Club Deportivo Toledo

En Toledo son las 01:26:20 del 26/05/2024

Contacta con el Club en el correo contacto@cdtoledo.es o en su página oficial www.cdtoledo.es


Próxima jornada


EXTOLEDANOS ILUSTRES               + artículos -->

Redacción
29/02/2024
TEMPORADA 1948/49: MARIANO MARTÍNEZ.
 
 

MARIANO MARTÍNEZ


Enlace Mari Luz Villalba-Mariano Martínez

Crónica publicada en el diario “El Alcázar” el 4 de diciembre de 1948



A las doce de la mañana, y en la capilla de Nuestra Señora del Sagrario, tuvo lugar ayer el enlace matrimonial de la señorita Mari Luz Villalba con don Mariano Martínez Herranz, contratista de Obras Públicas.

Actuaron de padrinos los padres de la novia, coronel Villalba, Director de la Escuela Central de Educación Física, y su señora, de soltera Dolores Talavera.

Los novios hicieron su entrada en el templo catedralicio a los acordes de una marcha nupcial. El novio, que vestía de chaquet de rigurosa etiqueta, del brazo de su madre, y madrina, Dolores Talavera, adornada con elegante vestido, de etiqueta también, de terciopelo natural negro y preciosa mantilla del mismo color, y la novia, vestida de blanco, con larga cola y velo de tul ilusión, del brazo de su padre y padrino, coronel Villalba, que vestía el uniforme de gala de la gloriosa Infantería.

Bendijo la unión del nuevo matrimonio don José Mansilla, profesor del Seminario y capellán mozárabe de la Santa Iglesia Catedral Primada, quien, después de los desposorios, pronunció una emotiva plática sobre la finalidad y significado del matrimonio, la grandeza y alegría de aquel acto y sobre las virtudes que deben adornar al hombre y a la mujer para que –en símil afortunado- el matrimonio sea para ellos el firme especial por donde se deslice su vida cotidiana sin el menor bache y sin el menor contratiempo.

Finalizado éste, el nuevo matrimonio se trasladó a la sacristía, donde recibió las cariñosas felicitaciones de los numerosos invitados que concurrieron al acto. La nueva pareja se encontraba visiblemente emocionada, y fueron innumerables los abrazos y felicitaciones repartidos entre familiares y amistades.

Los recién casados hubieron de sufrir allí mismo los fogonazos de los fotógrafos en el momento de firmar el acta matrimonial. Como testigos de la misma actuaron, por parte del novio, don Andrés Marín, Alcalde de Toledo; don Maximiliano Santiago y don José Castro, ingenieros de Obras Públicas; don Máximo Martínez, hermano del novio, y don Juan Herranz, ambos contratistas de obras; don Jesús Montero, inspector de Veterinaria, y don Manuel Hernández, abogado. Por parte de la novia, don Francisco López Bravo, coronel de Infantería; don Tomás Rodríguez Bolonio, Presidente de la Diputación; don Juan Martínez de Osma, director del Banco de España en Toledo; el coronel Regalado y don Tomás Talavera.

Nos es imposible mencionar a los numerosos invitados que asistieron a la boda, con el temor natural de olvidarnos de alguno y el no atinar con el justo realce de la belleza y distinción de las damas y señoritas que a la misma concurrieron. Baste significar con que ese fue el tono y el ambiente de todos los actos de la fiesta matrimonial, a la que bien se puede decir que asistió la más numerosa representación de la alta sociedad toledana, con algunas representaciones de Cuenca y de la capital de España.

En la Venta de Aires fue servido un espléndido banquete, que hizo gala a la fama de sus servicios y a la magnanimidad de los nuevos desposados, quienes, como prueba de sus simpatías y afecto, fueron acosados por los invitados y hubieron de firmar centenares de autógrafos y dedicatorias. En el momento de brindar por la felicidad de los novios, uniose también al acto el embajador de Filipinas en Roma, y el representante de aquel país en la ONU, quine circunstancialmente se hallaba en Toledo.

Después de la comida se organizó una fiesta familiar, que duró hasta última hora de la tarde. Los novios salieron ayer noche con dirección a Madrid, y de allí a Palma de Mallorca, en su viaje de luna de miel, para regresar a Toledo en los días de Navidad y partir luego para Tetuán.

Que la alegría y la emoción de la mañana de ayer les sea la garantía de una felicidad inacabable. O si quieren –en una frase ritual-, de una eterna luna de miel.


Compartelo en Twitter


Últimos resultados