Club Deportivo Toledo

En Toledo son las 14:09:35 del 24/06/2017

Contacta con el Club en el correo contacto@cdtoledo.es o en su página oficial www.cdtoledo.es


Próxima jornada


LA HISTORIA               + artículos -->

Luis Cardeña Gálvez
15/12/2016
TEMPORADA 1990/91: MARINO 0 - TOLEDO 0.
 
 

TEMPORADA 1990/91: MARINO 0 - TOLEDO 0


Tras siete jornadas, el Toledo puntuó fuera

El sistema de Emilio Cruz maniató todo intento atacante local

Crónica realizada por Miguel Paniagua, publicada en el diario “Ya” el 25 de marzo de 1991



Campo Villa Isabel. Partido celebrado a las 21.00 horas, hora canaria, el sábado, en tarde noche fresca y con molesta brisa. Muy floja entrada y 149.100 pesetas de recaudación. Terreno de tierra, en buen estado. Iluminación muy deficiente.

Alineaciones

Marino:
Urcelay, Teto, Roberto, Juan Miguel, Toño Reyes, Pedro Martín, Carrasco (Gomerito, m.69), Cata, Domingo, Kilo y Chinea.

CD Toledo: Arévalo, Figueroa, José Luis, Maíto, Corchado, Juan Carlos, Lozano, Diego, Luisito, Garoz (Ávila, m.54) y Paco (Ballester, m.88)

Árbitro

Morales Yanes, del colegio tinerfeño. Regular. Muy meticuloso todo el choque, aunque no influyó en el resultado. Sí dejó de sancionar las continuas pérdidas de tiempo del Toledo, sobre todo el la segunda parte. Tarjetas para Nico, Domingo, Garoz y Maíto.

Comentario

Habría que retrotraerse siete jornadas atrás para contar que el Toledo había sumado algún punto fuera de su feudo, hecho que ocurrió por última vez en Mérida hace tres meses y medio, el 9 de diciembre, y por 0-0, lo mismo que ocurrió el sábado en el terreno de tierra, impropio para esta categoría, frente al Marino, lo cual abriga nuevas esperanzas de salvación, y más tras el triunfo hace siete días ante el Estepota. La pócima que se supone para cualquier equipo un nuevo técnico parece que ha surtido efecto con Emilio Cruz, que tiene claro que la única forma de mantener la categoría es sumando puntos, y la forma de llegar a ello es defendiendo a capa y espada, que es lo que hizo frnte al Marino, que ha supuesto reducir su cuenta negativa.

El Marino, con seis meses sin cobrar, dirigido por una junta gestora, aunque son los propios jugadores quienes más ponen para que no se vaya todo al traste, tras perder hace siete días ante Las Palmas, por 3-0, en las cuatro anteriores jornadas había sumado siete puntos sobre ocho posibles y se tenía confianza en doblegar al Toledo, que por estos lares se conocían sus problemas y, sobre todo, su situación en la tabla, al margen de contar con una gestora y nuevo técnico. Al final, las esperanzas de ganar se esfumaron porque el Toledo mantuvo siempre una línea coherente de dejarse dominar, pero manteniendo su autoridad en los aledaños de Arévalo, novedad en el once inicial con respecto al debut de Cruz, lo mismo que Lozano, que suplió al sancionado Dani.

La primera mitad fue de claro dominio del Marino, creando cinco ocasiones cara al marco defendido por Arévalo. La primera llegó en el minuto cuatro, cuando Kilo remató un centro de Roberto, que el cancerbero detuvo bajo los palos, la segunda llegó cuatro minutos más tarde y fue de nuevo Kilo quien puso a prueba los nervios visitantes con un tiro que pasó rozando el larguero. El Toledo sólo tenía la preocupación de defender, por su planteamiento defensivo, de ahí que sus hombres más defensivos, como Paco, Diego, Luisito, muy incisivo todo el partido, no llegaran las inmediaciones de Urcelay, pudiendo tan sólo reflejarse dos tiros, uno desviado y otro que detuvo Urcelay.

Los que sí funcionaban eran los hombres del centro del campo, que cortaban todos los intentos locales por poner a prueba a Arévalo, aunque a veces con modos no muy ortodoxos. El caso era romper el ritmo al contrario, y desde luego que lo lograron porque el Marino no conseguía perforar la zaga toledana, aunque al cuarto de hora Cata puso a prueba los reflejos de Arévalo y a la media hora, a balón parado, Kilo lanzó al larguero, y en el 37 Pedro Martín probó de nuevo la madera del palo más largo. La consecuencia final era el 0-0 inicial.

En la segunda mitad cambió totalmente el panorama, y todo gracias al cambio táctico que ordenó el técnico local, el segundo, ya que el primero se encuentra fuera del equipo por no cobrar, José Antonio Martín Melo, que cambió la estrategia y metió a Domingo, un hombre que juega habitualmente en la defensa, de delantero centro. Los de Emilio Cruz no se alteraron, muy al contrario, se asentaron aún más y el medio campo dejaba clara impronta de superioridad y comenzaban a aparecer los contragolpes.

El Marino todo su saber lo empleaba en bombear balones hacia el área de Arévalo, y ahí tanto Maíto como Corchado, aparte Figueroa, que cada vez que podía corría su banda, imponían su ley, sin dar opción a que los tinerfeños crearan ni una ocasión de peligro, salvo la del minuto 60, cuando Chinea no pudo salvar la decidida salida de meta toledano, que cortó la carrera al atacante local.

Fue un querer y no poder del Marino ante un Toledo muy bien situado, quizá el que mejor ha planteado el partido en feudo tinerfeño, con todos sus hombres cumpliendo a rajatabla las consignas de su técnico y, encima, sin errores que permitieran tener una mínima esperanza de triunfo a los locales. Ahora se podría cantar el tópico de las bajas locales –Julio Suárez, por sanción, Minués y Fran, por lesión-, pero lo cierto y verdad es que Emilio Cruz dio una lección de cómo se tiene que defender el equipo para sacar un punto de un terreno.


Compartelo en Twitter


Últimos resultados