Club Deportivo Toledo

En Toledo son las 23:11:39 del 24/11/2017

Contacta con el Club en el correo contacto@cdtoledo.es o en su página oficial www.cdtoledo.es


Próxima jornada


LA HISTORIA               + artículos -->

Luis Cardeña Gálvez
13/11/2017
TEMPORADA 1980/81: ARGANDA 3 - TOLEDO 2.
 
 

TEMPORADA 1980/81: ARGANDA 3 - TOLEDO 2


En la segunda parte, el Toledo mereció la victoria (3-2)

Por error arbitral, Arganda injusto vencedor

Goles toledanos de Casado y Monzón

Crónica realizada por Ángel Friginal, publicada en el diario “La Voz del Tajo” el 31 de diciembre de 1980



En el campo municipal de Arganda, en tarde más que fría, y con regular entrada en sus graderíos, el Arganda se anotó la victoria al derrotar por tres goles a dos al Toledo, tras haberse adelantado en la primera parte con dos goles a su favor.

Arbitraje

Del señor Mingallón González, del colegio castellano. En exceso casero, pues en los lances decisivos ‘barrió’ todo lo que pudo, precisamente, en la consecución del tercer gol del Arganda, y que daba el triunfo a éstos a cuatro minutos del final, cuando previamente había existido un claro corner a favor del Toledo, en disparo de Javi Pérez que desvió un defensa, evitando el gol claro y señalando saque de puerta, produciéndose, a renglón seguido, un corner sobre el portal de Samperio, que sí ‘vio’, originándose el gol. Con algo más de autoridad, mostró la cartulina roja y amarilla, al mismo tiempo, al autor del gol del triunfo, pero ante as protestas del respetable, se hizo el ‘taco’ y se quedó en la nada. Mala arbitraje para el Toledo, e inmejorable para el Arganda, y así da gusto…

Alineaciones

CD Toledo:
Samperio, Ocaña, Polo, Alfredo, Javi Pérez, Enrique, Carlos (Verdugo, m.46), Monzón, Medina, Gabriel y Díaz (Casado, m.65)

AD Arganda: Lamela, Antonio, Pacito, Alguacil, Aguado, Ruiz, Medina, Galván, Barral, Cedillo II y Pastor.

Goles e incidencias

1-0: 16 minutos de juego, cuando el disparo raso de Pastor no puede ser interceptado por Samperio y llega al fondo de la red.

2-0: 32 minutos, cuando se señala falta contra la puerta del Toledo, que es sacada desde la banda izquierda, y aquí falla lamentablemente Samperio en su falsa y media salida, lo que da opción para que Ruiz, a placer, le bata.

2-1: 70 minutos, Casado, recién incorporado al juego, recibe de Verdugo, y de disparo cruzado y sorprendente, cuela por todo el ángulo.

2-2: minuto 80, en pleno acoso y dominio del Toledo, balón que saca Ocaña y Carlos cabecea lo suficiente para que el balón haya traspasado en más de medio metro la línea de gol, ante la alegría de los verdes y la pita dedicada por los aficionados al árbitro, reclamando que el balón no había traspasado la misma. Doy fe de la legalidad del gol, por encontrarme precisamente detrás de la portería defendida por el ex jugador y guardameta del Toledo, Lamela.

3-2: 86 minutos, y como consecuencia de la injusticia arbitral, corner contra el Toledo, y balón que llega al que debía de estar expulsado, Barral, que de tiro raso cuela por el ángulo izquierdo de Samperio el que significaba el gol de la victoria de su equipo y de lo injusto que habían sido marcador y árbitro para el Toledo.

Buen ambiente dentro de la gélida tarde, en donde los colistas se jugaban tanto, y pancarta y todo para Samperio, de sus paisanos de Arganda, que se fotografían con el equipo. Ocho saques de esquina botó el conjunto madrileño, por tres del Toledo, los mismos en la segunda parte.

Una primera parte sin talla y medida

Antes de nada, y aunque sea empezar por el final de lo acontecido en el malísimo terreno del Arganda, quiero hacer constar bien alto y claro que si en una casi siberiana tarde existen comentaristas que jamás han vuelto la cara a los elementos y siempre se han encontrado en la ‘línea de fuego’, el sacrificio no es para desvirtuar después los hechos o el clásico ‘vamos a contar mentiras’. En el momento que lo mismo sucediera, puedo afirmar rotundamente que, como los malos matadores, me cortaría la coleta y a dejar vía libre a otros más sensatos. Vaya esto dedicado a lo injusto de un resultado, por caprichosa decisión de un árbitro, que de haber señalado él y su auxiliar de la banda derecha el corner, la jugada del tercer gol del Arganda no se hubiese producido. Y si tenemos cartel de dejar en un buen lugar a los colegiados, aun habiendo perdido el Toledo, no vamos a omitir este lance, que para todos fue esencial y decisivo. También una pequeña dedicatoria a algunos de los familiares de jugadores del Toledo, que tanto al comentarista de ‘Ya’, García Martí, como a uno mismo, nos recriminaron esas lindezas de que no ayudamos al Toledo –lo que tiene uno que escuchar en este mundillo-. Mi contestación categórica, y que mantengo, fue la de que se dedicasen a ver fútbol y a no perjudicar con su excesivo cariño a los suyos, pues aquí nadie intenta perjudicar a los chicos y tan sólo ayudas reciben siempre, aunque si en el juego no han respondido, lo diremos hoy y mañana, como ayer lo hicimos con otros.

Y vamos al encuentro, en donde el Toledo se presentaba sin el sancionado César, y sin su capitán de las últimas jornadas, Manolo. Éste, como castigo a su no presentación en el entrenamiento del pasado viernes, y aquí el ‘mister’, y con toda la razón, no hace distingos con nadie, pues un equipo de categoría nacional, sea cual sea su clasificación, es más serio de lo que pueda parecer a simple vista, aunque en estas circunstancias el perjudicado sea el propio club.

Por tanto, Enrique jugaba de clásico ‘líbero’, pasando Alfredo de nuevo a la defensa y ocupando Carlos el exterior del ataque verde.

Con este dispositivo, unido a que Javi Pérez se encuentra más retrasado y en ayuda de sus defensas, se consumen los primeros minutos, en donde el frío no puede ser olvidado por nadie y sólo la exclamación del público local, cuando el centro de Galván no encuentra rematadores ante Samperio, nos vuelve a la realidad de que aquello es un encuentro de Tercera División.

Medina, con el nueve en la espalda, batalla por todo el campo con su coraje habitual, pero Lamela no es inquietado ni una sola vez, y no tarda en producirse, en frío también, el 1-0, creándose acto seguido la primera ocasión de algo de peligro para el marco del Arganda.

Sanperio, al animarse algo el Arganda, se luce en dos buenos paradones, pero su ‘pifia’ en el segundo gol, pone ya muy peligroso el resultado, que en diferencia salva el joven portero, al desviar a corner el gran chutazo del exterior local Medina, cuando ya se cantaba el tercer gol, que salvaría poco después el toledano Medina, al desviar en la misma raya de gol.

Dos goles en campo contrario y ocasiones de desgracia

Verdugo sustituye al jugador de Valmojado, Carlos, pero por lo visto en los primeros cuarenta y cinco minutos, poco se esperaba ya del conjunto de Martín Rodríguez, en donde sus delanteros poco o nada habían inquietado a Lamela, no viéndose por parte alguna al desdibujado Díaz, ni a Monzón, que tan buena impresión había causado en su debut del domingo anterior. Esto, sin duda, se veía palpablemente, pues con la brega de los voluntariosos Medina y Gabriel no era suficiente, haciéndose obligado el segundo cambio, que se produce con la entrada de Casado y salida del terreno de juego de Díaz. Revulsivo o explosión, el caso es que el pequeño ‘Maradona’ dispara muy diabólicamente y el 2-1 da otra fisonomía al encuentro. Moral e ilusión es lo que pensamos nosotros, y hasta el de Escalona, Monzón, despierta de su letargo y comienza a inquietar seriamente a la defensa del Arganda, fruto de los cual es el empate a dos goles, con un Toledo desmelenado y dominador, ante el silencio sepulcral de la fría y maldita tarde.

Dos minutos después de este jubiloso gol, la suerte es aliada por partida doble para el Arganda, pues Monzón, por dos veces, dispara como está mandado, pero la defensa salva los dos disparos en la misma boca de gol, no pudiendo asegurar si en el segundo disparo el balón fue sacado por Alguacil con su brazo, en penalti que reclamaron algunos. El caso es que el que pudo ser 2-3 se quedó en deseos, aunque el Toledo, en este ‘sprint’ final del encuentro se le veía con capacidad para marcar, y el disparo del eibarrés Javi Pérez, que se colaba por el ángulo, da en la bota de un defensor, sin que se señale el mencionado corner.

Y aquí, amigos, se acabó todo para el Toledo, que pronto encajaría en la jugada siguiente el tanto de la derrota, que repito, injusta a todas luces, pues el caserismo de Mingallón González, ni tan siquiera quiso prolongar esos minutillos que siempre se pierden en todo partido y decretó el final antes de que el minutero llegase a los cuarenta y cinco minutos exactos.

Con o sin solución, me ha gustado el Toledo en los veinte últimos minutos, lo que demuestra que no deben de perder la moral, pues jugando y aguantando así el ritmo, al meno no será esa perita en dulce y algunos de los familiares –que dichos sea de paso, y después de tantos años de fútbol, me tienen sin cuidado sus apreciaciones- que respiren con más serenidad y tranquilidad, pues lo que me pueden conocer un poquito así, saben de sobra que Friginal no atentará estúpidamente nunca contra el CD Toledo, o lo que digo suena más bien a chiste.


Compartelo en Twitter


Últimos resultados