Club Deportivo Toledo

En Toledo son las 02:39:12 del 26/05/2024

Contacta con el Club en el correo contacto@cdtoledo.es o en su página oficial www.cdtoledo.es


Próxima jornada


EXTOLEDANOS ILUSTRES               + artículos -->

Redacción
7/12/2023
1990: NÚÑEZ.
 
Foto ilustrativa del artículo
 

NÚÑEZ


Núñez, jugador de la UD Santa Bárbara, abanderado del ‘nefasto’ 1989

Entrevista realizada por J. Eloy García Orozco, publicada en el diario “Ya” el 5 de enero de 1990



José María Núñez, jugador de la UD Santa Bárbara, que el 5 de junio cumplirá veinte años, ha tenido un año 1989 que no olvidará, ha sido el abanderado negativo por excelencia del año que se acaba de ir: “Por fin el nefasto 1989 se acabó”. Su lesión de menisco de la rodilla izquierda y la rotura del ligamento anterior cruzado, prácticamente le han tenido todo el año alejado de los terrenos de juego, y ahora tiene inicio de hepatitis, que le vuelve a alejar de los mismos.

“Tenía ganas de que acabara el año, porque todo lo que diga de él sería poco. Yo espero que esta año vaya mejor, aunque ahora me ha venido un principio de hepatitis, con lo que no salgo de una y entro en otra”. Había debutado ante el Torpedo 66, “jugué diez minutos, luego veinte ante el Bargas, lego ante el Villaseca, y con el Polán salí cuando se lesionó Bauti, para jugar de salida contra el Gálvez, y repetir ante el Santa María y Mejorada. Y es que cuando terminaba de entrenar me daba fiebre. Hasta que no aguanté más. Me hice unos análisis y me dijeron que tenía principio de hepatitis, pero que no era casi nada”.

Ahora le tiene que hacer más análisis y confirmarle lo que es, “es posible que venga por contagio por la boca, el agua o algún alimento”. Todo hace prever que Núñez estará cerca de dos meses sin volver a pisar un terreno de juego. Pese a todo, no pierde los ánimos, “porque antes el problema era de lesión y ahora es de enfermedad, y sólo queda esperar a que pase, que confío sea lo antes posible”.

Núñez tiene frescos los recuerdos de los seis meses de rehabilitación y que le han hecho perder la última campaña: “A principios de enero me operaron del menisco de la rodilla izquierda, estuve en rehabilitación, pero se me iba la rodilla. Fui a Madrid, y el 24 de marzo, creo, me volvieron a operar en Mapfre, ya que tenía roto el ligamento anterior cruzado, que es por lo que la rodilla no me funcionaba”.

Núñez regresó a Toledo y estuvo un mes con escayola para, desde abril hasta finales de julio, tener un periodo de rehabilitación. A partir de ahí, la rodilla comenzó a funcionarle mejor: “Y es que hay que señalar que antes, uno y otros me daban diagnósticos, pero sin una base sólida. Fue cuando el doctor Ibáñez me miró, cuando me dio confianza. Es más, no se equivocó en nada de lo que pasó. Me dijo lo que iba a ocurrir, lo que iba a pasar, a doler, y todo se cumplió. Eso me dio una gran confianza. Ya en agosto podía andar y correr, sin forzar, yendo de modo progresivo, hasta que comencé a entrenar y debutar ante el Torpedo 66”.

Tras ir entrando en juego, lento pero seguro. Bargas, Villaseca, Polán, donde se lesionó Bauti, que le permitió jugar de titular ante el Gálvez, hasta que fue el equipo a Talavera a jugar contra el Santa María, “que me dio una gran confianza, porque el campo estaba impracticable, jugué todo el partido y aguanté”. Luego llegó el Mejorada, donde volvió a sentir la emoción de gritar un gol “que tenía ya olvidada”, para volver al ostracismo con el inoportuno principio de hepatitis, que le obliga a dejar su pasión de jugar.

Con tantos malos momentos, Núñez tiene un recuerdo especial hacia su familia, “todos se han portado de forma magnífica, me han apoyado en todo momento, y sin ellos había sido imposible aguantar”. No olvida tampoco a su técnico y compañeros, mientras que de la directiva de la UD Santa Bárbara tiene sus reparos, “no quiero volver a enjuiciar el tema. Yo olvido, pero me cuesta trabajo”. Para el año 1990, Núñez espera “que sea infinitamente mejor que el anterior, aunque no creo que sea nada difícil”, y ya sólo piensa en que los resultados de los análisis sean satisfactorios y pueda volver rápidamente a los entrenamientos, “no sé cuánto tiempo tendré que esperar, pero volveré”, concluye.


Compartelo en Twitter


Últimos resultados