Club Deportivo Toledo

En Toledo son las 00:32:17 del 18/11/2018

Contacta con el Club en el correo contacto@cdtoledo.es o en su página oficial www.cdtoledo.es


Próxima jornada


LA HISTORIA               + artículos -->

Luis Cardeña Gálvez
7/05/2018
TEMPORADA 1987/88: ILLESCAS 1 - TOLEDO 2.
 
 

TEMPORADA 1987/88: ILLESCAS 1 - TOLEDO 2


Sin brillantez y con cierta comodidad, el Toledo cumplió el pronóstico

Illescas acusó las bajas de Caballero, Orgaz y Mulas

Crónica realizada por J. Eloy García Orozco, publicada en el diario “Ya” el 12 de enero de 1988



Buena entrada en el Municipal de Illescas, con media jornada económica -350.000 pesetas de recaudación, según fuentes oficiales- con muchos seguidores toledanos. Mañana de calor y terreno duro, pero en buen estado.

Alineaciones

Illescas:
Alex, Canete, Alonso, Girón, González, Miguel Ángel, Agustín (Carrillo, m.46), Ayllón (José Antonio, m.80), Villa, Félix y Payo.

CD Toledo: Fernando, Carrobles, Miguel, Pimi (Chema, m.80), Alejandro, Rafa, Peña (Antoñito, m.91), José Luis, Plaza, Rojo y Berrio.

Árbitro

Vargas Fuentes, auxiliado por García Fernández y Martín de Bernardos. En un partido de gran deportividad, el principal estuvo mal situado, sin reservas físicas en la segunda parte y mostrando las tarjetas mal y a destiempo, que vieron Girón, Pimi y Ayllón, cuando Félix o Miguel Ángel debieron verla. Lo único que le hubiera faltado es que influyera en el marcador, aunque perjudicara más al cuadro visitante que al local.

Goles

0-1: minuto 24, Alejandro trata de salir de varios regates, tira, rechaza en un defensa y el balón llega muerto a los pies de Miguel, que tira fuerte y marca, llegando Alex a tocar.

0-2: minuto 59, combinación entre Plaza y Pimi, éste cede a Rafa, que marca de tiro raso y cruzado.

1-2: minuto 90, despeje en corto de la zaga y Girón engancha un tan duro como preciso disparo, ajustado al palo derecho.

Comentario

El Toledo fue con la vitola de favorito y cumplió con el pronóstico, aunque caro le pudo costar su conformismo en la media hora final, así como su altanería de creerse que el Illescas no marcaría ningún gol. Gracias puede dar a que Girón enganchó el gol cuando el tiempo se cumplía, porque el cuadro de Calderón había cedido no sólo el campo, sino ganas, ideas e intención de dominar.

Las bajas de Caballero, Orgaz y Mulas fueron todo un mal presagio para las huestes de Julián Gil Laborda, que a pesar de tener la contrapartida de que el Toledo no contaba con Mayo, David, Bermúdez y Garoz, fue claramente inferior y dio la sensación de saberse muy inferior y buscar el empate inicial, porque ni siquiera con el gol en contra marcado por Miguel dio señales de vida, y sólo cuando el Toledo cedió en su empeño –cuando logró el segundo tanto- vio abiertas las puertas de presionar más e intentar sorprender a Fernando.

La partida en el centro del terreno se decantó por la excelente labor del enrachado y brillante Alejandro, siempre secundado por un José Luis que parece haber reencontrado su moral en la posición de libre. El domingo fueron ambos las figuras de un Toledo que no convenció, pero que demostró tener el carisma y la personalidad que años atrás le han faltado. Ni se inmutó cuando en el minuto tres, Ayllón estuvo a punto de sorprender a Fernando, o un minuto más tarde, cuando tiró demasiado esquinado el mismo jugador. El Toledo siguió dominando en defensa, con José Luis atentísimo a los cruces y construyendo las jugadas desde atrás. Rojo y Berrio muy firmes y seguros en las marcas, Carrobles sin perder de vista a Payo, y Peña, Plaza y Rafa, buscando siempre a Alejandro.

Inferioridad

La ingente labor de Félix, más en tareas de contención y menos de construcción, no tuvo continuidad en el disminuido Agustín y el apagado Miguel Ángel, mientras que Villa, Payo y Ayllón constituían poco peligro para la asentada zaga toledana, aparte que se perdían en escarceos inútiles. Los defensas trataban de apoyar a su centro del campo, pero sus intentos eran baldíos.

Con el 0-1 del descanso, Gil Laborda cambió el esquema táctico y mandó a Girón y González para delante, dejando como hombres más retrasados a Carrillo. Con ello, lo más que consiguió, fue que el Toledo buscara el contragolpe, que le salió en el minuto 58, pero Miguel lo debió de ver tan fácil, que falló el gol de cada domingo, aunque un minuto después, Rafa tenía más sangre fría y apuntalaba el resultado, dejando un poco más frío al casi desarbolado Illescas.

El Toledo lo creyó todo hecho, Alejandro perdió fuerzas y el talismán que le acompaña en los últimos encuentros, y por coraje el cuadro local se fue un poco más adelante, también animado al ver la desgana y apatía que más de un toledano dejó entrever. Parecía contentarse con el 0-2 el Toledo, aunque notando su técnico, que tuvo que pegar más de un par de voces para estimular, o intentarlo por lo menos, a los suyos, mientras en el banquillo local se animaba a Girón, González y compañía para que entregaran las pocas fuerzas que quedaban. Girón, antes de logar el gol en el minuto 90, lo intentó desde lejos, pero era insuficiente para sorprender al cada día más firme Fernando. El Toledo había aprovechado las ausencias contrarias, aunque lo había hecho de forma desigual y sin brillantez.


Compartelo en Twitter


Últimos resultados