Club Deportivo Toledo

En Toledo son las 23:05:35 del 24/11/2017

Contacta con el Club en el correo contacto@cdtoledo.es o en su página oficial www.cdtoledo.es


Próxima jornada


LA HISTORIA               + artículos -->

Luis Cardeña Gálvez
9/11/2017
TEMPORADA 1980/81: TOLEDO 1 – ATLÉTICO PINTO 4.
 
 

TEMPORADA 1980/81: TOLEDO 1 – ATLÉTICO PINTO 4


El árbitro le escamoteó dos penaltis al Toledo (1-4)

Un SOS angustioso para un histórico nacional

Crónica realizada por Ángel Friginal, publicada en el diario “La Voz del Tajo” el 24 de diciembre de 1980



En el Municipal de Toledo, con flojísima entrada, a pesar de numerosos seguidores del conjunto visitante, el Toledo cedía otros dos puntos, en esta ocasión ante el Atlético Pinto, que en la primera parte se adelantaba en el marcador con un contundente 0-3, que ya de momento sentenciaba el encuentro, ante la inoperancia y deslucida evolución de los delanteros y defensas verdes.

Arbitraje

Del colegiado castellano señor Morales Manrique. Mala, malísima su actuación, siendo, sin dudad, el peor de todos los protagonistas del encuentro, en donde sus dos errores mayúsculos lo fueron al no querer señalara dos claros penaltis en el área madrileña, cuando ya con anterioridad había señalado uno, por claras manos. Después, quiso imponer su ley con exhibición de tarjetas, que por orden cronológico las vieron: Chencho, por derribo a Díaz; Cote, por idéntico motivo, al derribar a un delantero contrario; Antonio I, al protestarle el penalti; Enrique, porque al transformarlo dijo alguna inconveniencia al guardameta madrileño, y ya finalizando el encuentro, cartulina roja a César y Paco, por agresión mutua cuando se lanzaba una falta sobre el portal toledano.

Alineaciones

Club Atlético Pinto:
Arévalo, Antonio II (Ortiz, m.85), Antonio I, Chencho, Miguel Ángel, Lucas, Lamas, José Antonio, Paco, Valiente y Vara.

CD Toledo: Samperio, Ocaña, Cote (Monzón, m.46), Manolo, Alfredo, César, Díaz, Javi Pérez, Enrique, Gabriel y Verdugo.

Goles e incidencias

0-1: los defensores toledanos, Ocaña, Cote y César, no pueden sujetar al ariete Paco, que por alto bate a Samperio en su salida, en un tremendo fallo defensivo de los locales.

0-2: treinta minutos, falta desde la izquierda que saca Valiente, y Lamas, peinando el balón, se anticipa a todos los defensores en su segundo y tremendo fallo.

0-3: 35 minutos, falta con barrera verde, que ejecuta Lucas, y el balón, al no poder ser blocado por Samperio, queda a los pies de Paco, que no tiene nada más que empujar dentro del portal toledano.

1-3: 55 minutos, y como consecuencia de la reacción local, un defensa intercepta un balón con las manos. Penalti, que lanza Enrique, engañando a Arévalo, logrando así un gol para el Toledo.

1-4: ochenta minutos, en una de las contadas incursiones visitantes de esta fase, balón desde la derecha que llega al lado opuesto, donde Valiente empuja sin mayores oposiciones al fondo de la red el que ya cerraría el marcador de la triste tarde de los locales.

Banderín para el Atlético Pinto, por su primera visita oficial al Toledo, con diez saques de esquina favorables a los verdes, por dos, tan sólo, de los vencedores sobre el marco de Samperio.

Llamada de socorro: el Toledo se hunde

Cuando ya se ha cumplido la jornada 16 de Liga, y restan aún 22 para el final, la situación deportiva, principalmente –que arrastras a la otra- no puede ser más deprimente y nefasta para el otrora extraordinario, y al mismo tiempo, histórico Toledo, que como un ‘Titanic’ de superlujo, no hay quien lo salve, pues a pesar de lo poseídos que en esta temporada estamos todos, siempre sería bueno el buscar una solución, que no puede ser de unos cuantos, que ya de antemano bastante tiene con lo ‘atrasado’, aunque la ‘herencia’ no haya sido creada por ellos mismos.

Pero sin tener que profundizar mucho en la materia, pues lo mismo nos lo explica detalladamente el secretario general, señor Ralero, en entrevista por separado, algo se tendrá que hacer, por salvar, al menos, la solera y calidad del equipo que de siempre era el que llenaba las arcas de sus contrarios.

Los animosos jugadores, noveles y veteranos, aunque menos de estos, andas todos parejos en moral y condiciones. Y así era casi inexplicable que un Chechu Ocaña, pulmón, corazón y columna vertebral de otro Toledo, fallara ostensiblemente en pases o balones, que de no verlo no hay quien se lo crea, y que se tienen que achacar más que a deficiencias del terreno o de apoyo, a la desmoralización que embarga al norteño- y así, entre el mismo jugador, Cote y César, dejan que Paco, un veterano, los gane en la acción y comience batiendo a amperio, muy bajo en esta tarde. Era ya el 1-0.

Si la defensa comienza en dar ‘ejemplo’ de su desmoralización, el centro del campo no existe, Alfredo, que encajaba mejor en la defensa, en posiciones más avanzadas no encuentra aún su sitio, y Javi Pérez no es el mismo de sus primeros encuentros, junto a que Gabriel no está tampoco en su prometedora línea, nos encontramos con unos ‘puntas’ –por eso de decir algo- a quienes les falta para esos menesteres casi todo, a pesar de los progresos de Verdugo, pues ni Enrique es útil en el vértice del ataque, ni Díaz se parece en nada al de los comienzos. Con todo lo apuntado, y ante un conjunto adversario que nada de nada dice en lo concerniente a su calidad deportiva, no extraña a los asistentes que el segundo y tercer gol se vuelvan a encajar, y así todos los intentos que se hacen para llegar a los dominios de Arévalo, no lleven ni el más mínimo asomo de peligro.

Tres goles en contra, marcados a un equipo que como el Toledo no dispone de capacidad ofensiva, era ya casi la sentencia, aunque restaban todavía cuarenta y cinco minutos.

Y tras el final, sigue sonando la llamada de socorro

El también deslucido Morales Manrique, da de nuevo la señal de partida con un nuevo jugador en el Toledo: Carlos González Monzón, natural de Escalona, y que sustituye a Cote. El debutante, por ese brío y buenos deseos que deben acompañar al que quiere agradar, es un pequeño revulsivo y, dentro de los que es la tónica actual, ya en el minuto inicial de esta parte, el centro de Díaz es cabeceado alto por Gabriel, cuando lo indicado y elemental era el picado. No tarda en llegar el penalti, y Enrique marca el gol del Toledo, haciendo el feo ademán de menospreciar al portero visitante, ganándose con justicia la cartulina, en los pocos aciertos del árbitro, a quien, sin duda, le había parecido excesivo ya el penalti, y nada quiso saber en otras manos que también, y sin lugar a dudas, se produjeron dentro del área madrileña, aunque cuesta trabajo saber si el Toledo, de haber contado con estas prerrogativas, hubiese sido capaz de haber neutralizado la diferencia del Pinto, que tras encajar el tanto, a punto estuvo, acto seguido, de ver perforada su puerta, pero el buen disparo –todavía hay que decirlo- del juvenil Verdugo, salió rozando el poste izquierdo de Arévalo. Poco después, disparo de Ocaña fuera, y tarjeta al debutante Monzón –que no habíamos consignado- al despalzar el balón tras la señalización de una falta.

Con los dos goles de desventaja, el tímido y pobre Toledo lo busca todo, pero sin esa garra o valentía necesaria en estos menesteres, y si al desvalido no le acompaña y ayuda nadie, viene, por el contrario, el cuarto gol visitante, y ya para qué decir que todos los amantes del popular deporte sepan o se pueden figurar.

Y así, con unas tristes navidades deportivas, que nosotros deseamos sean brillantes y felices en lo demás para todos los que ‘aguantan’ y toleran esta actualidad, nos vamos del Municipal en este triste concierto de final de año y ‘violines’ mejor afinados esperamos y deseamos –si lo mismo es posible- para próximos envites.


Compartelo en Twitter


Últimos resultados