Club Deportivo Toledo

En Toledo son las 18:03:11 del 16/01/2021

Contacta con el Club en el correo contacto@cdtoledo.es o en su página oficial www.cdtoledo.es


Próxima jornada


LA HISTORIA               + artículos -->

Luis Cardeña Gálvez
10/12/2020
TEMPORADA 1949/50: TOLEDO 5 – ÁVILA 3.
 
 

TEMPORADA 1949/50: TOLEDO 5 – ÁVILA 3


El Toledo acabó la Liga con una nueva victoria frente al Ávila (5-3)

Crónica realizada por Antonio de Ancos, publicada en el diario “El Alcázar” el 24 de abril de 1950



El ganar un partido más en campo propio no es ninguna proeza. Pero coronar con él toda una larga serie de éxitos que le permite llegar al título de campeones de grupo con tres puntos de ventaja sobre el más inmediato seguidor, sí es una hazaña que muy pocos equipos logran conseguir a lo largo de toda la temporada.

El encuentro de ayer no pasará a la historia de esta Liga que ayer vio su fin, pero servirá para rubricar el final de una temporada triunfal y victoriosa, en la que el Toledo, por obra y gracia de sus propios méritos, ha llegado a la cúspide de sus éxitos, clasificándose como indiscutible campeón del grupo para jugar la Liguilla de ascenso a la Segunda División.

Lo de menos es el resultado del partido de ayer. Lo de más es todo lo de atrás, pues aun perdiendo el Toledo seguía siendo campeón, por obra y gracia de esos trece puntos positivos que había sabido conquistar en campos contrarios. Interesaba ganar también ayer por cerrar dignamente la temporada, porque podían venir daños a terceros –caso de que hubiera una ampliación de clasificados-, y el Toledo sabe obrar siempre en plan de caballero.

Primer tiempo primoroso y una segunda parte floja

Para adjudicase la victoria frente al Ávila le bastó al Toledo con jugar solamente el primer tiempo del partido. Un primer tiempo en plan de campeón, primoroso y brillante, jugando como él sabe hacerlo, cuando quiere. El resultado fueron cuatro goles de factura impecable y una cerrada ovación de todos los aficionados al retirarse a la caseta.

Tras el descanso, con cuatro goles de ventaja, aire en contra y sin ningún interés en el encuentro, el Toledo se durmió un poco sobre los laureles. Flojearon los dos Sanz, se lesionó Zori y el partido se puso un poco feo al no cejar el Ávila en su empeño y en su acoso, logrando dos goles en siete minutos de esta segunda parte.

Afortunadamente, Sanz, el interior, se desperezó un poco, y a los quince minutos marcaba el quinto, volviendo a dar nueva tranquilidad a los seguidores y dejando un amplio margen para poder seguir sesteando hasta el final, en cuyo último cuarto de hora el Ávila habría de conseguir el tercer tanto.

Tal y como se desarrollaron los acontecimientos, no hay por qué agriar el brindis final del homenaje merecido por todos los jugadores a lo largo de toda la temporada. No había por qué exponer lo más mínimo en el encuentro de ayer, y no vamos a censurar a nuestros jugadores el que aflojaran en esta segunda parte. Era lógico y era natural. Nos hubiera gustado que el triunfo fuera rotundo y categórico, pero la victoria no merece ninguna censura, y no vamos a buscársela en estos momentos en el que el “alirón” resuena gozosamente por todas las partes.

El Ávila

No habíamos visto jugar al Ávila en la presente temporada. Después de verle en Palomarejos nos hacemos cargo de su brillante reacción en la segunda vuelta del torneo, que le ha permitido codearse con los primeros equipos. Su mejor condición es no entregarse nunca y el jugar hasta el último momento con afán de victoria. Su línea delantera es lo mejor del equipo. Y en la zaga no anda muy mal tampoco.

Otro equipo con cuatro goles en contra se hubiera hundido al comenzar la segunda parte. El Ávila, por el contrario, supo mantenerse con entusiasmo y poner el encuentro en una fase emocionante e interesante, marcando tres goles, cuyo único autor fue el extremo derecha.

Todo el equipo jugó bien, y por individualidades, Aranda, autor de los tres tantos, Juan de Dios, Cubillos y su guardameta, fueron los mejores.

El Toledo

El Toledo de la primera parte fue uno, el de la segunda, otro. Juzgándole, sin embargo, de conjunto, cabe hacer la crítica de la siguiente manera: Ávila tuvo también dos fases, demostró su valentía en unas cuantas estiradas a los pies y su inseguridad en un par de salidas a destiempo. Le marcaron dos goles que un portero como él no debe encajarlos jamás. Campos cumplió discretamente en los dos tiempos. Zori, hasta el momento de su lesión, también. Sanz fue el más flojo del trío defensivo. Por su lado encontró el Ávila el portillo abierto para llagar hasta nuestra portería, y por su lado vinieron los momentos de apuro. Buena prueba de ello es que Aranda, el extremo derecha, fue el autor de los tres goles del equipo visitante.

La línea de ataque fue lo mejor del equipo en la primera parte. Ligó un juego primoroso, vistoso y alegre durante cuarenta y cinco minutos, por obra y gracia de la dirección impuesta por el interior Sanz. Los cinco delanteros jugaron bien, muy bien, toda esta parte. Tras el descanso, se hundió Sanz, y se hundió no solamente toda la línea, sino todo el equipo. No haremos mención nada más que de Carretero, cuyo debut en Palomarejos quedó rubricado con la satisfacción del público en general. El nuevo interior batalló con entusiasmo, ligó con su extremo, lució su toque de balón en varios pases de verdadera calidad y tiró a puerta en tres o cuatro ocasiones con verdadera facilidad. En suma, que puede contarse con él para el equipo sin que su ligazón y contextura queden rotas en ningún momento.

Los goles, equipos y arbitraje

Ocho a lo largo del encuentro, cuatro en la primera parte y cuatro en la segunda. Los primeros, todos del Toledo, por mediación de Sauer, Yonete y de Sanz (2). El primero de empale con la izquierda a un pase de Carretero. El segundo como remate de una excelente jugada de Florencio, que terminó con un disparo sobre puerta, rechazando el portero y fusilándole nuestro extremo. El tercero por el estilo, con remate de Sauer de cabeza, y otro de Sanz, que pone la pelota fuera del alcance del portero, y el cuarto, como remate a una excelente jugada llevada a cabo por el ala derecha, con pase retrasado de Florencio, que rubrica nuevamente Sanz con un disparo a bocajarro.

Los de la segunda parte, los dos primeros del Ávila, el tercero del Toledo, y el cuarto del Ávila también. El primero como consecuencia de un fallo de nuestro guardameta, al sacar una falta el Ávila, dejándose ganar la acción por el extremo. El segundo, obra también de un pequeño barullo, en el que Zori, lesionado anteriormente, no pudo desenvolverse bien. El tercero, tercero también en su serie, de Sanz, en una ráfaga de su despertar en esta segunda parte. Y el último, obra también de Fuente, con un disparo a ras del suelo, que pilla un poco desprevenido a Ávila y llega tarde en su estirada.

Arbitró bien el señor Fuente, y los equipos presentaron las siguientes alineaciones:

Ávila: Rovira; Aranda, Julito, Vila; Montes, Pablito; Fuente, Ripoll, Juan de Dios, Adolfo y Cubillos.

CD Toledo: Ávila; Campos, Zori, Sanz; Larrubia, Rubichi; Florencio, Sanz, Sauer, Carretero y Yonete.


Compartelo en Twitter


Últimos resultados