Club Deportivo Toledo

En Toledo son las 19:28:12 del 16/01/2021

Contacta con el Club en el correo contacto@cdtoledo.es o en su página oficial www.cdtoledo.es


Próxima jornada


LA HISTORIA               + artículos -->

Luis Cardeña Gálvez
30/11/2020
TEMPORADA 1949/50: TALAVERA 3 – TOLEDO 0.
 
 

TEMPORADA 1949/50: TALAVERA 3 – TOLEDO 0


Coraje, velocidad y clase de los talaveranos

Crónica realizada por Antonio de Ancos, publicada en el diario “El Alcázar” el 3 de abril de 1950



No hay que pretender cubrir la derrota con una consigna de jugar un partido de “guante blanco”, ante la intrascendencia del mismo para ambos equipos, sino destacando primero estas tres virtudes del equipo talaverano, que supo imponerse desde el primero hasta el último momento del encuentro, con una neta superioridad sobre nuestros jugadores, los cuales sólo supieron hacer gala de una desgana impropia de un partido de rivalidad regional.

En un partido de esta índole no se puede jugar nunca así. Y mucho menos cuando9 sobre un equipo pesa la responsabilidad de su propia categoría y ha de justificar ante los demás las razones de su título de campeón ¿Qué no interesaba el resultado? ¡Y si el Imperial hubiera vencido en Tomelloso! Y aun cuando esto no ocurriera, lo memos que está uno siempre obligado es a comportarse con arreglo a su categoría y a su clase para no desprestigiar su propia dignidad.

No hay justificación alguna, no ya para el resultado, sino para la deplorable exhibición de desgana y de desconcierto de que dio sensación el Toledo en el campo del Prado. Que nadie apele a errores del árbitro ni a presiones externas o al calor del ambiente para su descargo. No hubo más motivos que las ya expresados de la propia desgana del Toledo, por una parte, y el coraje, la velocidad y la clase de los talaveranos, por otra.

Y como lo expuesto por el Toledo fue totalmente negativo, nada refleja mejor su valor que el cero de su casilla, en contrapartida con el tres de la talaverana, como premio a esas tres virtudes de las que el sábado pudieron hacer gala.

El Talavera

Jugó el Talavera un gran partido. Y lo jugó de punta a punta, desde el primero hasta el último momento, a base de tres cualidades que, de haberlas puesto siempre de manifiesto, le hubieran servido para estar a estas horas en las alturas de la clasificación dentro del grupo. Ante el Toledo derrochó su característico entusiasmo pero, además, puso las cualidades positivas de una velocidad endiablada y de una clase indiscutible.

Lo mejor fue su exhibición de conjunto, su afán de superación en todos ellos, y la movilidad con que supieron desenvolverse en todo momento.

Línea por línea llegó a ser superior al Toledo, como lo fue también casi hombre por hombre, si exceptuamos a Ávila, quien, a pesar de los tres goles, puso de su parte cuanto pudo, lo mismo que Zori.

Bautista estuvo seguro y valiente. Clemente cumplió su misión de anular a Yonete, sometiéndole a un severo marcaje. Cuadra, en el centro, anuló la labor de Sauer, y Goyo supo frenar las escapadas de Florencio, en una de sus tardes más desgraciadas, también, del extremo toledano.

La línea media, compuesta por Lolín y Quirós, fue netamente superior a la del Toledo en este encuentro. Y quizá en ello haya que buscar una de las razones por las que el Talavera supo y pudo crear juego de conjunto. Quirós bregó con su entusiasmo característico, pero, además, supo pasar la pelota mejor que en otras ocasiones. Lolín, lo mismo, en un perfecto conocimiento de la misión de un medio volante.

La delantera carburó a las mil maravillas. Los dos interiores, Hernández y Sebas, subieron y bajaron con incansable esfuerzo, luciendo la calidad del pase del primero. En el vértice, Martínez demostró una vez más su peligrosidad característica dentro del área, mientras que los dos extremos, singularmente Nuño, daban a todas sus incursiones una profundidad extraordinaria, tanta que en un solo encuentro marcaba más goles que a lo largo de toda la temporada en el Talavera.

Juzgado así, a la ligera, no hay necesidad de hacer distinciones, si bien para nuestro gusto los volantes, el defensa central, Martínez y Nuño, fueron los mejores.

El Toledo

Si son merecidos los elogios del Talavera, es lógico que lo sean las censuras para el Toledo. Todas las partidas favorables del Talavera han de tener sus fallos en el Toledo, y así no hay más remedio que censurar la apatía y el desconcierto general, de un lado, y los fallos que línea por línea y hombre por hombre tuvieron.

El Toledo no existió como equipo. Y no ya como en otras ocasiones, sino como no le hemos visto en todo lo que va de temporada. Con uno a cero en contra a la hora del descanso, no intentó siquiera un instante levantar el encuentro. Jugó a la deriva, como colegiales trotones, sin colocación, sin noción de nada que se le parezca al fútbol que él sabe practicar cuando quiere.

Los goles, equipos y arbitraje

En el primer tiempo un solo gol, a los diecisiete minutos. Pero un gol de bandera, tras una brillantísima jugada de toda la línea talaverana, terminada con un remate de cabeza de Martínez que bate a Ávila. Mayor dominio talaverano, un par de paradas de Ávila, que salva otros dos tantos seguros, y tan sólo una internada de Yonete, que estrella su disparo en el poste. Después, otra por el lado de Florencio, quien, ante la salida del portero y acosado por la defensa, levanta un poquitín sobre la puerta su disparo.

Tras el descanso, dos goles más. Y los dos, obra de Nuño, después de dos jugadas de verdadera claridad, cruzando a ras del suelo, uno por cada lado, ambos disparos, uno a los veintidós minutos, y otros cinco minutos antes de finalizar el encuentro.

Los equipos presentaron las siguientes alineaciones:

CD Talavera: Bautista; Clemente, Cuadra, Goyo; Lolín, Quirós; Quintín, Hernández, Martínez, Sebas y Nuño.

CD Toledo: Ávila; Campos, Zori, Sanz; Larrubia, Rubichi; Florencio, Sanz, Sauer, Luengo y Yonete.

El arbitraje del señor Meco, un poco deficiente, pero imparcial y sin que sus decisiones influyeran en el resultado del encuentro.

Al margen del encuentro, destacar la presencia del Excelentísimo Señor Gobernador Civil y varias autoridades de la capital, recibidas a la entrada de la ciudad talaverana por las de la localidad, y las atenciones de que fueron objeto y la corrección y deportividad con que se desarrolló el encuentro.


Compartelo en Twitter


Últimos resultados