Club Deportivo Toledo

En Toledo son las 08:55:56 del 20/04/2018

Contacta con el Club en el correo contacto@cdtoledo.es o en su página oficial www.cdtoledo.es


Próxima jornada


LA HISTORIA               + artículos -->

Luis Cardeña Gálvez
11/12/2017
TEMPORADA 1980/81: SAN FERNANDO 4 - TOLEDO 2.
 
 

TEMPORADA 1980/81: SAN FERNANDO 4 - TOLEDO 2


El San Fernando se encontró con un aliado vestido de negro (4-2)

Dos penaltis imaginarios y un gol en claro fuera de juego

Crónica realizada por Ángel Friginal, publicada en el diario “La Voz del Tajo” el 25 de febrero de 1981



En el ‘Sánchez Lorbada’ de San Fernando de Henares, el conjunto propietario del terreno se alzó con la victoria ante el Toledo, que en la primera parte mandó en el marcador por 0-1, para después salir derrotado, más que por su oponentes, por las caprichosas y despiadadas decisiones del colegiado de turno, quien merece una extensa ‘relación’ de lo que fue su actuación.

Arbitraje

Del colegiado castellano señor Hoyo Rodríguez, a quien auxiliaron con el más descarado ‘sello’ del caserismo, Las Heras Castillejos y Gómez Martínez, para que ninguno se pueda sentir descontento de lo que nuca debe hacer un caballero del deporte. Pero vayamos con sus ‘remates goleadores’. Primero, sobrecargas de amonestaciones. Para el Toledo, a Javi Pérez, Cote, Monzón y Polo; y Palafox, Del Pino y Ángel, del San Fernando, por estimar jugadas peligrosas en todos, excepto Polo, que lo fue por desplazamiento del balón.

Mal, muy mal, siendo su mayor lastre sus precarias condiciones para dirigir partido alguno. El primer susto para el Toledo lo dio cuando ante el acoso de los delanteros locales a Samperio, decretó pasos del guardameta, y la falta dentro del área a punto estuvo de ser gol. Después, salvo las constantes ayudas que prestó a los locales, cuando acababa de iniciarse el segundo periodo, la caída del ‘cuco’ de Zambrano la castigó con el primer penalti, que transformó Del Pino. Después, Palafox, en clarísimo fuera de juego, adelantaba a su equipo ante la complacencia de los más forofistas y el rechazo de los más sensatos. Ya cuando finalizaba el encuentro, segundo penalti contra Samperio, en falta que no existió, pero él sabrá quién la cometió, tercer gol del San Fernando, que clamaba a todo lo imaginable, y si ya con el tiempo pasado, señalaba aún un tercer penalti, éste claro, por derribo de Polo a Palafox, el mismo fue como protesta a los anteriores y ya con los sistemas destrozados a unos jugadores que no merecieron este trato.

Alineaciones

CD Toledo:
Samperio, Ocaña, Polo, Manolo, Gabriel, César, José Luis, Javi Pérez, Monzón, Dierking (Cote, m.75) y Verdugo.

CD San Fernando: Salamanca, Blanco, Orive, Martínez, Anadón (Díaz, m.46), Zazo, Palafox, Ángel, Domínguez, Zambrano (Sedeño, m.77) y Del Pino.

Los goles

0-1: treinta minutos de juego, jugada por la derecha del debutante en el once titular, y juvenil José Luis, que en profundidad lanza a Verdugo, quien se cuela por piernas rebasando a la defensa y a la salida de Salamanca, el balón penetra en las redes, protegido por la carrera del extremo verde.

1-1: cinco minutos de la segunda parte, Polo despeja, pero rechaza en Zambrano, quien opta por ‘tirarse’, y ante el estupor y sorpresa general, señala el punto de penalti, que lanza Del Pino, dando su disparo raso en el poste izquierdo del guardameta local y entrando en la red.

2-1: doce minutos de la segunda parte, la defensa verde, al ver el claro fuera de juego de Palafox, se detiene, pero el disparo de éste, solo ante Samperio, sube al marcador, siendo el injusto adelantamiento de los ocales en el marcador.

2-2: dos minutos después, en rabiosa acometida de los verdes ante tantas injusticias, trallazo impresionante de Dierking, desde más de cuarenta metros, que se cuela como un obús por toda la escuadra izquierda de Salamanca. Gol de antología, que deja paralizados a público y jugadores de los blancos.

3-2: a falta de dos minutos para el final, otro delantero se deja caer en el área verde cuando Monzón jugaba la pelota, y no dando crédito nadie a lo que veía, señala el punto fatídico, que Del Pino, por el mismo sitio que su anterior lanzamiento, vuelve a transformarlo. La injusticia ya se había consumado.

4-2: ya pasaban dos minutos, cuando en pleno descorazonamiento de los verdes, Polo, perdidos los nervios, entra duramente por detrás al extremo derecho Palafox, y el nuevo penalti, claro en esta ocasión, pero que ya nada decía, esa transformado esta vez por el veterano Domínguez.

Siete saques de esquina lanzó el San Fernando, por cinco del Toledo, en encuentro que por su briosidad y facetas de entusiasmo, me gustó grandemente, a excepción, claro está, y como le sucedió a todos, de los regalos arbitrales, lo que hizo que se vieran resbalar más de cuatro lágrimas por algunos rostros de los jugadores del Toledo, para los que el empate que registraba el marcador a un minuto del final era corto, y que por mor y ‘decreto’ de un… árbitro, se quedó en inmerecida e injusta derrota.

¡No va más, señores!

No voy a sacar aquí a relucir, por no perder tiempo del poco que a uno le queda un domingo cualquiera, la lista negra de los colegiados que en su largo historial tanto perjudicaron al Toledo, pero de memoria no puede uno omitir a aquel Gascón, del año 1943 –invasión de Palomarejos, en encuentro contra el Cacereño; Muñoz Morales, en un nocturno de Liga con el Guadalajara, de no hace muchas temporadas; Ortega Porras, en una final del Campeonato de Castilla, en Alcorcón. Y a este dichos Del Hoyo, de la fría mañana en tierra de los ‘aviadores’. No, no tiene perdón, al menos deportivo, este árbitro, y si el Toledo es de los pocos equipos que no le gusta impugnar a nadie, es hora de que, al menos, al de marras le de su plumazo negro, no sea que en otra ocasión le de por volver la tortilla y favorezca, que por estos lares no nos gusta lo que no merece uno, y menos que se juegue con los sentimientos y merecimientos de unos muchachos, que si en algunas ocasiones han perdido por su inexperiencia, y en otras por méritos del rival, hemos dejado constancia de lo mismo, sin que jamás hayamos recurrido al tópico del árbitro, pero el de este último domingo, lo diremos una y mil veces que fue… ‘goleador nato’ para el San Fernando, sin que esto tenga que decir que vayamos en contra del equipo madrileño, que si le obsequiaron de esa guisa, no es culpa de ellos ni mucho menos, pero sí de la cobardía manifiesta de unos colegiados, que ante las voces cercanas y airadas de algunos aficionados, se dejan intimidar. Que no engañen a nadie y dejen las direcciones para los que de verdad están llamados a ser justos y ecuánimes.

Un gran encuentro del Toledo

No es engañar a nadie. Pues si en los encuentros malos, o negativos al completo, no lo hemos hecho nunca, menos cuando la línea del equipo está en orbita a pesar de su ‘farol rojo’; pero ahí están sus encuentros frente a líderes como el Leganés y Alcorcón, y en casa, ante el Manchego y Valdepeñas, que lo pregonan, y que al igual que los citados, los respectivos aficionados y los del San Fernando se hacen cruces, cómo el Toledo puede ser el colista, y es lástima que tampoco hayamos visto a seguidor alguno del Toledo en San Fernando, que al equipo le faltó ese apoyo. Bueno, para rectificar, sí estaba Florentino Martín Cabello, eterno seguidor con cuarenta años ausente de nuestra capital, que el hombre no estuvo -no pudo- en Alcorcón, y que le dolieron grandemente mis palabras de hace unas semanas, cuando decía no haber visto a nadie conocido. Perdón, amigo Florentino, no iba por ti, pero por si acaso, un fraternal abrazo entre ambos dejaba en el lugar que le corresponde su gran toledanismo.

Verdugo, a pase de otro juvenil, abrió el marcador

Con gran presión del San Fernando, mandado por Anadón, se luce en tres o cuatro soberanas paradas el guardameta Samperio, que muestra seguridad, y ya el árbitro hace intención de ‘batirle’, al señalar una estúpida retención de balón, en lugar de señalar falta al antirreglamentario acoso del ex pegasista y ex rojiblanco de Usera, Domínguez.

El Toledo se zafa de esta presión y hasta se luce como un experto el juvenil de Mocejón, José Luis, que al igual que su paisano y compañero de categoría, el guardameta Fernando, han pasado al titular, ocupando las vacantes producidas por las bajas de Casado y Del Río, lo que hacía que el Toledo, incluido el banquillo, presentara en su relación de fichas, hasta ocho jugadores menores de veinte años, la mitad del equipo.

Y esta pujanza o decoración es, sin duda, lo mejor que se puede ofrecer al público, que ante la corrección y deportividad, el difícil de escuchar el más mínimo insulto. Es el de Mocejón, José Luis, el que desde su banda se hace con el balón y ve la posición de su compañero Verdugo, sabe explotar su velocidad, y el primer gol de los que se marcaron legalmente en el encuentro, sube al marcador, ante el desconcierto de los avezados Zambrano, Domínguez, Zazo, Del Pino… que ven, poco después, cómo Samperio se vuelve a lucir, despejando dos balones que se colaban por la misma escuadra. Así finalizaba la primera parte, con ventaja merecida y justa del Toledo.

El calamitoso y deslucido Del Hoyo entra en acción

Pero el gozo, noble y hasta universitario del Toledo, dura muy poco, pues la primera gracia de un señor que tiene todo lo contrario, hace acto de presencia más directamente, y el máximo castigo, con balón que hasta da en el palo, como negándose a entrar por lo injusto, empata el partido.

Pero si no querían los verdes y los escasos acompañantes una taza, no ya media más, sino otra entera, y Palafox marca sin oposición, aprovechándose de su posición antirreglamentaria de juego.

Lo curioso no tarda en llegar en forma de tremendo chutazo de Dierking. Gol por toda la escuadra, y que el árbitro, desde el medio campo –sus facultades, ya decimos, le impedían seguir el juego de cerca- tarda en conceder el gol, y hasta que no ve como es sacado del portal de Salamanca el balón, no se da cuenta de la realidad. Cierto, y como testigos a mi favor, el citado Florentino y un taxista toledano –no sé en estos momentos su nombre- que nos desplazó al encuentro.

Con el marcador en empate a dos, buen resultado para el San Fernando y algo inferior para el Toledo, que había encajado dos goles que n debieron contabilizarse nunca, parecía ya sentenciado el encuentro, pero faltaba aún el numerito grande, y vaya si llegó, en forma de otra de manga del colegiado, que ya tiró por los suelos la moral y mejor juego de un entusiasta equipo, como el actual Toledo, del que dos conocidos de la afición toledana, como Zambrano y Orive, nos hicieron después los mejores elogios, y hasta el de Vitoria –Orive- nos apostillo: “Con este equipo el Toledo dará muchos sustos, y puede ser en lo sucesivo el que precisa y merece Toledo”.

Nada más, a no ser que el domingo, el encuentro frente al Atlético de Valdemoro, dará comienzo a las doce menos cuarto de la mañana, en atención a la solicitud del Santa Bárbara, que celebrará el suyo liguero por la tarde.


Compartelo en Twitter


Últimos resultados