Club Deportivo Toledo

En Toledo son las 09:56:53 del 27/11/2020

Contacta con el Club en el correo contacto@cdtoledo.es o en su página oficial www.cdtoledo.es


Próxima jornada


LA HISTORIA               + artículos -->

Luis Cardeña Gálvez
14/09/2020
TEMPORADA 1949/50: VILLENA 0 – TOLEDO 0.
 
 

TEMPORADA 1949/50: VILLENA 0 – TOLEDO 0


El Toledo se mantiene a la cabeza de la clasificación

Las líneas defensivas actuaron magníficamente, y la delantera tuvo mala suerte en los remates

Crónica realizada por Antonio de Ancos, publicada en el diario “El Alcázar” el 30 de octubre de 1949



Un punto positivo es casi algo más que un triunfo en propia casa. Pero el resultado de ayer en Villena ha venido a colmar las aspiraciones y los deseos de la afición toledana, que acogió la noticia en las pizarras de los marcadores con las mayores muestras de júbilo. El Villena es un equipo muy fuerte en su campo, y ante el cual pocos equipos habían logrado puntuar, y frente al cual el otro equipo toledano, el Talavera, había encajado una fuerte derrota por 4-1. Nuestros muchachos tenían máximo interés en sostenerse en esta jornada, aunque sólo fuese con un punto de distancia del San Javier, para esperar el día 6, en que los dos equipos han de vérselas en Palomarejos. Su propósito está conseguido, y la cabeza del grupo sigue teniendo el pabellón toledano merced a ese empate que nuestros muchachos lograron forzar ayer en Villena.

Los esfuerzos de la Directiva han sido compensados en la presente ocasión, y el desplazamiento realizado en la tarde del viernes, dando lugar a que los jugadores descansaran un día antes del partido, ha dado sus frutos. Todos nuestros jugadores realizaron un magnífico encuentro y derrocharon entusiasmo y coraje durante los noventa minutos de juego.

El Toledo tiene ya seis puntos positivos, de los buenos de verdad, destacado sobre su inmediato seguidor y algo más aliviado de la persecución de otros equipos, como el Talavera y el Imperial, que en la jornada de ayer no pudieron ni con el Rayo ni con el Conquense, respectivamente. Una vez más el Toledo ha hecho fuera el partido que no logra hacer en Palomarejos, debido quizá a que el ambiente extraño les presiona menos que el de su misma casa. La afición debe recapacitar sobre este singular extremo y buscar el camino para que su equipo encuentre en casa las mismas facilidades que fuera. Hay que alentar sin desmayo y mantener esa moral que ellos echan de menos en Palomarejos. Ahora no se les puede exigir más, ni cabe agriar las censuras. La posición del equipo no puede ser más optimista, y hay que procurar por todos los medios que el Toledo termine la primera vuelta lo suficientemente destacado para poder mantenerse a la cabeza del grupo.

Impresiones de un viajero

El equipo salió de Villena casi nada más terminar el encuentro. Toda la noche en el tren, y esta mañana, a las nueve y cuarto, nuestros jugadores se apeaban en Zocodover, dando muestras de cansancio y defendiéndose contra el cierzo de la mañana con un andar presuroso en busca del calor del hogar. En el semblante de todos se reflejaba la satisfacción y la alegría del triunfo. No hemos querido entretenerlos, porque teníamos la seguridad de que don Pedro Rueda, directivo infatigable, se atrevió a salir la misma noche del sábado hacia el lugar del encuentro, y que ya se había quedado en su oficina, nos daría los datos suficientes para dar a nuestros lectores una impresión de lo que fue el partido.

Y, efectivamente, a nuestra llamada se ha puesto enseguida al teléfono y nos ha contado lo siguiente, poco más o menos:

Un buen partido de las líneas defensivas

-Como puedes suponerte, el partido fue de fuerte lucha entre nuestras líneas defensivas y el ataque del Villena. Aquellas respondieron a las mil maravillas, y cada uno de sus hombres cuajó un partido completísimo. El Villena tenía un singular interés en conseguir la victoria, porque sabían que estaban jugando frente al mejor equipo del grupo, prueba de ello, que había declarado ‘Día del Club’. Pero su ataque no pudo romper la muralla de nuestra defensa, en la que no cabe hacer distinciones, porque todos ellos jugaron muy bien y derrocharon el mismo entusiasmo. El empate a cero se mantuvo por nuestra parte a base de sostener un estrecho marcaje en cada instante, que impedía la movilidad y el acoso ante nuestra puerta de la delantera enemiga. Y dos veces, en las que hubo mayor peligro, Ávila resolvió la situación con dos paradas espectaculares, que le sirvieron para arrancar aplausos hasta del público.

La mala suerte de los remates

-El que el Toledo jugara en plan defensivo no quiere decir que su delantera no se luciera también. Era natural que luciera menos, porque había de hacérselo ella todo. Pero así, no obstante, de no haber tenido mala suerte en los remates, pudo haberse traído la victoria, por lo menos, con un par de goles de diferencia. La fortuna nos fue adversa, al estrellarse un remate de Luengo en la arista interior del larguero, saliendo luego hacia fuera la pelota, y luego, después, en otro remate de cabeza de Sanz, quien por exceso de colocación lo envió a la misma escuadra. Poco después, Florencio perdió otra gran ocasión, y con ello la oportunidad de conseguir una victoria mínima. No obstante, ya hemos dicho que todos jugaron muy bien y cabe sentirse orgulloso con el empate conseguido por nuestros muchachos.

El mejor público y un mal árbitro

-Respecto al público, puede usted decir que ha sido el mejor de todos los encuentros que hasta el presente llevamos vistos. Hubo sus voces aisladas, pero en general hizo gala de una corrección y de una deportividad excelente. El arbitraje del señor Serrano, de Elda, garrafal, con la única ventaja de que perjudicó por igual a ambos equipos.

Nos despedimos de nuestro interlocutor, felicitándole por el empate y deseándole un nuevo triunfo ante el trascendental encuentro del domingo.


Compartelo en Twitter


Últimos resultados