Club Deportivo Toledo

En Toledo son las 15:34:48 del 23/07/2018

Contacta con el Club en el correo contacto@cdtoledo.es o en su página oficial www.cdtoledo.es


Próxima jornada


LA HISTORIA               + artículos -->

Luis Cardeña Gálvez
22/01/2018
TEMPORADA 1980/81: TALAVERA 4 – TOLEDO 0.
 
 

TEMPORADA 1980/81: TALAVERA 4 – TOLEDO 0


La superioridad talaverana no se tradujo en juego brillante

El partido, como un trámite que era, aburrió a los espectadores

Crónica realizada por Elmart, publicada en el diario “La Voz del Tajo” el 22 de abril de 1981



Ni los más ilusos, o los más optimistas, podían en esta ocasión esperar una victoria del Toledo o que, simplemente, el equipo de la capital crease problemas al Talavera en este encuentro, uno más y tal vez el que a priori tenía menos interés de todos los jugados en su ya largo historial, dadas las circunstancias de ambos equipos. Y efectivamente, ni el Toledo le creó el más mínimo problema al Talavera, ni el Talavera hizo tampoco el partido brillante que la inocencia y la deportividad de sus contrarios le hubieran permitido hacer. Fue, por lo tanto, un puro trámite este encuentro, que el Talavera afrontó con toda tranquilidad y sin excederse en el esfuerzo, y que el Toledo aguantó como un trago más en la amarga copa que la Liga le está obligando a apurar esta temporada.

Arbitraje

Del colegiado castellano señor Pérez Gómez. No estuvo acertado, en líneas generales, aunque sus decisiones no afectaron al resultado final, pero se equivocó demasiadas veces para que se le pueda calificar de buena su labor. Regular y creemos que ni tanto como eso merece su labor.

Alineaciones

Talavera CF:
Bernabé, Merino, Cambero, Iglesias, Carlos, García Ruiz (Ferrer, m.46), Angelín, Trigueros (Pepín, m.29), Del Rivero, Casanova y Vázquez.

CD Toledo: Fernando, Ocaña, Manolo, Miguel, Polo, César, Raúl, José Luis, Dierking, Alfredo (Carlos, m.83) y Verdugo.

Goles e incidencias

1-0, minuto 12: centra Del Rivero y Angelín marca de cabeza el primer gol, pese a tocar un defensa con la cabeza el balón, sin lograr despejarle.

2-0, minuto 16: penalti por mano de un defensa toledano, que a nosotros nos pareció totalmente involuntaria y, por lo tanto, rigurosísimo el penalti. Lo tira Angelín, engañando al portero, marcando el segundo gol del Talavera.

3-0, minuto 49: Ferrer recibe un pase de un defensa verde, se mete hasta la línea de gol y centra raso y en corto, para que Casanova fusile a Fernando.

4-0, minuto 70: Merino se cuela hasta el fondo y su centro es rematado por Vázquez.

Calor, buena entrada, con media jornada económica y, a veces, silbidos del público por la poca brillante actuación del equipo de casa ante tan flojo adversario.

Cuando falla el interés

Cuando falla el interés, suele pasar lo que ha pasado en este partido, que no hay color, que los jugadores no se esfuerzan y que, aunque consiguen lo principal que es la victoria, no complacen al público porque no se esfuerzan lo que éste quisiera. El partido, sobre el papel, era fácil para el Talavera. Y el Talavera salió convencido de ello. Después, en el terreno de juego, se vio que efectivamente no había peligro alguno y el Talavera se acogió a la ley del mínimo esfuerzo. Algo no muy bien entendido, porque los jugadores se deben al público y tiene que poner el máximo interés en, al menos, jugar lo mejor posible para complacer a quien paga, que en esta ocasión éramos todos, ya que se hacía media jornada económica en este encuentro. Pero la verdad es que ante el inocente y nada peligroso Toledo, el Talavera lo vio sin duda tan fácil, que renunció al lucimiento y jugó un partido práctico y aplicando la ley del mínimo esfuerzo. Pensó, sin duda, que con eso le bastaba para ganar, y no se equivocó. Pero el público merece más atención.

Mal los cambios

Creo que, aunque el entrenador lo hiciese con la intención de ver si se animaba el juego y el Talavera funcionaba mejor, no fue nada acertado el cambio de la primera parte de Pepín por Trigueros. Pepín es, indudablemente, un gran jugador, pero al que en estos momentos le sobran kilos y años. Si el partido estaba ya decidido, porque ganaba el Talavera por dos a cero, no vemos el por qué quitar a Trigueros, jugador joven que lo que necesita son partidos y confianza, para sacar a Pepín, que en este partido no era preciso. Trigueros debió jugar hasta el final, bien o mal, eso es lo de menos, pero la victoria, con dos goles a favor en el momento del cambio, estaba casi asegurada ante un Toledo que lo que más difícil tiene siempre es el lograr marcar goles. Entonces no fue nada acertado el quitar a este jugador de la cantera para sacar a un veterano superclase, sí, pero que no era necesario y menos a costa de quitar el sitio a un jugador de la cantera.

Tampoco el otro cambio, de García Ruiz, sustituido en el descanso por Ferrer, fue acertado. Quizá no estaba jugando bien García Ruiz, pero es jugador valiente y voluntarioso, y necesita partidos. Por eso creemos que si se quería dar una oportunidad a Ferrer, que lo sustituyó, éste podía haber sustituido a cualquiera de los otros defensas, que juegan como titulares en todos los partidos, con lo que se les hubiera proporcionado un descanso, y la solidez del equipo no hubiera sufrido nada con el cambio, dada la flojedad del contrario. El cambiar a Trigueros en la primera parte puede influir en su moral, lo mismo que quitar en el descanso a García Ruiz, para sacar en su puesto de centrocampista a Ferrer, no fue acertado, y no porque nos parezca mal la alineación de Ferrer, sino porque pudo ser otro cualquiera el sustituido sin que el equipo se resintiese.

Destacados

Angelín, Del Rivero y Carlos, fueron, tal vez, los más destacados del Talavera. Merino, pese a que ha perdido velocidad y cintura, hizo cosas que nos hicieron recordar a aquel Merino que, jugando de defensa, era un efectivo atacante más tantas veces. Muy bien Bernabé en las pocas veces que tuvo que intervenir, aunque en una salida no llegó al balón y tuvo suerte en la excesiva inocencia de los atacantes toledanos. Bien Cambero e Iglesias, y cumplieron los demás, en un partido de ninguna dificultad para ellos.

El Toledo, al que faltaban al parecer cuatro titulares, fue una sombra de equipo, donde solamente, a veces, los veteranos Manolo y Ocaña daban atisbos de su clase. Pero es un cuadro tan bisoño y facilón para cualquier contrario, que no es extraño su poco acertado papel en esta Liga, en la que sus abnegados directivos están apurando, jornada tras jornada, la copa de la amargura de un inevitable descenso a Regional Preferente. De verdad que lo sentimos y que Toledo merecía mejor suerte en esta lid deportiva del deporte rey.

En resumen, partido aburrido a más no poder, con fácil victoria del Talavera, que tampoco hizo cosas extraordinarias antes sus fáciles contrarios. Es muy probable que si la rotundidad del tanteo no hubiera servido de contrapeso, el malhumor de los espectadores por la escasa calidad del juego presenciado, los pitos hubieran sonado frecuentemente. Pero se logró lo más importante, la victoria, con facilidad, y eso hizo olvidar lo otro. Está bien y aceptamos que eso es lo más importante, pero nosotros debemos decir la verdad. Y la verdad es que en cuanto a fútbol de calidad, no lo hubo en este choque Talavera-Toledo, que será el último en competiciones oficiales, esperamos que no por mucho tiempo. Y con el deseo de que nuestros paisanos de la capital recobren pronto la categoría nacional que tiene perdida, cerramos esta crónica de un último, por ahora, Talavera-Toledo, que deseamos se repita lo antes posible.


Compartelo en Twitter


Últimos resultados