Club Deportivo Toledo

En Toledo son las 15:16:18 del 23/07/2018

Contacta con el Club en el correo contacto@cdtoledo.es o en su página oficial www.cdtoledo.es


Próxima jornada


LA HISTORIA               + artículos -->

Luis Cardeña Gálvez
5/07/2018
TEMPORADA 1987/88: TOLEDO 3 – FUENSALIDA 0.
 
 

TEMPORADA 1987/88: TOLEDO 3 – FUENSALIDA 0


El Fuensalida facilitó el triunfo del Toledo por sus graves errores defensivos

Crónica realizada por J. Eloy García Orozco, publicada en el diario “Ya” el 10 de mayo de 1988



Sólo regular entrada en el Municipal de Toledo, con medio día del club y flores y regalos para las mujeres, con una taquilla de 402.000 pesetas. Césped cuidado y resbaladizo y tarde muy agradable.

Alineaciones

CD Toledo:
Yuste, Antoñito, Berrio, David, Rojo, Plaza, Miguel, José Luis, Pimi, Bermúdez (Carrobles, m.58) y Garoz (Alejandro, m.45)

Fuensalida: Gómez, Maya, Salido (Santamera, m.61), Cedillo, Martín, Balmori, Almarza, García Baratas, Lupo, Sarraseca y Muñoz (Ángel, m.57)

Árbitro

García Fuentes, ayudado por Rodríguez Bellón y Palomo Gómez. Perfecto en la primera mitad, salvando que no quiso perseguir la dureza de algún jugador del Fuensalida, y regular en la segunda, sobre todo porque en el segundo tanto local, Antoñito se encontraba en línea con la zaga visitante, sin que el línea Bellón así lo entendiera. De cualquier forma, a arbitrajes de estos nos apuntamos todos los domingos. Expulsó por doble tarjeta a Pimi, en el minuto 87, y el resto de tarjetas fueron para David, Martín y Almarza. No vio una fricción entre Miguel y Maya. En este capítulo perjudicó al Toledo.

Goles

1-0: minuto 25, Salido cede en corto, muy mal, a Gómez, y Garoz, en carrera y muy atento, mete el pie, rechaza el meta y el propio delantero remacha a puerta vacía.

2-0: minuto 46, Alejandro manda al hueco para Antoñito, en línea con la defensa, avanza unos metros y sobre la desesperada salida de Gómez le bate, en plan maestro, de vaselina.

3-0: minuto 54, balón largo de David, que persigue Bermúdez, Gómez sale fuera de su área, despeja horrorosamente y el ariete toledano consigue, con poco ángulo y en posición forzada, un gran gol, también de vaselina, muy aplaudido por su belleza y maestría.

Comentario

El Toledo superó con justicia a un Fuensalida que perdió los papeles a raíz de la “gran cagada” de Salido en el primer gol, que entregó el partido cuando la defensa comandada por Martín permitió que Antoñito triunfara con un gol de la mejor escuela, aunque estuviera en fuera de juego, y que quedó sentenciado cuando Gómez realizó la segunda “gran cagada” de la tarde al regalar a Bermúdez un balón, que de haber caído en otros pies, podía haberse marchado al limbo, pero el ariete toledano mostró su categoría y temple y consiguió un tanto de los que hacen afición.

La conocida táctica del Fuensalida de “marear la perdiz”, es decir, enfriar la animosidad del rival con un juego lento, con mucha circulación de balón en defensa –con el descentrado e irregular Martín de pivote- y centro del campo, le dio frutos hasta el minuto 25, momento en el que Garoz, trabajador y peligroso, les robó el balón a Gómez y Salido y rompió todo el esquema mental visitante de aguantar y tratar de encontrar su oportunidad. El Toledo, que antes había estado sujeto, controlado y amordazado, comenzó a carburar mejor en el medio del campo, al tener menos vigilancia y obligar al error del contrario con su ‘pressing’, siendo David el hombre clave en esa parcela, teniendo el Fuensalida que comenzar a cortar los avances locales con muchas, algunas bastante duras, faltas, y abandonar sus reservas defensivas, aunque Martín se incrustó en el medio campo sin ton ni son, junto al flojo Baratas y los muy trabajadores Cedillo y Almarza.

El gol no hizo demasiada mella en las huestes de Arguedas, que adelantó sus líneas, y tres minutos más tarde disponía de una buena ocasión del abandonado a su suerte Sarraseca, en falta sacada por el técnico, individualista y poco efectivo Lupo, mandando alto aquél en la misma boca de gol, y ocho minutos más tarde, en un servicio por la izquierda de Balmori, que Cedillo cabeceó al larguero, aunque pudo marcharse al descanso con dos goles en contra, tras buena jugada de Bermúdez, con pase a Pimi, que sólo ante Gómez no le pudo batir por la agilidad de éste.

El lesionado Garoz había dejado su puesto a Alejandro, y nada más reiniciarse el juego, un balón largo de éste lo culminó Antoñito, quien estaba en línea, con un gol de hombre técnico, cuando él no lo es, aunque con la colaboración de la nuevamente descolocada zaga del Fuensalida. La sentencia llegaría ocho minutos más tarde, con el ya relatado exquisito gol de Bermúdez y la aquiescencia de Gómez. Con el partido decidido, el Fuensalida hizo que el Toledo se replegara, y eso facilitó que llegaran los contragolpes locales, en dos de los cuales, Antoñito volvió a la cruda realidad de su ausencia de clase, porque mandó a las nubes dos balones, que en condiciones normales muy bien podían haber acabado en las redes rivales.

El Toledo se daba por contento con el resultado y el Fuensalida volvió a tomar las riendas de la parcela ancha, aunque ya desorientado por no saber cómo salvar la muralla defensiva. Regresaba a sus orígenes, es decir, “jugar a la taba”, sobar y manejar el balón a la perfección, esconder sus intenciones y poner sobre aviso a Yuste con tiros lejanos, que era muy poco para acortar diferencias y marcharse con mejor sabor de boca.


Compartelo en Twitter


Últimos resultados