Club Deportivo Toledo

En Toledo son las 15:25:48 del 16/04/2021

Contacta con el Club en el correo contacto@cdtoledo.es o en su página oficial www.cdtoledo.es


Próxima jornada


LA HISTORIA               + artículos -->

Luis Cardeña Gálvez
7/12/2020
TEMPORADA 1949/50: ORIHUELA 6 – TOLEDO 2.
 
 

TEMPORADA 1949/50: ORIHUELA 6 – TOLEDO 2


El Orihuela pudo fácilmente con un Toledo reservón (6-2)

Las pruebas dieron este resultado: bien Carretero, muy mal Ribero

Crónica realizada por Antonio de Ancos, publicada en el diario “El Alcázar” el 17 de abril de 1950



El desplazarse a estas alturas y a esta distancia, cuando ya está todo más que resuelto, no podía tener más interés para los aficionados toledanos que dar cuenta de las pruebas de los nuevos elementos, cuyos fichajes se habían llevado a cabo con vistas a la Liguilla.

No es lo mismo verlos jugar en partidos de entrenamiento y de prueba que verlos en un partido “de verdad”, con un enemigo dispuesto a defender dos puntos y al que hay que vencer y convencer más que a los propios compañeros de equipo.

De ahí que el interés de la presente crónica –una vez conocido el resultado y sin ninguna influencia en la clasificación- está en el juicio que podamos dar de los nuevos elementos, más que en el análisis de las causas que motivaron la derrota.

Así, pues, vamos a cumplir con nuestra misión con la claridad y llaneza que nos caracteriza.

Carretero, el mallorquín, nos confirmó en la primera impresión que de él hicimos en su partido de prueba. Tiene conocimiento, domina el pase y dispara con cierta dureza. Ayer no tuvo grandes ocasiones de lucimiento, pero puso entusiasmo y fue autor del segundo gol con un disparo muy fuerte desde fuera del área. Durante el descanso se quejaba de las malas condiciones del calzado que llevaba y que, según él, le imposibilitaba para dar un mayor rendimiento. Si hubo algo de juego, algún pase con intención y otro remate de peligro, fueron suyos. No tuvo una tarde genial ni llegó a hacer nada extraordinario, pero creemos que, acompañado de Sanz, puede suplir y ocupar la plaza de Luengo. Ya veremos si tenemos ocasión de ratificarnos el domingo frente al Ávila en nuestras esperanzas.

Ribero. Sentimos no poder ser tan elogiosos con el jugador del Plus Ultra, o madridista, Ribero. De las cualidades que pudieron impulsar a su fichaje para estos equipos no vimos ninguna ni vislumbramos esperanzas de que pueda servir para el Toledo.

No somos de los que damos un juicio definitivo ni creemos que un solo partido pueda servir para emitir un veredicto. Pudo ser el nerviosismo, la no compenetración ¡Qué se yo!, lo que influyera para que el interior derecha madridista no merezca nuestra modesta aprobación en la tarde de hoy. Decimos lo que vimos, y sentimos tener que hacerlo. Juventud tiene. Si la juventud se paga, puede que el precio de su fichaje sea barato, pero, la verdad, está verde no sólo para los equipos de superior categoría, sino también para el Toledo ¡Y bien sabe Dios que quisiera equivocarme!

Aparte de estas pruebas de mayor interés, se hicieron las de Tasero y Novo como defensas laterales. Aquí no hay que juzgar ya calidades, sino facultades. El primero batalló lo que pudo, pegó bien a la pelota y solamente en los saltos mostró excesiva precaución o daba ocasión a varias faltas por meter los brazos o codos al contrario. Puso voluntad e hizo más de lo que por nuestra parte esperábamos.

Novo estuvo bien, francamente bien, hasta el punto que en el primer tiempo, fue el mejor elemento de nuestra defensa. Cortó bien de cabeza y despejó con limpieza en muchas ocasiones. Su retirada circunstancial para arreglo de una cinta de bota dio ocasión al primer gol y a que el sistema defensivo se resquebrajara después.

El partido

Si decimos que el Toledo no existió como conjunto, que la falta de sus interiores dejó abierta una amplia y desahogada portiña por la que la media volante enemiga imponía el avance de su línea de ataque, y que nuestra media tampoco puso singlar empeño en dar la batalla, fácilmente puede colegirse que el partido fue de mediana o, mejor dicho, de pésima calidad por parte del Toledo.

Y como contrapartida, naturalmente, había de resultar brillante e inmejorable para los de Orihuela, hasta el punto que sus jugadores salieron a hombros de unos entusiastas, enardecidos por su amplia victoria sobre el ya campeón del grupo.

Para ellos no obsta que fueran cinco los reservas que se alinearan en el Toledo, y que éste saliera al campo sin ningún empeño en la pelea. Lo cierto era que habían conseguido una goleada y que únicamente los goles de Yonete y Carretero venían a paliar un poco la derrota del campeón.

El Orihuela puso toda su alma en la contienda, jugó con un entusiasmo sin límites y llegó a realizar en ocasiones unas preciosas jugadas. Si el partido de por la mañana tuvo su figura en Mariano, el de por la tarde, y para el Orihuela, tuvo a Ricardito, alma de toda la delantera y verdadero conductor de todo el equipo.

En el primer tiempo, el Toledo capeó bien la situación con un solo gol, pero al final encajó otro, y con dos goles en contra y marea en el interior, ya era inútil e imposible intentar remontar el tanteo, que en otras circunstancias nunca hubiera alcanzado una diferencia tan notable a favor del Orihuela.

Tras el descanso, el Orihuela salió embalado, marcó un gol a los tres minutos, tanto por la excelente jugada de Ricardito como por el fallo de Ávila, a quien se le pasó el balón por debajo. A los pocos minutos, Navarro, en claro fuera de juego, marcó el cuarto. Fue entonces cuando el Toledo sintió algo su propia vergüenza y quiso hacer algo que justificara su clasificación. Yonete marcó el primer gol, de un fuerte tiro con la derecha. Nueva presión del Orihuela, y un fuerte tiro de Ricardito lo para Ávila, pero la entrada en tromba de varios jugadores da ocasión al quinto gol.

Ricardito crea otra jugada de peligro, se interna y cede retrasado a su extremo, que fusila el sexto, ante el indescriptible entusiasmo de sus seguidores.

Carretero, en el último momento, arranca desde la línea media, avanza y, no viendo desmarcado a nadie, lanza un disparo con la izquierda, que se estrella en la arista y entra hasta la red.

Los equipos y arbitraje

A las órdenes del señor Albadalejo, los equipos presentaron las siguientes alineaciones:

Orihuela: Curado; Otuño, Darde, Follama; Navarro II, Pacheco; Cirteros, Juanito, Navarro I, Ricardito y León.

CD Toledo: Ávila; Novo, Zori, Tareso; Gómez, Rubichi; Florencio, Ribero, Sauer, Carretero y Yonete.

El arbitraje del señor Albadalejo fue bastante discreto.

En el Orihuela destacó Ricardito y Navarro I. Por el Toledo, Zori, Novo, Ávila y Yonete, con Carretero, fueron los mejores.

El público estuvo correcto y los directivos muy atentos con nuestros delegados y jugadores. Hubo el clásico regalo del banderín, y el partido se desarrolló sin el menor incidente.


Compartelo en Twitter


Últimos resultados