Club Deportivo Toledo

En Toledo son las 19:33:28 del 29/09/2020

Contacta con el Club en el correo contacto@cdtoledo.es o en su página oficial www.cdtoledo.es


Próxima jornada


EXTOLEDANOS ILUSTRES               + artículos -->

Redacción
18/06/2020
1971: FLORENCIO GARCÍA.
 
Foto ilustrativa del artículo
 

FLORENCIO GARCÍA


Florencio García, vieja gloria del CD Toledo

El que más veces vistió la camiseta verde

Entrevista realizada por Ángel Friginal, publicada en el diario “El Alcázar” el 19 de febrero de 1971



La entrevista estaba programada a treinta minutos por las ineludibles ocupaciones de nuestro entrevistado, pero la misma tuvo una duración de ¡tres horas! Que me perdone el bueno de Florencio García si de todas cuantas sabrosas impresiones nos dio nos hemos visto obligados al clásico corte y ceñirnos a las necesidades del espacio. De todas formas, su amena y documentada charla deportiva ha sido, sin lugar a dudas, la mejor de cuantas hemos mantenido para nuestro diario, y aquí queda parte de ella reflejada.

Por tanto, y por propios merecimientos, llega a nuestro rincón de viejas añoranzas el hombre que durante catorce temporadas defendió –como él bien dice, “sudé”- las camisetas verdes de su histórico equipo, y del acierto de ello da fe el semanario deportivo ‘Alarcos’, en reciente suelto que recuerda su nombre, junto al de otros compañeros.

Pero vayamos con lo que nos dijo el mejor ‘siete’ que jamás haya tenido el Toledo, al que le sobraron condiciones para militar en la División de Honor, y le faltó suerte, a él, que elevó a esa categoría a varios compañeros.

-¿Cómo fueron tus comienzos?

-Me inicié en la Peña Quincoces, de donde pasé a Imperial. Eran las temporadas del treinta y tres al treinta y seis. Luego, la paralización por la guerra, donde estuve con los requetés. Al concluir, me fichó el Teruel y, después, el Huesca, hasta mi pase al Zaragoza, que me filió al Atlético, su filial. Con los titulares de ‘Torrero’ me alinee en tres encuentros, con Soladrero, Amestoy, Unamuno… y al licenciarme me vine a la ‘patria chica’. Me costó trabajo el fichar por el Toledo. Nadie, ni siquiera mis amigos, creían lo del Zaragoza, y tras dos partidos de prueba con el SEU, el señor Ruiz dio el visto bueno. Era mayo de 1942, manteniéndome hasta 1955, que con treinta y seis años y lesionado del menisco y rótula de la pierna derecha, tuve que decir el adiós definitivo.

-Que nosotros recordemos, cinco fueron los principales alas derechas que formaron en el Toledo, y siempre ¡cómo no!, con Florencio García de exterior. De los interiores, los tres primeros llegaron a Primera División ¿Con quién te entendiste mejor? ¿Con el toledano de Ocaña, Rafa, del Real Madrid, Escudero, del Barcelona, el madrileño González Clemente, del Tarragona, el también madrileño Sanz o el catalán González?

-Hombre, estos que me dices fueron los mejores, y de todos conservo mi mejor recuerdo, pero, sin duda, con Rafa y con Sanz, aunque no olvido la excepcional clase de Escudero y de los dos González.

-¿Qué te faltó a ti para llegar a la misma?

-Sin recurrir al tópico de la suerte, que no la tuve, y que un señor, en aquella época con muchísima influencia deportiva, se hubiera interesado por mí, y perdona omita el nombre de esa persona.

-¿Pero tuviste muchas proposiciones?

-Esas no me faltaron, pero yo me casé muy joven, estábamos en la posguerra, y me acordaba de muchas cosas, y como Toledo me tiraba, no las tomé en consideración, aunque equipos de Segunda División, como el Alcoyano, Hércules, Granada y Salamanca, insistían. Pero a mí me gustaba el Real Madrid, que llegó a probarme tres veces, la última de ellas en el encuentro de clausura del viejo Chamartín, contra el Málaga, logrando los dos últimos goles, pero el ‘influyente’ no me ayudó, a pesar de haberme felicitado los señores Hernández Coronado y Echániz.

-¿En cuántas liguillas de ascenso a Segunda División participaste?

-En dos, siendo la primera en 1946, como subcampeones del grupo, y la de 1950, como campeones, siendo en esta última el primer equipo peninsular que jugó en las Islas Afortunadas en encuentro de competición oficial.

-Cuando la Segunda División aumentó a dos sus grupos –Norte y Sur- el Toledo tuvo en sus manos el codiciado y deseado ascenso, que ‘sacrificó’ en el último encuentro liguero, celebrado en Tomelloso, en beneficio del Numancia de Soria ¿Qué ocurrió?

-Me recuerdas el más triste momento de mi vida deportiva. Con decirle que, por raras circunstancias, yo fui en aquel encuentro, incluidos los directivos, el único toledano y, efectivamente, ya me veía en Segunda División, pero un gol ‘verbenero’ que nos marcó el meta titular de los manchegos, que jugó de extremo izquierdo, puede resumir todo. Grité, patalee, lloré y me enfrenté a mi mejor amigo… Bueno, pregúntame otra cosa.

Es evidente que Florencio no quiere profundizar más, y uno recuerda, incluido en la chiquillería de la época, cómo en el bar Moderno esperábamos ansiosos que pusieran este resultado, y podemos decir que también fue nuestra primera gran decepción deportiva en el plano de aficionado.

-¿Fue la temporada 1949/50 la más completa?

-Sin lugar a dudas, a la que hicimos frente con sólo trece jugadores, y los dos porteros, Ávila y Peteira.

-Dinos tu alineación ideal.

-En la meta, Martínez –el de su pase al Ceuta- y Peteira; Erades, Joaquín, Sanz; Larrubia, Grande; Arteaga, Rafa, Martínez –el talaverano-, Escudero y Mosquera.

-Con tus catorce temporadas ininterrumpidas en el equipo ¿Tienes el record?

-Sí, puedes decir que he sido el que más veces he vestido de verde.

-¿Tuviste compensación?

-Aunque en lo económico la ficha más alta que cobré fue la de seis mil pesetas, entonces no estábamos materializados, y tan sólo el homenaje que me dieron, frente al Atlético de Madrid, en donde se batió el record de taquilla –unas treinta y cinco mil pesetas-, me compensó moralmente de todo.

-¿Alguna vez expulsado?

-Dos, pero por poca cosa. La primera de ellas, jugando contra el Mediodía, en el cerro del Pimiento, por una bromita que le gasté al árbitro, y que el público aplaudió por su comicidad, y la otra en Badajoz, en donde nos arbitraban extremeños, y los hombres a anular éramos Rafa y yo. Me tocó la china.

-Pregunta obligada ¿Qué opinas del actual Toledo?

-Como conjunto, incompleto, y hay que olvidarse de las tácticas defensivas, de las que mi querido amigo Campoo es tan partidario, porque él sabe, como todos, y no descubro la luna, que la mejor defensa es un buen ataque. Cierto.

-¿Solución?

-Desde hace quince años, a todas las directivas les he venido diciendo lo mismo. Ojeadores en la provincia y fichero al canto, y de esta forma se estimula a la cantera y se hacen jugadores propios que sepan sudar la camiseta en defensa de sus colores predilectos.

-¿Algo más, Florencio?

-Decir que aunque el fútbol no me dio dinero, sí grandes amigos y popularidad, que recojo todos los días, y esto, amigo, no tiene precio.


Compartelo en Twitter


Últimos resultados