Club Deportivo Toledo

En Toledo son las 17:26:48 del 4/12/2020

Contacta con el Club en el correo contacto@cdtoledo.es o en su página oficial www.cdtoledo.es


Próxima jornada


LA HISTORIA               + artículos -->

Luis Cardeña Gálvez
5/11/2020
TEMPORADA 1949/50: TOLEDO 7 – CONQUENSE 1.
 
 

TEMPORADA 1949/50: TOLEDO 7 – CONQUENSE 1


El Toledo venció por siete-uno al Conquense en Palomarejos

Crónica realizada por Antonio de Ancos, publicada en el diario “El Alcázar” el 11 de febrero de 1950



Por el resultado puede hacer cualquiera la reseña del encuentro celebrado ayer en Palomarejos entre el CD Toledo y la UB Conquense. El maleficio de los partidos difíciles con los enemigos fáciles se rompió ayer al conjuro de la propia pobreza del adversario más que al de la inspiración de nuestra delantera. Pues la verdad es que con ser bastantes siete goles en un partido, estos pudieron ser catorce si la delantera local se lo hubiera propuesto en el segundo tiempo y se hubiera dedicado a tirar con más insistencia a la puerta, en lugar de hacer florituras delante de la misma, y si el árbitro –seguro ya de la neta superioridad del Toledo y de su triunfo- no les hubiera perdonado aquel gol que el defensa sacó de la portería, convencido ya de la inutilidad de su esfuerzo. Ni el par de penaltis cometidos por la impotente defensa conquense, amén de los balones que se estrellaron en postes y largueros o que salvó en última instancia el portero suplente.

No vamos a censurar a nuestros jugadores esa inhibición artillera, para la que quizá hubiera hecho falta un poquillo más de decisión y de coraje del que pusieron en la última media hora del encuentro. Antes al contrario, les alabamos su buen acuerdo de no exponer lo más mínimo en un partido que está sobradamente ganado y que era incapaz de dar la menor sorpresa.

Ello fue, quizá, en perjuicio de los espectadores, que hubieron de manifestar su aburrimiento con unas palmitas de tango, más en la petición de una nueva serie de goles que de censura a la calidad del juego que se estaba desarrollando.

En otras circunstancias seríamos los primeros en criticar esta pequeña abulia de nuestros jugadores, pero en la presente ocasión ya hemos dicho que alabamos su buen criterio, tanto por la seguridad del triunfo como que, además, ya la defensa conquense daba muestras de su enojo y sacaba a relucir cierta dureza, de la que antes no había hecho prueba. No había, pues, ninguna razón para exponer y no expusieron. Nos conformamos con que el domingo próximo saquen las reservas frente al Manchego.

El Conquense

No es tópico, pero el Conquense es el equipo más flojo que ha pasado por Palomarejos. Muy endebles sus líneas de retaguardia, incluidos defensas y volantes, y muy inocente la línea de ataque. Su posición en la tabla está sobradamente justificada. Tiene cierta intuición en el pase, pero es totalmente inofensivo. Ni siquiera supo adoptar una táctica defensiva ni dedicarse a un estrecho marcaje que inmovilizase la delantera verde. Lo mejor que tuvo fue el portero suplente, Flecha, que tras sustituir a Pavón a los cinco minutos de la segunda parte, y de encajar nada más salir un gol, fue el que salvó a su equipo de otra media docena de goles y, por consiguiente, de una derrota de escándalo.

El Toledo

No vamos a juzgar al Toledo de ayer lo mismo que si hubiera tenido enfrente al Imperial. Jugó bastante regular y con acierto, y puede elogiársele en general. No hizo un partido extraordinario porque no lo podía hacer. Pero si en los toros está permitido verter ditirambos y elogios sin medida cuando sale el toro de “carril”, facilón, suave y noble, también valdrá –salvando el símil, naturalmente- que destaquemos la victoria obtenida por el conjunto verde, aún cuando haya sido frente al enemigo más fácil y más flojo de toda la temporada.

Con siete tantos en su casilla tampoco se puede haber jugado mal. Y si el enemigo dio facilidades, también éstas hay que verlas en la diferencia que existe siempre entre un colista y un campeón. Nosotros no tenemos la culpa de que el Conquense lo sea, ni tampoco de que el Toledo, sin más ni más, con jugar un ratito tenga bastante para asegurarse una victoria con todos los honores.

Nuestros muchachos jugaron son desahogo. Pero además es que Sanz estaba ayer en vena de aciertos, y Luengo con ganas de dar gusto al gatillo. Y jugando los dos es muy difícil sujetar al Toledo. Bregó el interior derecha, tiró el izquierda y ligaron un poquillo con ellos los volantes. Y vinieron los siete goles como podían haber venido catorce.

El equipo se movió con soltura, sobre la defensa apenas si pesó trabajo. Y el único lunar que tuvieron fue esa barrera “invisible” que dio hecho el tanto del honor del Conquense, por la incomprensible manera de formarla, a base de tres jugadores solamente y sin cubrir la zona de tiro en el momento de disparar sobre la puerta.

Los goles, equipos y arbitraje

Los ocho goles del encuentro tienen así su historia:

El primero, del Toledo, a los nueve minutos de juego, en un disparo de Florencio con la izquierda, que entra por la escuadra. Al minuto el empate, al sacar una falta el interior izquierda muy cerca del área, se hace la clásica “barrera”, pero se hace mal y el disparo sorprende a Ávila, que no puede blocar la pelota, a pesar de tocarla con las manos. Por fortuna, el empate dura poco, a los trece minutos se forma un peloteo ante la puerta del Conquense, y Yonete entra como una bala al remate con la derecha, logrando el segundo tanto local.

Sanz marca el tercero, en un saque de esquina por el lado de Florencio, a los veintiún minutos de juego. Luengo marca el cuarto a los treinta y dos, al sacar Florencio una falta que le hicieron muy cerca del área. Y Sauer logra marcar el quinto que, como no hay quinto malo, lo consigue rematando de cabeza un balón que ha rechazado el larguero al disparar muy bien Larrubia sobre puerta.

Tras el descanso, Rubichi hace una arrancada y pasa muy bien a Luengo, quien sobre la marcha y con la derecha marca el sexto.

Se retira el portero pavón, y nada más salir el suplente, Luengo consigue el séptimo de un tiro bombeado que sorprende al guardameta. Luego viene un intenso dominio local con disparos de todos los delanteros, en los que se luce el portero conquense. Un defensa saca un balón de dentro de la portería y varios balones se estrellan en el larguero. No hay más variaciones en el marcador.

El señor García Martínez arbitró con su buen criterio característico. Siguió el juego de cerca, no toleró ninguna falta grave y supo mostrar su autoridad en todo instante. Convencido de la victoria local y con siete tantos en el marcador, perdonó al Conquense un gol que para nosotros no tuvo ninguna duda, y también un par de penaltis.

Los equipos presentaron las siguientes alineaciones:

UB Conquense: Pavón (Flecha); López, Márquez, Víctor; Pedrete, Latorre; Cobo, Bayón, Picazo, Peñalva y Junco.

CD Toledo: Ávila; Campos, Zori, Sanz; Larrubia, Rubichi; Florencio, Sanz, Sauer, Luengo y Yonete.

Fueron nuestros mejores hombres Sanz, el interior, Rubichi y Luengo.


Compartelo en Twitter


Últimos resultados