer como amigo o como presidente de la FIFA lo haré para tener a Maradona aún por muchos años aportando con su maravilloso juego la alegría a los espectadores del mundo.

“Perfecto el editorial de ‘El Gráfico’, perfecta la publicación y perfecto el trabajo de ‘El Gráfico’ para que este gran jugador sienta la necesidad de recuperarse y así continuar glorificando el fútbol argentino.

“Mi querido Vigil, con mi amistad y cariño de siempre, recibe un fuerte abrazo.

“Joao Havelange”


Compartelo en Twitter


Últimos resultados