Club Deportivo Toledo

En Toledo son las 23:47:06 del 10/07/2020

Contacta con el Club en el correo contacto@cdtoledo.es o en su página oficial www.cdtoledo.es


Próxima jornada


LA HISTORIA               + artículos -->

Luis Cardeña Gálvez
24/02/2020
TEMPORADA 1970/71: TOLEDO 0 – ALCALÁ 0.
 
 

TEMPORADA 1970/71: TOLEDO 0 – ALCALÁ 0


El árbitro y los postes, el mayor enemigo del Toledo

A poco del final, después de concederlo, le escamotearon un claro penalti

El Alcalá no hizo méritos para el punto

Crónica realizada por Ángel Friginal, publicada en el diario “El Alcázar” el 11 de enero de 1971



Con buena tarde y aceptable entrada en Palomarejos, se celebró el primer encuentro liguero del presente año y el último de la primera vuelta, correspondiente a la Primera Categoría Regional.

Alineaciones

Alcalá:
Navarro; Víctor, Roberto, Esteban; Caborana, Santamaría; Frial, Fernando, Sevilla, Santi y Catalá.

CD Toledo: Lara (López); Rivero, Lafuente, Calero; Loren, Orive; Bonillo (Vergara), Mayoral, Bozque, Mayor y Eusebio.

Arbitraje e incidencias

Dirigió la contienda el señor Rodríguez Domínguez, auxiliado en las bandas por Gil Pintado y Rubinos. Su labor, y sin ánimos de desmerecer al Colegio de Árbitros, no nos podemos explicar, por mucho que le demos vuelta, cómo es posible de que a ciertos señores les puedan dar la responsabilidad de dirigir un encuentro cuando no se está apto para ello, como nos lo demostró suficientemente, y que aunque el respetable no lo abroncó desde el principio, es poco aleccionador para él y para sus auxiliares que el primer tiempo lo concluyera cinco minutos antes, y después, en la continuación, o prolongara ocho minutos.

Por esto, con ser mucho, no lo es todo, ya que pocas veces, al menos en este campo de Palomarejos, hemos visto que un árbitro concediera penalti para después de tolerar y consentir ser zarandeado por los alcalaínos, se volviera atrás y todo quedar en un libre indirecto dentro del área. Se pueden imaginar ustedes lo que a continuación sucedió. El público perdió, y en esta ocasión con toda la razón, la calma, y aunque sólo faltaban dos minutos para el final, ya decimos que el encuentro lo prolongó ocho minutos más, y cuando el balón estaba cerca de los vestuarios.

Bochornoso y lamentable, señores, y una verdadera pena los incidentes que todo esto lleva consigo, y menos mal a la fuerza pública, que si no muchos nos hubiéramos temido que el caso hubiera degenerado en un triste suceso.

En fin, creemos que con esto queda suficientemente resumida la actuación del verdadero protagonista del encuentro, y que desgraciadamente se viene repitiendo una y mil veces en todos los campos de la nación.

Nueve saques de esquina efectuó el Toledo, por cuatro de los complutenses.

Se jugó a ganar, pero no hubo suerte

A fuer de ser sinceros, les pido a ustedes que me crean lo mismo que cuando se trata de criticar duramente las actuaciones del once local en pasados encuentros, hoy no ha merecido ceder un punto a su adversario, que tan sólo atacó con peligro en el minuto uno, cuando un centro de Esteban es rematado por Sevilla, y el balón rebota en el larguero, saliendo fuera. En el resto, sólo se dedicó a achicar balones y a ser aliado de la suerte, cuando en los minutos siete y nueve, Bozque está a punto de marcar, pero el gol no viene, ni siquiera en esa peligrosa serie de cuatro córners de seguido, que sería finalmente despejado.

Cómo serían los ataques de los colorados, que no habíamos caído en la cuenta de que Lara, a los treinta minutos, se retira lesionado, ocupando su lugar López, que tiene que intervenir poco.

Con el corte de cinco minutos -¿censura del señor Rodríguez Domínguez?- se llega al descanso.

El Toledo, aunque su delantera no se caracteriza y pronuncia mucho, se vuelca materialmente sobre los dominios del área alcalaína, y esta presión se estrella una y otra vez en la defensa visitante, que no duda en ceder a corner cuando lo cree necesario. Vergara cede su puesto a Mayoral, y los avances verdes se suceden, y la desgracia vuelve de nuevo cuando, a los treinta minutos, falta sacada por Rivero y precioso remate de cabeza de Bozque, que repele el poste derecho de Navarro. Luego sería Bonillo, en un centro-chut, el que vería cómo el balón pega en el larguero. Se aproxima la jugada clave y el “fin de fiesta” de Rodríguez Domínguez. Lo narraremos, merece la pena, aunque sólo sea para la historia. Se jugaba el minuto cuarenta y tres de esta segunda mitad, a tan sólo dos del tiempo reglamentario. Bozque se apodera del balón en posición de extremo izquierda y centra, su centro es recogido por Eusebio que, solo ante Navarro, se presta a rematar cuando es trabado y derribado por los defensas. Penalti, no hay duda, y así lo entiende el árbitro, que ante el tono amenazador de los visitantes y el corrillo que se produce, se vuelve atrás. El resto, ya lo saben…

Del Toledo, nos gustó hoy su voluntad, y mejoró en lago su juego de ataque, al que le hace falta, por lo visto hoy, más suerte y confianza en sí mismo.

El Alcalá, desde el principio, fue conservador, y Santamaría fue un defensa más. Muy batalladores todos, pero poco peligrosos, que se encontraron con un positivo obsequio “made in” Rodríguez Domínguez.

Como final, y como todo no puede ser nefasto, la directiva del Toledo tuvo un bonito gesto, cuando haciendo portadores a los dos equipos de muchos balones, se los entregaron a los niños de la Residencia Provincial, ante la gran alegría de los pequeños y el beneplácito de todos los aficionados.


Compartelo en Twitter


Últimos resultados