Club Deportivo Toledo

En Toledo son las 09:06:13 del 12/07/2020

Contacta con el Club en el correo contacto@cdtoledo.es o en su página oficial www.cdtoledo.es


Próxima jornada


LA HISTORIA               + artículos -->

Luis Cardeña Gálvez
1/06/2020
TEMPORADA 1969/70: TOLEDO 1 – CACEREÑO 2.
 
 

TEMPORADA 1969/70: TOLEDO 1 – CACEREÑO 2


Dos córners derrotaron al Toledo

El Cacereño se llevó los dos positivos

Crónica realizada por Ángel Friginal, publicada en el diario “El Alcázar” el 25 de noviembre de 1969


Alineaciones

CD Toledo:
Ibáñez; Álvarez, Carrillo, Pérez-Roca; Asunción, Jimeno; Oliva, Carrasco, Polo, Maillo y Rudilla.

A los setenta y cinco minutos, Torres sustituye a Maillo, y cuatro minutos más tarde es Álvarez quien deja su sitio a Fernández.

Cacereño: Martínez-Vidal; Renedo, Chanes, Valeri; Torres, Ordóñez; Vázquez, Borall, Martos, José Mari y Chovi.

Arbitraje

Dirigió la contienda el señor De Sosa, auxiliado en las bandas por Castro y Salinas. Su labor se puede catalogar de buena, si descontamos algunos fallos, propios de las apreciaciones, entre los cuales se puede contar el penalti que concedió al Toledo, que no mereció esta máxima sanción y sí, en cambio, el que minutos antes pasó por alto, cuando Rudilla fue sujetado dentro del área visitante en inmejorable ocasión de haber conseguido gol.

Goles

0-1: Sesenta y cinco minutos de juego. La defensa del Toledo se ve obligada a ceder corner, que sacado por el ala derecha, es rematado por Chovi al fondo de la red.

1-1: Maillo es derribado dentro del área, pero sin que nos parezca sanción tan grave como la decretada por el señor De Sosa. Lanza el castigo Rudilla y establece el empate. Era el minuto sesenta y seis de partido.

1-2: A los ochenta y cuatro minutos, nuevo saque de esquina, que despeja la defensa, pero nuevamente vuelve a ser rematada por la vanguardia cacereña. Tras varios rebotes, llega el balón a José Mari, quien marca el que sería el gol de la victoria visitante.

Incidencias

Al decretar el árbitro el penalti contra el Cacereño, sin duda por alguna frase ofensiva, fue expulsado del terreno de juego el volante Torres, quedando, por tanto, el Cacereño con diez hombres.

Regular entrada, tirando a floja, en esta fría tarde, en la que Palomarejos se encontraba con bastantes lagunas, como consecuencia de la lluvia de la víspera y momentos antes de dar comienzo el encuentro.

Los córners son goles

Hacía ya mucho tiempo que estábamos acostumbrados a que los saques de esquina fueran lanzados sin consecuencias, hasta que en el partido de los semi colistas de esta tarde han “resucitado”, claro está a favor del equipo del Cacereño, que se ha apuntado una victoria que le viene tan bien para contentar a su afición y que, en justicia, no ha merecido. Sin que quiera esto decir que se la haya merecido el Toledo, ya que el resultado más ecuánime y justo hubiera sido el del empate con que terminó la primera mitad, en la que tuvo una decisiva intervención el volante izquierdo visitante Ordóñez, que marcó severísimamente al ariete Polo. Este, a pesar de dos buenas jugadas de hombre de clase, no pudo zafarse del marcaje al que le tenía sometido su “vigilante”. Y aquí creemos que estribó una de las causas por la cual los locales no inauguraron el marcador, que tan esquivo se les muestra a las huestes de Naya, los cuales, a pesar de sus buenos deseos, se muestra una y otra vez remisos al disparo, y cuando lo hacen, se encuentran, como hoy, con una barrera infranqueable, que hace difícil su penetración.

Con el marcador sin goles, teníamos alguna ligera esperanza de que la victoria se inclinara por los verdes, ya que en los primeros minutos de este segundo periodo se volcaron arrolladores sobre el marco adversario, pero sin control y sin el hombre que supiera encauzar el juego y poder sacar partido de este dominio. En estos momentos de constante presión, el Cacereño era un equipo auto derrotado, que bastante hacía con “achicar balones”. Pero el tiempo pasaba y las situaciones de peligro no se aprovechaban por las causas apuntadas.

En un saque de esquina en contra, los también inoperantes delanteros visitantes marcaban su primer tanto. Poco duró la alegría. El señor De Sosa, compensación al canto, concede un penalti muy riguroso a favor del Toledo, y Rudilla, magistralmente, lo incrusta en las mallas. Factor decisivo que parecía inclinarse hacia los locales, por quedarse los adversarios con un jugador menos, motivado por el intercambio de frases mantenido con el colegiado. Pero no fue así, ya que poco después, y en otro saque de esquina, los muchachos de Soler marcaban el gol de la victoria. Otro partido sentenciado ¿Infortunio, mala suerte, gafe? En este encuentro no nos queremos inclinar por estos adversos factores, y más bien nos inclinamos, sin que el equipo desarrolle mal juego, por pensar que hace falta el hombre u hombres resolutivos, que puedan sacar partido del juego, ya que la afición quiere y desea goles.

Del Toledo ya hemos dicho que juega bien el balón, pero que le falta lo esencial, capacidad rematadora, y cabe destacar a Carrillo, Asunción y algunas buenas cosas de Polo. El Cacereño se ha presentado como un equipo que, en verdad, demuestra la posición que ocupa, sin mentalidad y sin juego, dedicado solamente a defenderse y aprovecharse de la veteranía de sus jugadores en las dos únicas ocasiones que han tenido de gol. Poco para un equipo que aspire a salvarse del descenso. Destacamos a Ordóñez y a Chovi, junto a algunas buenas intervenciones de Martínez-Vidal.

El Toledo botó nueve saques de esquina, por la misma cantidad de sus contrarios. Empate en todo, menos en goles, lo que viene tan bien al Cacereño, al que los viejos aficionados locales no conocen ni en su sombra al de antaño.

Los córners jugaron una mala pasada al Toledo…


Compartelo en Twitter


Últimos resultados