Club Deportivo Toledo

En Toledo son las 06:11:47 del 23/10/2017

Contacta con el Club en el correo contacto@cdtoledo.es o en su página oficial www.cdtoledo.es


Próxima jornada


LA HISTORIA               + artículos -->

Luis Cardeña Gálvez
28/09/2017
TEMPORADA 1980/81: VALDEPEÑAS 1 - TOLEDO 1.
 
 

TEMPORADA 1980/81: VALDEPEÑAS 1 - TOLEDO 1


Meritorio empate del Toledo en Valdepeñas (1-1): con el debut oficial del guardameta Samperio

Tras 390 minutos de juego, Dierking logró el primer gol de los verdes en la Liga

Crónica realizada por Ángel Friginal, publicada en el diario “La Voz del Tajo” el 8 de octubre de 1980



En el Polideportivo Municipal –nuevo y logrado campo del Valdepeñas- se disputó la quinta jornada del Campeonato Nacional de Liga, entre el Valdepeñas y el Toledo, con resultado final de empate a uno en el marcador, mismo tanteo con el que ya finalizó la primera parte del encuentro, con buena entrada en los graderíos, aunque al decir de sus directivos, la vendimia se había dejado notar en forma de mayor afluencia de público.

Arbitraje

Dirigió el encuentro el colegiado madrileño señor Ojalvo –aquel que dirigió hace cuatro temporadas un Toledo-Alcorcón, que terminó con el entonces defensa verde, Lamas, en los vestuarios y con veinte encuentros de suspensión. Estuvo auxiliado por Cánovas Moya y García Pollo. Buena actuación, sin dejarse intimidar en los lances más conflictivos y no dudando en expulsar, en el minuto 25 del segundo tiempo, a Guirado, por doble amonestación, al protestarle casi seguido una de sus decisiones. También mostró las cartulinas amarillas a Cano, por lo mismo que su anterior compañero, y a Aroca, por levantar el pie a la altura de un contrario –junto a su pecho. Aunque su labor ya decimos que fue buena, tuvo sus más y sus menos al retirarse a los vestuarios, aunque prolongó el encuentro tres minutos más del tiempo reglamentario, si bien esto es normal en casi todos los encuentros, por esos descuentos por pérdidas de tiempo.

Alineaciones

CD Toledo:
Samperio, Ocaña, Aroca, Alfredo, Cote, César, Díaz, Javier Pérez, Rayuela (Roberto, m.46) (Carlos, m.70), Dierking y Gabriel.

CD Valdepeñas: Agustín, Merino, Cala, Diezma, Torres, López, Guirado, Ballester, Seminario, Cano y Arévalo (Resto, m.46)

Goles e incidencias

0-1: treinta minutos, falta desde el centro del campo, escorada a la derecha, que bota sobre puerta Aroca con su acostumbrada potencia, para que cabecee Dierking y el balón, tras dar en el poste izquierdo de la meta de Agustín, se introduce dentro de sus mallas. Es el primer gol del Toledo en la presente Liga, acogida con la natural alegría por los jugadores verdes, sirviendo, al mismo tiempo, para adelantarse en el marcador.

1-1: 33 minutos, centro desde la izquierda, al que acude a neutralizar el debutante Samperio, pero Aroca se interpone en su salida y su despeje es devuelto nuevamente al área, donde Cano, a puerta vacía, no tiene nada más que empujar dentro de las mallas el que ya sería último gol del encuentro.

Ocho saques de esquina lanzó el Valdepeñas sobre el portal del Toledo, por dos de éstos sobre el del Valdepeñas, en encuentro jugado con gran fuerza y sin respiro alguno, evidenciando aquí, que tanto los pupilos de Fernández Segui –uno de los mejores preparadores físicos nacionales- y los de Martín Rodríguez, aguantaron como verdaderos atletas el fuerte tren del partido en sus grandes dimensiones del terreno, como deberían ser todos los campos.

Muchos aplausos en la salida del Toledo, donde sus oponentes los obsequiaron con unos estuches del producto de la tierra, haciendo acto seguido el saque de honor el ex presidente del Valdepeñas, señor Pintado, que a pesar de su enfermedad, estuvo presente en el acontecimiento. Grata y sincera acogida de la directiva del Valdepeñas a la toledana –al estilo norteño- haciendo patente en estas líneas nuestro mayor reconocimiento a don Daniel Morales, presidente del conjunto blanco, que nos colmó de toda clase de atenciones y gentilezas, como el mejor ‘positivo’ que siempre debe imperar entre lo que de verdad, y al margen de resultados, amamos el popular deporte.

El cuatro, cuatro, dos, el mejor sistema para las visitas

Cuando en la mañana de este último domingo viajábamos con rumoro a Valdepeñas, llevaba uno sus pequeños recelos ocultos en lo más escondido de nuestros propios pensamientos, y no era cosa de dejarlos traducir a los expedicionarios, que hasta ese momento no conocían de lo que era un tanteo favorable. Pensaba uno, que en mi casi natal Valdepeñas, el Toledo, y dentro de los enfrentamientos oficiales con dicho equipo, jamás había conocido la derrota, desde aquel 0-10 de la temporada gloriosa de los Florencio, Sauer, Luengo… pasando por los Martínez, Aranda, Gómez…, pero que en las circunstancias actuales, el potente equipo blanco por fin se podía salir con la suya, y a nadie pudiera extrañar tan fácil quiniela.

Pero el fútbol, amigo, es una caja de misterio. Esto, unido a que cada encuentro tiene su pequeña –o grande- historia, iba a tirar por la borda el prioritario pronóstico, pues en verdad el Valdepeñas, equipo fuerte, conjuntado y maravillosamente preparado, no pudo con el modesto y joven Toledo ¿Por qué?

Ya a posteriori, y aprovechándonos de esta ventaja de ‘a toro pasado’, causas existen para analizarlo serena y sensatamente con el factor principal de que los marcajes –como quiere el entrenador toledano- se cumplieron a rajatabla, sin que sus intérpretes tengan que mirar el marcador en ningún momento, pues de haberlo hecho así, esas goleadas frente al Moscardó, Alcorcón y Manchego –que junto al Leganés y Valdepeñas suman el ‘quinteto’ ya salvado- puede que el casillero en contra no resultase en estos momentos tan abultado. Pero, tiempo al tiempo, y si ya decíamos en otras crónicas que perdiendo se aprende, sí que lo ha sabido captar el técnico, por eso de que no todo sean sinsabores para el hombre, y ya desde el inicio el acoso atacante del Valdepeñas, en donde dos hombres de la solera y categoría de Seminario, Ballester, Cano y compañía, no encontraban hueco para batir al debutante en el Toledo y en categoría nacional, Samperio, que se mostraba con decisión y valentía, en esos balones que siempre se les suelen colar a sus defensores. Sus salidas despejando de puños, fuerte y sin retroceso para su marco, así lo acreditan, como ese del minuto 28 del encuentro, cuando desviaba al poste el remate que se colaba, tras colosal fallo de Gabriel.

El susto daba lugar a la inenarrable alegría del primer gol oficial del Toledo en esta Liga, dejando perplejos a sus adversarios, que encontraban su suerte en ese entorpecimiento de Aroca a su propio guardameta, igualándose el marcador y llegándose al descanso con el esperanzador resultado, en donde el sistema por fin asimilado por los jugadores verdes, había dado óptimos resultados en los primeros cuarenta y cinco minutos, retirándose al descanso sin el marcador en contra.

Dominados, pero se pudo hasta ganar el encuentro

Con Rayuela sustituido por Roberto, el Toledo se enfrenta al poderoso adversario, y Samperio, una vez más, salva el gol en este minuto inicial, en donde el Valdepeñas, ya no tan confiado y sorprendido, quiere a toda costa alzarse con los dos puntos, debiendo de reconocer que su juego, tesón y lucha eran dignos del premio, pues no en balde me estaban demostrando que era el mejor conjunto que hasta el momento hemos visto, y en donde Torres, Diezma y Ballester empujaban de lo lindo, desde esos espacios libres que dejaba el Toledo, pero la fortaleza estaba bien plateada y los rechaces, sin embarullamiento –ya decimos que el campo es el más espacioso de todos los que conocemos de la Liga- eran desviados para los puntas verdes, en donde Roberto no daba la talla, a pesar de su estatura, por lo que era sustituido, no tardando mucho, por Carlos, que en su salida a punto estuvo de batir a Agustín, aunque el mayor peligro para el marcador del Valdepeñas llegaría a poco del final, en jugada de Alfredo, corriéndose el campo, con sus cortos pero rápidos pasos, con cesión a Díaz, pero el de La Puebla no reaccionó convenientemente y la defensa mandó a corner.

Con el ‘suspense’ que se pueden figurar, se juegan los últimos minutos, en donde el señor Ojalvo, para desesperación de los visitantes, descuenta más de los debido, y es de nuevo Samperio, en una de sus grandes paradas, el que desvía a corner el que ya se cantaba como tanto de la victoria de los locales.

Y poco después llega el pitido final del señor Ojalvo, con los abrazos y la lógica, merecida y reconocida labor del novel, pero entusiasta, equipo toledano, que en este encuentro, y ante un fuerte rival, ha sabido hacer un buen doblete para la que debe ser reforzada moral: de un tiro matar dos pájaros, su primer gol en la Liga y su primer positivo.

Por el Valdepeñas nos agradó su buen conjunto, con gran derroche de facultades. Por el Toledo, en primer lugar Samperio, la defensa en bloque, el saber de Javi Pérez y la velocidad de Díaz, aunque todavía en ‘diamante en bruto’, pero que así llegará poco a poco a pulirse.

La Liga, con dos puntos tras esos cinco escollos, empieza para el Toledo, y el domingo con la visita de su ‘verdugo’ en la Copa del Rey, el San Fernando de Henares, debe ya de dar la gran satisfacción a su hinchada, en forma de adjudicarse los dos puntos en litigio. Esto se puede conseguir con el afán de los jugadores y el apoyo de los aficionados, que tras este meritorio y merecido positivo de Valdepeñas, ya han recuperado muchos enteros para no desmayar en este largo torneo que es la Liga.

El domingo, todos los incondicionales del Toledo, a partir de las cuatro y media, hora del encuentro, tienen que estar en el Municipal, donde se tiene que salvar las difíciles papeletas que en esta temporada –más que nunca- tiene que solventar el querido CD Toledo.


Compartelo en Twitter


Últimos resultados