Club Deportivo Toledo

En Toledo son las 23:05:14 del 24/11/2017

Contacta con el Club en el correo contacto@cdtoledo.es o en su página oficial www.cdtoledo.es


Próxima jornada


LA HISTORIA               + artículos -->

Luis Cardeña Gálvez
19/10/2017
TEMPORADA 1980/81: TOLEDO 0 – PARLA 1.
 
 

TEMPORADA 1980/81: TOLEDO 0 – PARLA 1


El Parla aprovechó un rechace y se llevó los puntos (0-1)

Se acentúo al máximo la inoperancia rematadora del Toledo

Crónica realizada por Ángel Friginal, publicada en el diario “La Voz del Tajo” el 12 de noviembre de 1980



En el Municipal de Toledo, encuentro de Liga correspondiente a la décima jornada, con el Toledo y el Parla de protagonistas, ante una floja entrada, con victoria final de los visitantes de un tanto a cero, materializado en la segunda parte.

Arbitraje

Del señor Macua, a quien en ocasiones se le reclamó alguna que otra falta en el área madrileña, pero su dirección no tuvo complicaciones, y el resultado adverso no tiene que endosársele al mismo.

Alineaciones

AD Parla:
Olivares, Lázaro, Vitu, Dorado, Calle, Soria (Juan Antonio, m.85), Pepito (Benítez, m.77), Díaz, Becerra, Alvarado y Mateo.

CD Toledo: Samperio, Ocaña, Polo, Alfredo, Enrique, César, Medina, Javi Pérez (Verdugo, m.65), Rayuela (Casado, m.75), Gabriel y Dierking.

El gol e incidencias

0-1: veinte minutos de la segunda parte, cuando la defensa verde cede su sexto saque de esquina, que es rechazado por la defensa en balón suelto que llega al adelantado lateral Lázaro, que dispara a puerta y marca el solitario gol del encuentro.

Aplausos en la salida del Parla, que por ser su primera visita oficial ante el Toledo, su capitán Becerra recibe el clásico banderín, que le entrega el capitán Ocaña. Diez saques de esquina lanzó el Toledo sobre el marco de Olivares –seis y cuatro-, por seis del Parla –dos y cuatro- ante el de Samperio. Al final, resignación de los locales y rostros más sonrientes en los visitantes, como mejor interpretación del signo del marcador.

Ni con la clásica ‘recomendación’ se marcan goles

Dos nuevos puntos los que ha cedido el Toledo en su propio feudo, y e esta ocasión ante un flojo oponente, como es el Parla, que muy poco, por no decir nada, demostró sobre el césped del Municipal, porque al término de los noventa minutos de juego se marchaba para sus lares con los dos positivos del encuentro, y deja en muy precaria y grave situación al histórico equipo local, que tras sus buenísimos deseos de afrontar la campaña con promesas de la cantera provincial y algunos locales, ve con desesperación cómo sus efectivos de vanguardia se han quedado totalmente estancados y sus progresos brillan por su ausencia.

Y así, aunque las demás líneas del equipo no desmerecen de las de ningún otro adversario, es un trabajo inútil y estéril, cuando a nadie se ve con entidad y capacidad para inclinar la balanza a favor de los verdes, y tan sólo en este partido se vislumbró una pequeña esperanza en el juvenil Verdugo, que sustituyó a Javi Pérez en la segunda parte, cuando el eibarrés, todavía sin entrenamiento adecuado por su periodo de recluta, dio todo lo que a un jugador se le puede exigir.

Pero hasta ese momento, e iniciándolo desde el comienzo, observamos que en los primeros veinte minutos el Toledo pone cerco al área madrileña, que casi de seguido llega a efectuar tres saques de esquina, pero el remate o el pie oportuno nunca llega, y así el Parla, con la movilidad de Alvarado y las arrancadas desde el mediocampo de Mateo, da una pequeña imagen de que ellos también son un equipo de fútbol, pero escaso para ni siquiera inquietar a las líneas de retaguardia, en donde descuellan Polo y Ocaña, que lanzan una y otra vez a sus compañeros de avanzadilla, aunque como es fácil deducir, sin resultado positivo.

En el minuto 28 tenemos registrado el primer asomo de algo de peligrosidad, pero Javi Pérez desbarata la acción de Alvarado, desviando a corner, que se lanza sin mayores consecuencias, no aprovechando tampoco, una y otra vez, os delanteros Medina y Rayuela los balones que intentan llegar a sus dominios, y aunque Dierking parece jugar más reposado por el ala izquierda, tampoco sabe aprovechar ocasión alguna, y así se llega al descanso sin que el marcador haya podido ser inaugurado.

Tres claras ocasiones malogradas, y en contra un rechace y… gol

Nada más ponerse de nuevo el balón en movimiento, llega al voluntarioso pero poco lucido Medina, y su centro, en la misma boca de gol, con Olivares sin opción, es cabeceado alto por Gabriel, en una ocasión de las que se presentan poquitas en los encuentros. Nueva, aunque resignada, decepción en los graderíos, y el ‘toma y daca’ continúa sin alternativas notables que relatar, hasta el minuto quince de esta fase, en donde Polo, en su casi único error, se deja robar un balón por Alvarado y el peligro es salvado después.

Javi Pérez es sustituido por Verdugo, y casi sin que el muchacho de Gálvez se haya asentado en el terreno, corner contra el portal toledano y gol de Lázaro, que ya ponía más cuesta arriba lo que restaba de partido, y si el pundonor de Ocaña y los lanzamientos de Polo quieren enderezar el entuerto, pocas esperanzas quedan, aunque un balón entrado por el novel y habilidoso Verdugo, hasta tres delanteros verdes fallan estrepitosamente y el último disparo de Medina es desviado por último a corner. Poco después, otra buena internada de Verdugo, muy aplaudido por el público por sus jugadas e internadas de extremo, tampoco llega a encontrar el rematador oportuno, y así es imposible, hoy y casi mañana, el marcar gol alguno.

Así, viendo que los delanteros son ineficaces en do mayor, Rayuela es sustituido por Casado, cuando todavía queda un cuarto de hora, pero el Parla, que había evidenciado nula ambición, cierra aún más sus líneas y el balón toma el camino de un frontón cualquiera, con la pérdida de minutos y sin que se puedan crear ocasiones mayores ante el guardameta Olivares, que sólo tuvo una felicísima intervención en la falta que, sacada en corto y elevada por Enrique sobre Dierking, desviando la trayectoria, sin que Rayuela –entonces todavía en el campo- llegara a tiempo de aprovechar el rechace.

No, no se puede ya hablar de mala suerte, cuando a estas alturas no se vislumbra, como decimos anteriormente, progreso alguno, y no es tampoco que el comentarista se impaciente, pues madera y años tenemos para saber lo mejor, pero es que con este promedio, detectamos que vamos a menos, y lo que se está ganando en el armazón del equipo en sus líneas traseras, no lleva el mismo ritmo o compás en los delanteros, y que conste que amentamos muchísimo decir todo esto, pues como no existen fórmulas de arreglo a la vista de la situación económica del club, que uno conoce a fondo y día a día, no nos quedará otra solución que ir registrando derrota sobre derrota.

Todos, directivos, aficionados e informadores, somos conscientes de los extraordinarios deseos que masivamente nos han movido en esta temporada para salvar la fatal imagen que estas últimas temporadas venía arrastrando el equipo, y sus escalofriantes déficits, por tirar más adelante de lo aconsejable, aunque fuera con las mejores intenciones. Había que empezar de cero, y así se hizo, con ese llamamiento a los aledaños de la capital. No existía otra solución que trabajar de firme antes de perecer, y el hacer frente a esta temporada ya ha sido una verdadera odisea, que se tiene que valorar y reconocer en toda su hermosa dimensión.

Pero todo esto, y a la vista de que continuamos ‘coleando’ y sin llegar a quebrar la economía del club que apostillamos, está más allá del ‘bajo cero’, así que, sin desmerecer el concurso provincial, que se tiene que respetar por encima de todo, es de urgente necesidad ‘inyectar’ al equipo con nuevos efectivos atacantes ¿Qué dónde están a estas alturas? Diremos que siguiendo con el ejemplo de la propia vida, tras una vendimia, siempre en la ‘rebusca’ queda algo aprovechable, y se tiene que buscar, y así, tras otro desesperado intento, luchar a brazo partido por la supervivencia en categoría nacional. Que se pierde después, gajes del oficio, pero lo que es muy posible es que sin intentarlo, el Toledo está más que sentenciado, y aquí ya no puede servir lo socorrido ante lo irremediable, de si el entrenador haya podido equivocar la táctica o técnica de éste o aquel encuentro, pues cuando en un equipo no se cuenta con delanteros efectivos, aunque sean en un veinticinco por ciento, es ganas de patalear y rabiar.

La tarea es ardua y no ya sólo de directiva, que entre sus relaciones sociales –llámese actualmente de abonados- cuenta tan sólo con unos doscientos, dejarlos en solitario en la estacada, y si estos hombres a base de rifas y sorteos y su trabajo, y por decirlo claro, su dinero, están haciendo lo indecible e imposible por salvar el bache, no los aboquemos al desánimo o a la deserción y sin que ellos lo sepan –al no tener ganas de que se les abrume con críticas destructoras- darlos el voto de confianza que merecen y animarlos a proseguir, y que ese apuntalamiento que propugnamos sea un hecho, en pro de la salvación del equipo.

Cantera, sí, pero la misma afición nos pide salvaciones al canto, y en unos meses no se puede hacer lo que tiene que ser labor de bastante tiempo. Fichajes caros tampoco, pero en una ordenada ‘rebusca’ se puede logar algo, y os que hoy día no pueden asumir esta responsabilidad, irlos dando sus oportunidades y que se vayan haciendo para el día de mañana, pero en esta actualidad no están bastante hechos para salvar el tremendo bache en que domingo tras domingo, y según avanza la Liga, se está metiendo el Toledo.

Aroca, en libertad

A uno mismo le parece hasta mentira que el siempre llamado honrado y trabajador Aroca, haya sido dado de baja en el equipo, en circunstancias en donde cualquier mediano jugador es una garantía.

Pero conocedor al dedillo de la actitud del jugador desde que comenzó la actual temporada –léanse todos los comentarios en donde ha intervenido el jugador- no tenemos por menos que dar la razón al ‘mister’ y directiva por la decisión adoptada.

Antonio Aroca Campillo, nuestro defendido en múltiples ocasiones, no ha sabido digerir en la actual campaña la ‘jefatura’ que se le había otorgado, y el ejemplo en donde se tenían que mirar sus noveles y nuevos compañeros. Sus reiteradas indisciplinas, en forma de hacer lo que le venía en gana, unido a su no asistencia a numerosos entrenamientos, a sabiendas de que su concurso era preciso, por ese sentido de lo que tiene que ser la disciplina y la seriedad, la directiva no ha dudado en darle el ‘pasaporte’ o baja, y así el otrora callado y ejemplar jugador ya no pertenece a la plantilla.

Lo lamentamos, pero el hacer de Aroca, en circunstancias que dignifican a los que tiene que dar ejemplo, no venía siendo edificante.

Por último, que el domingo por la mañana, en ‘La Mina’ de Carabanchel, el Toledo tiene que rendir visita, y de lo que sea capaz de hacer o realizar, ya les informaremos en el próximo número.


Compartelo en Twitter


Últimos resultados