Club Deportivo Toledo

En Toledo son las 02:18:59 del 24/10/2018

Contacta con el Club en el correo contacto@cdtoledo.es o en su página oficial www.cdtoledo.es


Próxima jornada


LA HISTORIA               + artículos -->

Luis Cardeña Gálvez
15/01/2018
TEMPORADA 1980/81: ALCOBENDAS 2 - TOLEDO 1.
 
 

TEMPORADA 1980/81: ALCOBENDAS 2 - TOLEDO 1


También abrió el marcador el Toledo, pero terminó capitulando (1-2)

Como en Alcorcón, Cuenca, Parla…

Debutaron, con notable éxito, los juveniles Fernando y Michel

Crónica realizada por Ángel Friginal, publicada en el diario “La Voz del Tajo” el 8 de abril de 1981



En el ‘Polideportivo Municipal’ de Alcobendas, se enfrentaron en encuentro de Liga los propietarios del terreno y el Toledo, con victoria de los primeros por dos goles a uno, tras haberse llegado al descanso sin que funcionara el marcador.

Arbitraje

Del colegiado castellano señor García Mochales. Buena su labor, en donde lo más significativo fue la felicitación final de jugadores de ambos equipos. Siguió el juego de cerca y pitó siempre lo que tenía que ser, por lo que no tuvo necesidad de complicación alguna. Mostró tarjeta amarilla a Polo –su tercera del segundo ciclo- y al debutante guardameta toledano, Fernando, cuando éste desplazó enfadado un balón a las gradas.

Alineaciones

CD Toledo:
Fernando, Ocaña, Polo, Manolo, Alfredo, Michel, Gamboa, José Luis (Juan Luis, m.83), Monzón, Dierking y Verdugo.

AD Alcobendas: Tomás, Manzanares, Rivas, Nino, Castro, Juan (Angelín, m.65), Soto (Chaves, m.54), Luismi, Gómez Rubio, Valverde e Izaguirre.

Goles e incidencias

0-1: dos minutos del segundo periodo, Gamboa, en lucha con dos defensas contrarios, y ante la salida del guardameta, empuja el balón, que entra mansamente en la red.

1-1: diez minutos de la segunda parte, cuando Chaves centra desde la derecha, rebotando el balón en el larguero, y Castro, en la misma puerta, cabecea sin oposición a la misma.

2-1: 26 minutos del segundo periodo, saque largo de puerta de Tomás, que no acierta a despejar Polo, al mismo tiempo que dificulta la acción de Fernando, y Gómez Rubio, en su única oportunidad y lejos del marcaje de Michel, tira raso, marcando el gol que sería del triunfo para su equipo.

Cariñosa acogida al Toledo, que en este encuentro vistió totalmente de azul, para no coincidir con los verdes del Alcobendas. Durante el transcurso del encuentro, ovaciones en jugadas de Gamboa y Verdugo, como asimismo cuando el Toledo logró su gol, y todo por parte del público madrileño, que aunque enfadado con sus propios jugadores, no quita para que dejemos constancia de su comportamiento hacia los jóvenes muchachos del Toledo.

Cinco juveniles en sus filas

Con cinco juveniles en el terreno de juego afrontó el equipo de la capital su compromiso con el Alcobendas, pues a los ya conocidos de otros encuentros, Verdugo, Alfredo y José Luis, se unían el guardameta Fernando y el defensa de cierre Michel, en sustituciones de Samperio y de César, y buen debut el de ambos, a pesar de que al final el resultado no favoreciera a sus colores, pero su actuación fue de notables, pues el cancerbero no tuvo culpa alguna en los goles encajados, y se mostró con sobriedad y lucimiento en algunos lances, aunque en su contra, esa pérdida de nervios cuando desplazó el balón con malos modos, pero le valió la cartulina y habrá que evitar esos lances en lo sucesivo.

Si esto fue lo que nos pareció la primera actuación oficial con el equipo titular de este jovencísimo guardameta, muy prometedora la del espigado Michel, que marcó rotunda y limpiamente al goleador Gómez Rubio, que no tuvo ocasión de mostrar sus condiciones goleadoras, y lástima que en ese mal entendimiento de Polo, batiera a Fernando.

Y ya que hemos empezado con los juveniles debutantes, digamos algo también del otro trío, en donde Gamboa, parte de marcar el gol, luchó siempre con fe e ilusión; Verdugo, protagonista de dos jugadas que pudieron ser claves en la primera parte, en la primera, con su fuerte zurdazo que repelía el poste, y en la segunda, con bote extraño que le impidió mejor puntería, su tiro, que se colaba, era por último desviado con muchos apuros por un defensa a corner. De Alfredo, y lo lamentamos, que realizó el sin duda peor encuentro de los que haya jugado desde que pertenece al Toledo, desde la pasada temporada, y es aconsejable que el joven de Burguillos pueda volver por sus fueros, pues jugar como lo hizo este último domingo, donde ni cortó, pasó, ni las vio, no es camino aconsejable para nadie, y menos cuando se goza de una edad como la suya.

Con estos muchachos, más el resto de los alineados, el Toledo no dejó moverse al Alcobendas, que según pasan los minutos se complican más de la cuenta, ante el enfado de sus incondicionales, que pone aún más nerviosos a los protagonistas, y así, un fuerte disparo de Gamboa pasa rozando el larguero, aunque los aplausos suenan en su honor.

Polo se gana la tarjeta estúpidamente, lo que le vale que no pueda ser alineado el próximo domingo ante el Daimiel. Forcejeo en ambos equipos, pero el verdadero peligro no llega hasta el minuto cuarenta, que Verdugo se escapa por pies de los defensas, pero su disparo es salvado para el Alcobendas por el larguero. Poco después, Gómez Rubio pierde una clara ocasión, al disparar fuera en buenas condiciones pero ante la oposición de Michel, y a falta de un minuto, otro disparo de Verdugo no entra por poco.

Marcar y perder, todo instantáneo

Con el cero a cero a los vestuarios, y nada más reanudarse de nuevo el juego, el gol del Toledo, que por causas extrañas., quedan a renglón seguido agarrotados, y desde ese momento de adelantase en los marcadores, ya no es el mismo que lucha con el cero a cero, y es lástima que ellos mismos, en contra de todas las previsiones y recomendaciones técnicas, se replieguen en su parcela, y así llegan los goles en contra, como ya hemos podido constatar en Leganés, Cuenca, Parla y en algunos encuentros de su propio campo, pues el Toledo, por visones o falta de serenidad, él mismo, con fallos propios o embarullamientos innecesarios, facilita la labor al contrario, que llega a crecerse y por tal guisa concluye perdiendo los encuentros.

Esto se ha vuelto a repetir en Alcobendas, pues de inmediato no tarda en llegar el tanto del empate, y aunque se aguanta hasta el minuto 26 con el empate a uno, el gol que lo rompe no tarda en producirse, y de la forma más inesperada y carente de toda peligrosidad, que hace aún más desagradable los momentos que aún restan para el final, pues ya con toda la moral perdida y un centro del campo que no empuja ni manda como se hacía preciso, las escasas acciones se pierden y hasta un disparo de Monzón, ya a un minuto del final, no sale proyectado con la debida potencia, y el guardameta se hace con el balón, y todo termina ya para el Toledo.

Y así, de esta forma, no nos queda otro remedio que registrar y anotar otra derrota del Toledo, cuando tan cerca estuvo también de haber dado a sorpresa, pero está visto y comprobado que en esta temporada nos vamos a quedar con las ganas de relatar un triunfo a domicilio.

Pero ya que no llega, sí que es aleccionador que esos muchachos formados en el juvenil se vayan fogueando, y que los mismos sean de utilidad y aplicación para venideros compromisos deportivos y de consolidación para futuras temporadas. Que al menos no se pierda todo y esta batalla liguera perdida, se recuperen ‘prendas’ que podrán ser valiosas con vistas a otros combates.

Y el domingo, con el horario habitual de las cinco de la tarde, visita al Municipal del Daimiel, con su nuevo entrenador, el conocido Manolo Montero, que tan buenas campañas realizó con el Toledo en sus etapas de ‘míster’ de los verdes.


Compartelo en Twitter


Últimos resultados