Club Deportivo Toledo

En Toledo son las 06:11:36 del 23/10/2017

Contacta con el Club en el correo contacto@cdtoledo.es o en su página oficial www.cdtoledo.es


Próxima jornada


LA HISTORIA               + artículos -->

Luis Cardeña Gálvez
9/10/2017
TEMPORADA 1980/81: VALDEMORO 2 - TOLEDO 1.
 
 

TEMPORADA 1980/81: VALDEMORO 2 - TOLEDO 1


El Valdemoro logró sus goles al saque de un corner y posterior falta (2-1)

Un mal encuentro, en donde se terminó perdiendo

El Toledo acusó las ausencias de Javi Pérez y Aroca

Crónica realizada por Ángel Friginal, publicada en el diario “La Voz del Tajo” el 22 de octubre de 1980



En el Polideportivo Municipal de Valdemoro, en tarde agradable, para después ser de baja temperatura, el Atlético de Valdemoro se anotó su primera victoria en la Liga, al conseguir derrotar al Toledo por dos goles a uno, tras haberse llegado al descanso con el marcador a cero.

Arbitraje

Estuvo a cargo, y muy bien por cierto, del colegiado castellano señor Del Hoyo Rodríguez, auxiliado por Sevilla y Ruano, quien en los momentos más difíciles para el equipo local no se dejó influenciar al señalizar las faltas a quien las cometió. En los minutos 32 y 34 del segundo tiempo se vio obligado a enseñar las cartulinas amarillas a los jugadores del Toledo, Cote, por dura entrada a un contrario, y a César, por zancadillear a Damián.

Alineaciones

CD Toledo:
Samperio, Ocaña, Polo (Manolo, m.59), Alfredo, Cote, César, Díaz, Enrique, Raúl (Rayuela, m.46), Dierking y Gabriel.

Atlético de Valdemoro: Pedrosa, Juan Luis, Duque, Carretero, Gonzalo, Mesa, Cecilio (Agustín, m.46), Simó, Julián, Heredia (Bujalance, m.30) y Damián.

Goles e incidencias

1-0: doce minutos del segundo periodo, cuando la defensa verde cede su noveno saque de esquina y segundo de esta fase, que es cabeceado fulminantemente a la red por el ariete Julián, sin dar tiempo a que nadie reaccione.

2-0: 22 minutos, falta por el lado izquierdo con barrera excesiva verde, por no tener ángulo de disparo el ejecutor, que forzosamente tiene que centrarla sobre puerta y allí, ante la tardía recuperación del guardameta y defensas, Julián, de nuevo, lleva el balón al fondo de la red.

2-1: 25 minutos, empuje de Alfredo, de los que poco prodigó en este encuentro, con balón a Díaz, que a la media vuelta sorprende a Pedrosa, incrustando el balón por su ángulo izquierdo.

Trece córners lanzó el Valdemoro sobre el portal de Samperio, por uno tan sólo del Toledo –minuto 35 del segundo tiempo- sobre el de Pedrosa. Lesión de Polo, quien en jugada totalmente fortuita, cayó al parecer seriamente lesionado, teniendo que ser retirado en camilla por las asistencias de la Cruz Roja. No conocemos el alcance de la lesión, aunque deseamos su pronta reintegración a su nuevo equipo.

El centro del campo verde que nunca existió

Bonita ocasión, creemos, es la que ha desaprovechado el Toledo en este encuentro, que durante toda la primera parte se le había puesto favorable, por ese clima enrarecido que se respiraba entre los seguidores del Valdemoro y su propio equipo, por la baza, que hasta puede que no se jugó, o para mejor decir sus intérpretes no supieron sus papeles, se quedaría después en la nada, por una serie de nulos aciertos que existieron en los hombres de esa zona media o templada del Toledo, que no tuvieron su día, pues desde el lento Enrique, pasando por el torpe Cote y el oscurecido Gabriel, hacían que hasta el propio Dierking no encontrara su verdadero sitio, y que el pequeño Alfredo no fuera tan certero en sus cortes o cruces, que tanto prodiga en otros encuentros.

Todo esto, por fuerza se tenía que notar, y más aún la ausencia del eibarrés Javi Pérez, pues pocos balones se llegaban a jugar con algo de precisión, aunque en una galopada, el siempre voluntarioso Javier Díaz a punto estuvo de sorprender a Pedrosa, que se vio y deseó para despejar con el pie el peligro que se cernía sobre su marco.

A todo esto, con el debutante Polo en sus tareas de central, despejando todo lo que le llegaba a su parcela, bien secundado por Ocaña y César, el escaso peligro se salvaba ante los acercamientos a Samperio, pues los delanteros rojiblancos no estaban tampoco muy acertados en sus ofensivas, lo que hacía soporífero y hasta feo el desarrollo del encuentro, que pudo cambiar para las huestes de Martín Rodríguez, cuando en jugada clásica de Ocaña por la derecha, con cesión a Dierking, éste centra para que Raúl se lance en plancha y el balón, que se colaba por un ángulo, es salvado con bastantes dificultades por Pedrosa, que no tarda mucho en volverse a lucir en centro que protagoniza, ahora por la izquierda, Ocaña, quitando casi el balón de la cabeza de Raúl, en estos tímidos asomos de ataque de que hicieron gala en todo el encuentro.

Después, Rayuela por Raúl, pero sin ganar absolutamente en avanzadilla, pues los males continúan siendo los mismos y hasta se acentúan, cuando el inoperante Valdemoro logra su primer gol, que para que no faltara más, es seguido poco después con el abandono de Polo, sustituido por Manolo, todavía muy lejano desde su lesión, del que todos conocemos.

Más agobios, dentro de lo malo que viene siendo el encuentro, pues el equipo local juega crecido, ya que ahora sí le apoya su público, y el travesaño salva a Samperio del que hubiera sido un gran gol, pero que de nuevo acompañaría a los madrileños con ese segundo gol, que ya ponía muy cuesta arriba las aspiraciones del inoperante Toledo de esta tarde.

Y cuando todos los asistentes veíamos que los goles apabullaban a los verdes, inesperadamente la jugada de Alfredo y la feliz culminación del muchacho que se entrega de principio a fin, Javier Díaz, cuando todavía restaban veinte minutos para el final del encuentro.

No lo sabe aprovechar el Toledo, pues en estas circunstancias es cuando se tenía que haber jugado el todo por el todo, pero le faltó ambición, o por mejor decir, el resurgir de sus centrocampistas, pues Enrique no tenía el fuelle preciso, Cote la precisión, Gabriel el acierto y hasta el propio Rayuela el calor necesario, pues estaba más frío que la tarde que declinaba ya. Sólo el coraje de Díaz, con el empuje de Ocaña y el tesón de Alfredo, que no se podían permitir muchas alegrías, pues Manolo era fácil de rebasar y hasta César acusaba ya su gran brega, y en una falta de inteligencia visual, Manolo retrasó un balón y a punto está Simó de clavar el tercer tanto.

Y con esto se acabó ya el encuentro, no sin que el público reclamase al colegiado un penalti en el área de Samperio, que puede que otro colegiado menos acertado que el señor Del Hoyo hubiera decretado, pues el delantero rojiblanco fue trabado dentro de la zona de castigo.

Ahora, a esperar el próximo encuentro, que se jugará el domingo en el Municipal, frente al siempre difícil Conquense, encuentro que dará comienzo a las cuatro de la tarde, en donde ya jugará Aroca, castigado en este encuentro de Valdemoro a no jugar, por su falta de asistencia a algunos entrenamientos sin plena justificación. Con Aroca y Polo, si su lesión no ha llegado a mayores, y el concurso de nuevo de Javi Pérez, que es muy posible pueda jugar ya todos los encuentros, no hay duda de que el Toledo será otro equipo, y de esta forma los hombres de vanguardia pueden encontrar otras mejores oportunidades.


Compartelo en Twitter


Últimos resultados