Club Deportivo Toledo

En Toledo son las 11:25:21 del 24/02/2020

Contacta con el Club en el correo contacto@cdtoledo.es o en su página oficial www.cdtoledo.es


Próxima jornada


LA HISTORIA               + artículos -->

Luis Cardeña Gálvez
14/10/2019
TEMPORADA 1971/72: TOLEDO 4 – UD SANTA BÁRBARA 0.
 
 

TEMPORADA 1971/72: TOLEDO 4 – UD SANTA BÁRBARA 0


El Toledo (4-0) goleó a su rival local: buen momento de la cantera

Crónica realizada por Ángel Friginal, publicada en el diario “El Alcázar” el 21 diciembre de 1971



Con buena entrada en los graderíos de Palomarejos se disputó el encuentro de Liga correspondiente a la Primera División de Juveniles, entre los conjuntos del Toledo y Santa Bárbara, que finalizó con la victoria de los primeros por cuatro goles a cero.

Arbitraje

Estuvo a cargo del señor Ramón Méndez, que realizó un buen arbitraje, aunque en el minuto treinta y uno del segundo periodo anulara un precioso gol a Ramón, por supuesto fuera de juego, que nosotros, en su descargo, achacamos más bien a la falta de auxiliares en estas categorías.

Alineaciones

UD Santa Bárbara:
Paco; Pepe, Torán, Moraleda; Pleite, Pino; Arenas, Calvo, Conde, Juanín y García. En la segunda parte, Serrano entró por Torán, existiendo algunos reajustes en sus líneas, por ser Serrano delantero.

CD Toledo: Periqui; Vega, Manolo, Pedro; Martín, Maxi; Arroyo, Ruiz, Torija, Ramón y Pipo. También en la continuación se registró la sustitución de Maxi, entrando Valenciano.

Goles e incidencias

1-0: Veintisiete minutos de juego, cuando Arroyo, muy oportuno, se hace con un rechace de la defensa azul y tira imparable al ángulo.

2-0: Treinta y un minutos, corner contra la meta de Paco, que saca muy centrado Ramón y Torija, en la misma boca de gol, cabecea a las redes.

3-0: Sesenta y un minutos, gran internada de Pipo que centra y Ramón, en acrobático remate, aumenta la cuenta de los verdes.

4-0: Setenta y cinco minutos, acoso de la vanguardia verde, que culmina Pipo con un excelente disparo.

¡Viva la cantera!

Con este tono admirativo tenemos que encabezar la crónica de este encuentro entre los alevines de los dos equipos representativos de la capital, porque en verdad la tarde de buen fútbol que nos brindaron los dos contendientes fue un claro exponente de lo que son capaces de realizar unos muchachos que sueñan y esperan su oportunidad para vuelos de mayor altura.

El numeroso público que asistió, atraídos en primer lugar por la emotividad de estos choques siempre carentes de juego por los dichosos nervios, en esta ocasión han podido saborear uno de los mejores platos deportivos que se pueden condimentar en la parcela de Palomarejos, y ya nadie elevó la voz de la discordia para arengar a los muchachos o replicar ésta o aquella falta, propia del fragor de la noble pelea que estaban entablando en el terreno deportivo y la acción suelta de Pino, se reintegró pronto a la disciplina de los restantes protagonistas.

El primer susto para Periqui se lo dio Arenas en el minuto inicial, cuando Arenas, en inmejorables condiciones de golear, dispara fuera.

Poco a poco, a pesar del tesón y la voluntad de los visitantes, el Toledo implantó u dominio territorial que pudo tener su fruto en los minutos catorce, quince y dieciséis, así de seguido, cuando su vanguardia, en fuertes disparos, estrellaba los mismos en la madera cuando el meta Paco estaba totalmente batido.

Pero hasta el minuto veinte no se inauguró el marcador, por medio de ese fino y elegante Arroyo, un jugador que aunque teórico extremo bascula por todas las demarcaciones de la delantera, y sus pases precisos llevan siempre peligro a los contrarios.

Poco después sería Torija el que aumentaba la cuenta y sentenciaba estos primeros cuarenta minutos que rigen el periodo de los juveniles.

En la continuación, nada más ponerse el balón en movimiento, un tremendo derechazo de Pipo vuelve a ser repelido por el larguero y se produce el cambio de Serrano por Torán, que da más profundidad a su delantera, que durante cierta fase busca ansiosamente el gol que acorte distancias, pero ese pundonoroso Martín y restantes compañeros de las líneas traseras lo impide, y hasta Periqui se tiene que emplear valientemente a fondo para conjurar el peligro.

Aunque el Santa Bárbara no se entrega nunca, no puede impedir la racha goleadora de sus oponentes, en donde Ruiz –aunque algunos le echan en cara su supuesta apatía-, se hace notar y de sus botas salen pases precisos que dan lugar a que se luzcan el veloz Pipo y el acierto rematador de Ramón, y de ahí esos cuatro goles, que bien pudieron ser algunos más, si el árbitro no hubiera invalidado el conseguido por Ramón.

Pero por lo presenciado, era ya lo mismo, porque el acontecimiento había merecido la pena, y por parte de los del Carlos III, aun derrotados, habían quedado registradas las buenas maneras del central Torán -¡cuánto nos recordaba a Borja, en su genio y despejes de cabeza!-, el buen hacer de Calvo –aunque algo lento-, la clase de Serrano y la colocación de Pino –salvo su comentada acción.

Por los vencedores, líderes de esta competición, la excelente forma física que les ha dado Gaytán, no exenta de calidad, y en donde Martín –que, por estatura y pundonor, nos recordaba también al paisano de Orozco, Seve- resultó un firme baluarte, seguido en méritos por Ruiz, Arroyo, Pipo y Ramón, aunque lo importante es que como conjunto todos fueron merecedores de esta limpia y holgada victoria.

Cuando ya abandonamos Palomarejos, iniciando el desfile atento a abrigarnos del intenso frío que había pasado desapercibido, los comentarios hacia estos chavales eran de los más elogiosos, por lo que nosotros tenemos que cerrar esta crónica no sin antes gritar –si se nos permite- ¡viva la cantera toledana...!


Compartelo en Twitter


Últimos resultados