Club Deportivo Toledo

En Toledo son las 00:56:30 del 26/05/2024

Contacta con el Club en el correo contacto@cdtoledo.es o en su página oficial www.cdtoledo.es


Próxima jornada


EXTOLEDANOS ILUSTRES               + artículos -->

Redacción
7/03/2024
TEMPORADA 1954/55: LARRUBIA.
 
Foto ilustrativa del artículo
 

LARRUBIA


Ha dimitido Larrubia como entrenador del Toledo

Entrevista realizada por Antonio de Ancos, publicada en el diario “El Alcázar” el 11 de diciembre de 1954



En fútbol es corriente que los éxitos se atribuyan a los jugadores, y los fracasos a las Directivas de los clubs y entrenadores. Estos, por lo común, son las víctimas propiciatorias. De ahí la dimisión del bueno de Larrubia, que durante diez años ha servido generosamente al Toledo, con las sinceras simpatías de todos.

Hemos abordado a Larrubia:

-En realidad –empieza diciéndonos- presenté la dimisión el 3 de los corrientes, dos días antes del partido contra el Cuatro Caminos, y aunque estaba supeditado al resultado del encuentro, de todos modos, tenía el decidido propósito de dejar el cargo, siempre, claro está, que el Toledo tuviera resuelta la papeleta.

-¿Razones?

-Sólo una: la campaña levantada contra mí por unos cuantos a base de una serie de “bulos” que han podido aparentar realidad a la vista de los resultados de los últimos partidos. Pero sin pizca de fundamento.

-¿Qué “bulos” son ésos?

-Los más característicos, éstos: que el equipo salía al campo sin recibir los jugadores ninguna instrucción en la caseta, que los jugadores estaban mal preparados, porque no había disciplina y, en fin, que había discrepancias entre ellos y el entrenador.

-¿Y cuál es la verdad?

-Lo primero es completamente incierto, ya que en todos los partidos se les ha explicado a los jugadores cómo tenían que jugar. Si ha veces no lo cumplieron, hay que tener en cuenta que enfrente han tenido otros cuya misión era impedirlo, y que el espíritu individualista o medroso de alguno de los jugadores es muy difícil de corregir. Sobre la falta de facultades físicas, es preciso aclarar que, según las condiciones impuestas al firmar la ficha, los jugadores se comprometían a entrenar una vez en semana, y algunos, cuando buenamente pudieran. En estas condiciones creo que es difícil la misión a realizar por parte del preparador, si bien he de proclamar que no ha sido éste el principal achaque de nuestro equipo pues, como recordarás, ha sido precisamente en los segundos tiempos de todos los partidos cuando más fondo y entusiasmo han demostrado nuestros jugadores. Respecto a las relaciones entre los jugadores y yo, basta con que se pregunte a los interesados para comprobar que todo eso es mentira.

-¿Y los cambios en la delantera?

-Esa es otra de las cosas que más se me impugnan, especialmente en lo que a los interiores se refiere. Sobre esto voy a dar unos datos que demuestran todo lo contrario: al empezar la temporada, todos estábamos conformes en que los interiores ideales eran Nino y Carrillo. Pues bien, el primero no ha jugado en los siguientes encuentros: Escorial y Cuenca, fuera de casa, y Guadalajara y Cuatro Caminos, dentro. Estos partidos no los ha jugado porque no ha podido desplazarse a ninguno de ellos, y a que, según las condiciones que impuso al firmar, solamente jugaría en los partidos que su trabajo lo permitiera. Carrillo también ha faltado a cuatro partidos: contra el Leganés, en casa, porque aún no estaba arreglada su ficha, contra el Guadalajara, Aranjuez y Leganés, porque se hallaba enfermo o lesionado. Es decir, que cuando no se han alineado estos jugadores ha sido por causa mayor.

-¿Tus relaciones con la Junta?

-Cordialísimas en todo instante. Eso no quiere decir que yo estuviera de acuerdo con todos los fichajes realizados, pero he de agradecerles las facilidades que me dieron en todo momento y la absoluta libertad que siempre he tenido para formar las alineaciones en cada partido. Ahora, lo mismo que antes, soy su incondicional amigo.

-¿Significa esto que tu dimisión no es irrevocable?

-¡Todo lo contrario! Mi único deseo en este momento es quien me sustituya vuelva a encontrar el camino del triunfo, que los jugadores recobren la moral y que la afición vuelva a sentirse orgullosa de su equipo y de sus victorias.

Al habla con Olivares

Conocida la decisión de Larrubia, la Directiva se puso en contacto con otro entrenador, Olivares, residente en Madrid, y antiguo preparador del Manchego, Calvo Sotelo y otros.

Estuvo el domingo en el partido jugado contra el Sabadell, sólo en plan de espectador. Su comentario fue, después de la primera parte: “Hay mucha bolea en este equipo…” Y los resultados de la conversación con los directivos no fueron positivos.

Al parecer, no hubo acuerdo, y en la última reunión de la Junta no se ha decidido nada todavía.


Compartelo en Twitter


Últimos resultados