Club Deportivo Toledo

En Toledo son las 10:12:47 del 14/08/2020

Contacta con el Club en el correo contacto@cdtoledo.es o en su página oficial www.cdtoledo.es


Próxima jornada


LA HISTORIA               + artículos -->

Luis Cardeña Gálvez
30/07/2020
TEMPORADA 1969/70: TOLEDO 4 – TENERIFE 4.
 
 

TEMPORADA 1969/70: TOLEDO 4 – TENERIFE 4


Un empate injusto e inmerecido del Toledo ante el Tenerife (4-4)

Los locales, a pesar del árbitro, realizaron el mejor encuentro de muchas temporadas

El buen central Carrillo, en un “día negro”, facilitó dos de los tantos conseguidos por los insulares

Crónica realizada por Ángel Friginal, publicada en el diario “El Alcázar” el 27 de abril de 1970


Alineaciones

Tenerife:
Del Castillo; José Luis, Molina, Lesmes; Manolo, Esteban; Juanito, Delio, Marrero, Ávila y González.

Al reanudarse la segunda parte, Cabrera sustituye a Ávila, y en las postrimerías, Delio cede su puesto a Adolfo.

CD Toledo: Ibáñez; Pérez-Roca, Carrillo, Merino; Mingorance, Asunción; Oliva, Chamorro, Jimeno, Carrasco y Lupión.

A los sesenta y siete minutos, Lupión es sustituido por Rudilla.

Arbitraje

La importancia de lo que se jugaba en este encuentro el Tenerife, motivó la designación de otro isleño, el señor Borrás ¿Coincidencia?, aunque del Colegio Mallorquín, que ayudó más de lo previsto a sus “paisanos”, con la concesión del injusto penalti contra los locales y no querer ver, a continuación, otro mucho más claro que se hizo a Oliva. Por tanto, su labor fue anticasera y se llevó la más fenomenal pita que hace mucho tiempo no recordamos en este terreno. Sus auxiliares, señores Gonsáldez y Pons, estuvieron a la misma altura.

Goles e incidencias

0-1: Se llevan ocho minutos de juego, cuando Ávila se interna por la derecha, y su centro es recogido, en claro fuera de juego, por Juanito, que marca el primer tanto.

1-1: No nos da tiempo a anotar el tanto anterior, cuando el Toledo, sacando de centro, llega al área tinerfeña y Carrasco pasa sobre Oliva, que fusila el tanto.

1-2: Catorce minutos. En una jugada sin peligro, tira González, y Carrillo, en su más “negra” tarde, ayuda a entrar el balón, descolocando a Ibáñez que, a pesar de rectificar su estirada, no hace nada más que ayudar a entrar más el esférico.

1-3: Llevamos dieciocho minutos, cuando la defensa local incurre en falta en un lateral, aunque dentro del área, sin peligro de gol y, ante el estupor general, el señor Borrás señala el punto fatídico. Lanza el penalti Esteban, fuerte y raso, significando el tercer tanto visitante.

2-3: En el minuto cuarenta y cinco exacto, Jimeno, de cabeza, bate a Del Castillo, ante los aplausos de la concurrencia.

3-3: Solamente se llevan dos minutos de la segunda parte, cuando Pérez-Roca despeja fuerte sobre el centro del área canaria, y Chamorro, como un bólido, infiltrándose entre dos defensores, conecta un fuerte tiro, que bate por la escuadra al cancerbero isleño.

4-3: Minuto cincuenta y cinco de partido. La defensa canaria hace falta a Oliva, que saca éste sobre Chamorro, al estilo del gol que marcó Arieta a los alemanes, y Chamorro, aunque de tiro bajo y esquinado, logra batir al meta. El júbilo y delirio en los jugadores y aficionados dura varios minutos, y la emoción asalta a todos, ante este resurgir de los toledanos, pletóricos de juego y calidad.

4-4: A los sesenta minutos de juego, Carrillo, culminando su pésima actuación, se entretiene más de la cuenta, y su cesión innecesaria e inocentona a Ibáñez la aprovecha delio para, de tiro flojo, lograr el definitivo empate, a pesar de la carrera de Mingorance, que nada puede hacer por evitarlo.

Mucho público en los graderíos, rozando casi el lleno, con Radio Popular de Tenerife retransmitiendo el encuentro para las islas, y la TVE, con sus cámaras, para su espacio “Ayer domingo”. Al iniciarse el encuentro, Jimeno, capitán local, hizo entrega de una artística panoplia al capitán tinerfeño.

Un defensa llamado Carrillo, y un colegiado, Borrás

Al iniciar la crónica de hoy, queremos comenzarla con un recuerdo al director de la contienda, señor Borrás, que como el más fiel colaborador que han encontrado los insulares, quizá por ser también de otras islas, de las Baleares, concretamente, ha impedido la clara, justa y merecida victoria a que su pundonor, entrega, juego y gallardía se han hecho o se estaban haciendo acreedores los toledanos, en el mejor encuentro, no sólo de esta temporada, sino de muchas, que ahora es difícil de concretar. Él, con el penalti “sacado de su arbitrariedad”, hizo posible que el Tenerife se adelantara con dos goles de diferencia, que ya parecían sentenciar el encuentro. Pero nadie contaba con el resurgir de este Toledo –perdonen que volvamos atrás-, ¡Lástima de la primera e insegura vuelta! Y no sólo en una reacción como pocas veces se ha visto en este campo, nivelaba el marcador, sino que se adelantaban y, por imperativos de la mala suerte, sólo con esto, el bravo y seguro defensa central Carrillo, de siempre el hombre más regular, tenía, precisamente hoy, su “día negro”, y sus desafortunadas intervenciones proporcionaron los goles, segundo y cuarto, a los de García Verdugo. Si no es por estos regalos, el triunfo toledano se hubiera consumado, a pesar de que el Tenerife es equipo fuerte y que inquietaba lo suyo. Pero Ibáñez estaba hecho un coloso y sus espléndidas intervenciones desesperaban a los canarios, que no lograban batirle por sus tiros, ya que dos tantos fueron culpa de Carrillo, otro en fuera de juego y el penalti. No vale achacar al muchacho los cuatro tantos encajados. Su actuación de hoy es altamente sobresaliente.

De discutido a indiscutible

Hace varias jornadas que al pundonoroso Chamorro no le salían bien las cosas. Un sector del público se metía con el jugador. Hoy no ha sido así, y Chamorro, con el siete en la espalda, ha basculado por todo el campo, y su valentía e inspiración han sido una auténtica pesadilla para la defensa visitante, cuya única manera de anularlo eran la brusquedad y marrullería, ante la complacencia y “vista gorda” de Borrás.

El Toledo mereció el triunfo

Nadie hubiera apostado por el Toledo, con dos goles en contra en la primera media hora de juego, en que el marcador diera tan brusco y merecido cambio, ganado a pulso y por el tesón de todos. Chamorro, Carrasco, Oliva, Jimeno… se multiplicaban, y ya Lupión estuvo a punto de marcar, saliendo su disparo por poco. Oliva es derribado con brutalidad dentro del área, pero como si nada. Y menos mal que Jimeno, en oportuno remate, puso en el descanso el 2-3, que dado como estaba jugando el Toledo, hacía presumir otro signo, que sólo quebró la mala fortuna de Carrillo y ese fulminante disparo de Carrasco, a sólo cinco minutos del final que, con el meta batido, repelió el poste. Luego, gran melé en la portería tinerfeña, con el balón dentro de la puerta, pero gol anulado ante las ruidosas protestas del respetable.

Contento y conforme puede estar el Tenerife con este resultado de empate. Sus mejores hombres fueron Molina, Juanito, Marrero y González. Del equipo local, que redondeó su mejor encuentro, ante el entusiasmo de los hoy abarrotados graderíos, fueron Ibáñez, Pérez-Roca, Jimeno, Carrasco y, por encima de todos, un discutido jugador que se llama Chamorro, y que lleva varios encuentros siendo el goleador del equipo.


Compartelo en Twitter


Últimos resultados