Club Deportivo Toledo

En Toledo son las 11:33:28 del 24/02/2020

Contacta con el Club en el correo contacto@cdtoledo.es o en su página oficial www.cdtoledo.es


Próxima jornada


EXTOLEDANOS ILUSTRES               + artículos -->

Redacción
25/07/2019
2003: FERNANDO CALDERÓN.
 
Foto ilustrativa del artículo
 

FERNANDO CALDERÓN


Fernando Calderón, entrenador del CD Toledo: “Me da miedo fracasar y hacerlo mal”

Entrevista realizada por Rosa Abellán, publicada en “El Día de Toledo” el 15 de octubre de 2003



Fernando Calderón lleva casi dos meses al frente del CD Toledo en el plano técnico. En este tiempo las cosas no están saliendo como él quisiera y, aunque desde el primer momento todo el mundo ha sido comprensivo por el hecho de que la plantilla comenzó a trabajar más tarde que el resto de equipos, varios días antes del comienzo de Liga, ya se están levantando las primeras voces en contra del juego del equipo, provocadas por los malos resultados que se han cosechado en las últimas jornadas, donde los números son muy negativos. El técnico ha querido hacer balance de este inicio liguero para ‘El Día de Toledo’.

-Ya hace dos meses que te hiciste cargo del equipo ¿Qué balance nos puedes hacer?

-A nivel de resultados, mal, porque decir que están siendo buenos, evidentemente, sería falso, pero a nivel de trabajo de lo que es el grupo y el club en sí, creo que bastante positivo. Pero eso, si no va acompañado de buenos resultados, no vale para nada, parece que son cosas menores. Pero si el equipo tuviese tres o cuatro puntos más, estaríamos en la zona media y el balance sería bastante aceptable.

-Por lógica ¿Esperarías estar mejor a estas alturas?

-Es complicado hacer un balance. Me gusta el día a día, y pensar lo que puedes tener de aquí a un mes no me lo he planteado nunca. Lo que sí es verdad es que respecto a los rivales que hemos tenido, esperaba algo más, pero es vierto que nos han tocado equipos fuertes con los que sabíamos que era complicado.

-¿La situación es tan complicada como parece?

-En cuanto a la tabla de clasificación no la veo muy angustiosa. Estamos abajo, pero estás a tres o cuatro puntos de la mitad de la tabla, y ganas dos o tres partidos y te colocas arriba, pero claro, hay que ganarlos. Ahora mismo lo que veo es que la situación podría empezar a ser angustiosa en cuanto el equipo no gane esos dos partidos. Lo que hace falta ahora es una victoria para despejar fantasmas y para que la angustia pase a ser un poco más de tranquilidad.

-¿El equipo está dando todo lo que lleva dentro?

-El equipo está dando bastante, pero nunca sabes dónde está el techo. Es difícil saber hasta dónde puede llegar un jugador, porque hay muchas veces que no sabes hasta dónde puedes llegar tú mismo en cualquier faceta, pero yo creo que tiene que dar más en todos los sentidos.

-¿Qué le falta ahora mismo al CD Toledo?

-Una victoria como el comer, y luego las carencias que tenemos en el equipo ya las sabíamos desde el principio. Andamos con problemas arriba. Con la lesión de Edu Benito se agravaron, luego ha llegado la de Pruden, que nos hace también quedarnos un poco cojos, pero estoy convencido que si sumamos una o dos victorias seguidas nos consolidaríamos y ganaríamos en juego.

-Hablas de lesiones ¿Hasta qué punto están siendo importantes?

-La de Pruden es pronto para valorarla, pero es un jugador con el que estaba contando y sé que a partir de ahora ya no voy a poder contar con él, y la de Edu Benito, era el delantero diferente que había, porque tenemos a Aroca, Sergio e Iván Peñaranda, que son de una misma característica, y Edu era un poco el que marcaba la diferencia en cuanto a hacer otras cosas distintas. Las bajas de esta gravedad y calibre siempre se notan para mal. La repercusión ya la veremos con el tiempo.

-¿Te has planteado el sistema o la forma de jugar?

-Posibilidades hay. Lo puedo hacer mejor o peor, pero nunca me voy a quedar con los brazos cruzados, porque soy muy inquieto en todo. Parezco tranquilote, pero muchas veces soy inquieto por dentro y siempre estoy dándole vueltas a las cosas. Sí me planteo cosas, y quizás vamos a tener que hacerlo. El domingo ya lo hicimos. La gente pedía dos delanteros y lo hicimos, y tampoco fue la solución. No sé, pero sí me planteo buscar alternativas y tratar de cambiar.

-¿Se puede estimular de alguna forma a la plantilla en este momento?

-No es fácil, pero no debemos perder el entusiasmo. Si ellos y yo lo perdemos estamos perdidos ya, porque luchando puedes perder, pero si no lo haces estás perdido. El equipo no debe perder el entusiasmo y pensar que cada domingo es una oportunidad nueva que tenemos de sacar esto a flote. El domingo en Miranda tenemos una oportunidad y debemos agarrarnos a ella como a un clavo ardiendo. Debemos tratar de traernos los tres puntos o uno, pero que la gente sepa que estamos en un club bonito, aun con problemáticas, y que no todos los años vamos a tener la oportunidad de estar en un equipo así.

-El domingo se escucharon silbidos en el Municipal Salto del Caballo ¿Te preocupa? ¿Y hasta qué punto?

-Me preocupa pero no por mí. Llevo ya años entrenando y ya sabemos lo que pasa en el fútbol, que la culpa es siempre para el árbitro o para el entrenador. En cuanto a mí, no me preocupa, pero sí en cuanto a la propia gente, a que la afición se sienta desencantada, porque una cosa que da pavor, miedo, es hacerlo mal. Prefiero no hacerlo antes que mal. Me da miedo fracasar y que la gente se sienta decepcionada por el equipo y por mí.

-Anímicamente ¿Cómo te encuentras?

-Yo bien. Después del partido te encuentras mal, pero soy una persona que me levanto muy rápido. A mí las cosas no me suelen dejar cicatriz y los golpes los asumo bien. El día que aquí, o donde sea, me dicen, por ejemplo, que me tiene que dar una paliza, lo que quiero es que me la den ya.

-¿Eso significa que te esperas alguna medida negativa por parte de la directiva?

-Ahora mismo reconozco que me sorprendería. No sé si realmente ellos creen que al equipo se le podría sacar más rendimiento. No me espero nada negativo, sinceramente, pero también sé que si el equipo no gana varios encuentros seguidos va a llegar un momento en que la confianza y paciencia se van a terminar. Está claro que cuando algo no funciona hay que buscar culpables, porque no se piensa esto no funciona pero se está haciendo bien, y el culpable ya sabemos quién es. Me sorprendería, pero tampoco iba a ser algo tan sorpresivo y sé que puede llegar en cualquier momento.

-¿El campo incide en el juego?

-Está mal, pero llega el domingo el Atlético y, sin hacer un gran juego, la toca bien, pues la gente se pregunta si es el campo o nosotros. No lo podemos utilizar como argumento para decir que no ganamos por el campo. Está mal y se podía hacer mejor fútbol, pero no es el argumento principal.

-¿Te sientes culpable de algo?

-En función a lo que el equipo está haciendo yo me pongo siempre culpable. En ese sentido soy de los que no me dejo ayudar y reconozco que siempre me pongo por delante. Hace unos días tuve una hora de monólogo con los jugadores y les dije que todo lo que os diga yo voy por delante. Creo que cuando un equipo no funciona, lo dido sinceramente y aún echando tierra contra mi propio tejado, el primer culpable es el entrenador porque es el encargado de encauzar eso, lo mismo que creo que si una familia es un desastre la culpa es del padre.

-¿Hay tiempo para cambiar el rumbo?

-Sí, en ese sentido estoy tranquilo, porque quedan muchos puntos por delante y hay tiempo, pero yo tampoco quiero caer en la tranquilidad de que no pasa nada porque yo creo que en cada derrota pasa algo. Cuando las cosas no van bien no me gusta la tranquilidad. Si algo no va bien, hay que saber lo que se está haciendo mal y por qué.

-¿Te arrepientes de algo desde que estás aquí?

-Soy de arrepentimientos, y si volviese a nacer cambiaría cosas, y aquí si empezase ahora mismo sé que cambiaría algo, sabiendo lo que sé. En su momento he hecho las cosas convencido, pero si se me diese otra situación, sería distinto todo.

“No voy a estar pidiendo todos los días refuerzos a la directiva”

Fernando Calderón no tiene intención de pedir refuerzos a la directiva: “Ellos saben que estamos cojos, y ahora más, pero yo no voy a pedir más porque no soy pedigüeño. Sé que hay que pedir para que te den una cosa, pero yo no voy a estar todos los días con lo mismo. Es como los jugadores, si hay que darles todos los días una patada para que entrenen, pues mal, y aquí es lo mismo. Si ellos creen que hay que traerlos, lo harán, si no tienen intención, no los van a a traer, por mucho que yo diga”.

Escuchó los primeros pitos el pasado domingo, y le preocupan, si bien tiene la conciencia tranquila. Acerca de este tema y lo que les diría a los aficionados que pitaron el juego del equipo, dijo: “Se les puede decir poco, porque digas lo que digas les sonará a palabras vanas. Ellos lo que quieren es que el equipo gane el domingo, y lo único que les puedo decir es que la intención de hacerlo bien y de ganar está ahí. El equipo quiere y yo quiero, y si las cosas no salen mejor no es por falta de trabajo, intención o actitud. Lo mismo lo que falta es aptitud, mí y del resto, pero la actitud la tenemos todos los que estamos, y lo único que puedo decir es que vamos a seguir intentándolo y que el tiempo que estemos aquí, por trabajo, intensidad y poner los conocimientos al servicio del club, no va a quedar. Otra cosa será lo que luego ocurra y no puedo prometerles nada, porque no soy de esos y sí de hechos”.

Acerca de la competición en sí, comentó que: “Creo que en breve habrá dos grupos muy diferenciados. Uno que luchará por meterse en la liguilla de ascenso y por entrar en la Copa del Rey, y otro que estará formado por los equipos de abajo. Y creo que esta separación va a suceder en breve”.

Y afirmó que el único equipo que le está sorprendiendo en estos inicios es “el Real Madrid B. Le vi en pretemporada, antes de venir aquí, y pensé que era un equipo para jugar la liguilla, lo que ocurre es que no creía que estuviese tan bien a estas alturas. Luego hay una serie de equipos, como la Ponferradina, Burgos y Atlético de Madrid B, que también están ahí”.

Aunque sabe que el domingo le espera “un hueso duro de roer” en Miranda de Ebro, no pierde la esperanza de que el equipo pueda comenzar a alzar el vuelo y que cambie la situación y el rumbo actual que ahora mismo se lleva.


Compartelo en Twitter


Últimos resultados