Club Deportivo Toledo

En Toledo son las 13:25:05 del 20/06/2018

Contacta con el Club en el correo contacto@cdtoledo.es o en su página oficial www.cdtoledo.es


Próxima jornada


EXTOLEDANOS ILUSTRES               + artículos -->

Redacción
31/05/2018
2002: TOLEDO IMPERIAL.
 
Foto ilustrativa del artículo
 

TOLEDO IMPERIAL


El Toledo Imperial está a sólo dieciocho mil euros del milagro

Artículo realizado por Carlos Muñoz, publicado en “El Día de Toledo” el 8 de julio de 2002



El Toledo Imperial se encuentra muy cerca de la desaparición, a no ser que lo remedie un milagro o que alguna entidad ponga encima de la mesa los dieciocho mil euros que necesita este equipo para volver a saltar a la arena del Campo del Arroyo, en la Primera División Autonómica.

Este año el equipo ha logrado una magistral tercera posición en su grupo, quedando sólo detrás de Los Yébenes y del Cobeja, muy superiores a todos los demás. Todos y cada uno de los jugadores han luchado hasta la saciedad toda la temporada, con la incertidumbre de no conocer su futuro y, sobre todo, si el equipo iba a tener continuidad en la siguiente temporada pero, pese a ello, han realizado, posiblemente, el mejor juego de toda la categoría.

Allá por el año 1987, cuando despareció el Toledo Promesas, un grupo de entusiastas aficionados a este deporte, tuvo la idea de fundar un club en la barriada de Santa Bárbara, repescando jugadores que, como consecuencia de la citada desaparición del Toledo Promesas, estaban sin equipo.

Esta idea fue tomando cuerpo y aquella misma temporada se funda el Toledo Imperial, militando en la Tercera Categoría Regional. Se acordó, por aquel entonces, que sus colores fueran el morado para las camisetas y el blanco para los pantalones, en lo que era una clara alusión a la bandera regional.

Los comienzos fueron bastante tristes en lo que la economía del club se refiere, pues se encontraban con el grave problema del pago en las entradas de los partidos, pues el terreno de juego no estaba vallado, lo que significaba que los aficionados a este deporte, podían ver los encuentros desde fuera del campo sin pagar el coste de la entrada.

Con el paso del tiempo, y tras improvisar algunas rifas o poner un pequeño bar dentro del recinto para obtener los ansiados frutos económicos, la junta directiva, en sus ratos libres se dedicó a solucionar los problemas en el campo, tales como los baches del terreno de juego de tierra, para lo que utilizaron unos rastrillos sujetos a los propios vehículos de las personas implicadas en el equipo, hasta lograr que el terreno de juego estuviera lo más liso posible, al igual que pusieron unas curiosas lonas para impedir la visión a quienes querían ver el fútbol desde fuera.

Con el paso del tiempo y los minutos de buen fútbol, se puso nombre al campo, ‘El Arroyo’, donde incluso hoy se siguen jugando los partidos de la categoría y en el que todos los aficionados del Toledo Imperial guardan un trocito de su corazón.

En 1989, la Delegación Provincial de la Consejería de Educación y Cultura, concedió una subvención de cinco millones de pesetas para solucionar todos los problemas de las infraestructuras del campo, siendo aquel mismo año en el que se logró el ascenso a Primera Regional Preferente, manteniendo desde entonces esa categoría, aunque con el nombre de Primera Autonómica, a excepción de la temporada 1993/94, en la que se descendió a Primera Regional Ordinaria, como consecuencia de haberse afiliado al CD Toledo, junto con la UD Santa Bárbara, que al perder la categoría este último, supuso el descenso automático del Toledo Imperial.

El momento deportivo más brillante del equipo se produjo en la temporada 1996/97, en la que quedaron subcampeones del grupo, lo que dio la posibilidad de jugar el ascenso a Tercera División, aunque a la postre no se pudo lograr la gesta.

Al equipo siempre le ha motivado la afición deportiva y la de crear situaciones en las que todos, directivos y jugadores, pudieran disfrutar de un deporte que apasiona y como fruto del trabajo que han realizado a los largo de toda su historia.

No todo, por desgracia, han sido momentos alegres, quizás como pueda ocurrir dentro de siete días si no lo remedia un milagro, con la desaparición del equipo, pues, a no ser que alguna entidad aporte tres millones de pesetas, el conjunto que preside Vitorino Ramos de verá abocado a la desaparición y a pervivir en el recuerdo y en la retina todas esas acciones que pasarán a la historia, máxime cuando los futbolistas que han defendido la camiseta del Toledo Imperial han luchado hasta la saciedad para ver cómo sus colores estaban los más arriba posible.

Actualmente el equipo cuenta con doce mil euros de ingresos. El equipo recoge ciento cincuenta mil pesetas en los abonos, quinientas mil por la publicidad de las vallas, doscientas cincuenta mil por los anuncios en los carteles de los encuentros, doscientas mil por los ingresos en las taquillas a lo largo de todo el año, doscientas cincuenta mil por los beneficios del bar, doscientas mil por las rifas de los partidos, y doscientas mil pesetas más por las subvenciones de las diferentes entidades públicas.

Todo esto queda muy vacío si observamos que el equipo cuenta con unos gastos muy superiores. Un millón de pesetas por los arbitrajes, trescientas cincuenta mil pesetas por los desplazamientos, ciento cincuenta mil en gasolina, doscientas mil de las fichas federativas, y casi cuatro millones de pesetas en las gratificaciones a los jugadores, entrenador y posibles gastos a lo largo de toda la temporada, es decir, más de tres millones de pesetas de déficit, lo que imposibilita la permanencia del equipo, a no ser que cuente con un patrocinador.

Vitorino Ramos, presidente de la entidad, ha intentado por activa y por pasiva la salvación del equipo. Para ello ha contactado con dos empresas privadas, una en Madrid, a la que se le ha pasado detalladamente todos los problemas económicos del equipo, y que aún no ha dado una respuesta. El segundo de ellos ha sido Emiliano Carballo, tradicional hombre de fútbol, y que también ha mostrado su interés por salvar al equipo, aunque de momento, todos siguen a la espera del problema para poder contar con este equipo en la Primera División Autonómica un año más, y hacer, nuevamente, las delicias de todas aquellas personas que sienten el fútbol muy dentro, en especial en la barriada de Santa Bárbara, en la que esta gran cantera de jugadores ha logrado emocionar a los aficionados por la característica garra que ponen en su juego, que puede quedarse sin continuidad.

El Toledo Imperial ha realizado curiosas actuaciones, como es el caso de la contratación de jugadores asiáticos en un intercambio deportivo, a los cuales aún recuerdan los aficionados por su juego diferente y por la entrega que mostraban en todas y cada una de las acciones que llevaban a cabo.

Luis Alfonso, mítico portero del Caja Toledo de fútbol-sala, ha sido otro de los jugadores que llegaron a jugar en este equipo, al igual que Miguel Ángel Falcón, un toledano que probó suerte en el Atlético de Madrid y que está triunfando en el mundo del fútbol, y a quien todos auguran una gran éxito en el futuro.

El Toledo Imperial ha probado mil y una formas de poder mantener al equipo, evitando de esta forma la desaparición de los terrenos de juego. Aunque la Diputación de Toledo y el Ayuntamiento han prometido ayudas a este equipo para intentar el milagro, desde el club todos siguen a la espera de que se produzca la llegada del mismo, que no tiene visos de consecución, pero como la esperanza es lo último que se pierde, Vitorino Ramos aseguró que, “sin duda alguna, este podría ser el mejor resultado a toda una trayectoria deportiva que, para mí, ha sido brillante, pues hemos contado con varios equipos a lo largo de toda nuestra trayectoria, aunque por culpa del dinero, hemos tenido que ir prescindiendo de algunos de ellos”.

El equipo ha contado, en sus momentos brillantes, con un conjunto en la Segunda División Autonómica, dirigido por Mariano Martín Sánchez, entre otros. Un Juvenil Nacional A, dirigido por David Rodríguez, que actualmente entrena al Toledo de División de Honor, continuando con su prometedora trayectoria deportiva. Un Juvenil Provincial B, con Rodolfo Fernández del Cerro sentado en el banquillo. Un Juvenil Provincial C, con Carlos Moreno Guerrero en el banquillo.

Las categorías de la base ha sido otros de los puntos que más ha mimado el Toledo Imperial, teniendo un equipo cadete que ha triunfado durante tantos años en esta categorías, y de los cuales, varios siguen augurando grandes éxitos deportivos en sus trayectorias. También han tenido un equipo infantil, con chicos entre los doce y los trece años, los alevines de diez a once años, y los benjamines de ocho a nueve años, en lo que ha sido, sin lugar a dudas, una de las más brillantes canteras de fútbol de la ciudad.

En definitiva, uno de los equipos con más historia dentro del mundo del fútbol puede verse abocado que otros míticos, como el Caja Castilla-La Mancha en fútbol-sala, o el CEI en baloncesto, terminado con décadas de ilusión por culpa de tres millones de pesetas, que es en lo que se ha cifrado la salvación del equipo. Tanto Vitorino Ramos, presidente de la entidad, como Ángel Friginal, uno de los grandes directivos, siguen esperando la famosa llamada de la salvación en el despacho del campo de los éxitos, ‘El Arroyo’.


Compartelo en Twitter


Últimos resultados