Club Deportivo Toledo

En Toledo son las 06:12:09 del 23/10/2017

Contacta con el Club en el correo contacto@cdtoledo.es o en su página oficial www.cdtoledo.es


Próxima jornada


LA HISTORIA               + artículos -->

Luis Cardeña Gálvez
25/09/2017
TEMPORADA 1980/81: MANCHEGO 4 - TOLEDO 0.
 
 

TEMPORADA 1980/81: MANCHEGO 4 - TOLEDO 0


Le costó lo suyo al Manchego marcar su primer gol (4-0)

Después, en quince minutos, el Toledo encajó tres goles más

Crónica realizada por Ángel Friginal, publicada en el diario “La Voz del Tajo” el 1 de octubre de 1980



En el ‘Príncipe Juan Carlos’ de la capital de La Mancha, el Manchego derrotó al Toledo por cuatro goles a cero, habiéndose adelantado en la primera parte con un solitario gol, en tarde de viento y sin sol, favoreciendo en los primeros cuarenta y cinco minutos al conjunto local, y en la continuación al Toledo, sin que los verdes supieran sacar partido de esta ‘ayuda’ de los elementos.

Arbitraje

El encuentro fue dirigido por el colegiado señor González Álvarez, auxiliado por García García y Mateos Bellido. Porco, por no decir nada, que objetar a su labor, en donde, para facilitarla los jugadores, se mostraron en todo momento correctos, dedicándose solamente a jugar, por lo que el ‘trencilla’ solamente fue protagonista de lo suyo y bien.

Alineaciones

CD Toledo:
Del Río, Ocaña, Aroca, Alfredo, Gabriel (Enrique, m.70), César, Rayuela, Javi Pérez, Raúl, Dierking y Díaz.

CD Manchego: Alba (Hervás, m.7), Bermejo, Tostón, Sebas, Leguizamón, Ufarte, Jaime (Jesús, m.34), Ricardo, Cruz Heredia, Zapatero e Iglesias.

Se contraatacó más que en otros encuentros, pero...

No es debacle ni desastre, ni naufragio, ni tan siquiera ridículo, y para la mayoría, conocedores del potencial que esta temporada ha preparado el Toledo, obligado por las circunstancias, y siempre con la esperanza de que a la larga tiene que ser rentable, de que el histórico equipo de nuestra ciudad tenga que regresar de tierras manchegas con otra abultada derrota de las que viene cosechando en estas tres últimas jornadas de Liga, y su encuentro copero de San Fernando.

Es cierto que tanto oficiales como aprendices, quieren o quisieran lo mejor para su empresa, pero las otras, en donde aparentemente parece no existir gran diferencia de juego, están montadas a base de un gran distante poderío, llámese económico o de calidad, pero que en el transcurso de los noventa minutos de juego se hace bien ostensible, bien por su mayor experiencia, o por los defectos de su novel oponente, que aguantan bien siempre y cuando no encaje goles, pero que en el momento de producirse, se derrumban con estrépito y el abandono de marcajes y de moral, les hace aún ser más inexpertos.

Todo esto lo hemos visto y contrastado este último domingo, en donde el Manchego estaba siendo abucheado por sus propios incondicionales, que no veían esa capacidad goleadora de la que hicieron gala los de Rafa en su encuentro rente al Moscardó, y si intentaban acercarse al área verde, el peligro no era tal para el guardameta Del Río, mientras que Alba, en mala cesión de su lateral Bermejo, se tuvo que jugar el todo por el todo en un balón que quedó entre él mismo y el debutante verde Raúl. De esta jugada, por su riesgo y decisión, tuvo que ser evacuado en camilla el veterano portero, cuando solamente se llevaban jugados siete minutos del partido.

Los córners, eso sí, se suceden sobre el portal verde, y es Gabriel el que necesita de asistencia, cuando en el minuto 21 salva el gol junto al poste. El juego, que no es vistoso ni brillante, continúa y cuando se va a cumplir la primera media hora, en reducido espacio, Jaime se hace con el balón en presencia de tres dubitativos defensores verdes y se planta ante Del Río, al que logra batir de tiro raso y angulado. Era el 1-0, que había costado lo suyo al Manchego y que hizo acallar, en parte, las protestas que les dirigían sus propios aficionados.

Y lo de siempre –en este corto espacio de partidos que llevamos- se vuelve a producir, cuando Aroca, arrancando desde su defensa, se aproxima al área machegusita, cediendo a Raúl y éste a Díaz, que casi a puerta vacía lanza el balón lamiendo la cepa del poste derecho. Clara ocasión que no pudo traducir el, sin duda, luchador y trabajador de los que estuvieron en el bien cuidado césped y campo manchego, aunque al muchacho le falten muchas cosas que aprender, pero su ejemplo ahí está para el que lo quiera imitar.

Pero el 1-0 no daba más de sí, y quedaban otros cuarenta y cinco minutos por disputar, y siempre la esperanza de nivelar el marcador, al menos en esta principal ocasión en donde el Toledo jugaría con el viento a su favor en esta parte y, de hecho, en los primeros minutos parece confirmarlo, pero que no se logra, pues a los diez minutos, un centro sobre puerta no es debidamente interceptado y el balón termina en las mallas de Del Río, en donde, más por el gol encajado, un temor se apodera de los que nos desplazamos a presenciar el encuentro, y era el de si superaría el lastre. No, no fue así, por la moral quebradiza ya puesta de manifiesto en cuanto se llega al fatídico número. Ya no se marca como hasta entonces venía ocurriendo, y los hasta ahora avezados equipos adversarios saben sacar la mayor tajada, y sin grandes alardes, ponen en franquía el marcador, pues solamente mediaron quince minutos del segundo al cuarto gol, pues en el minuto quince, un saque de esquina es rematado por el delantero azul, y el balón se cuela entre las piernas del guardameta, y en el minuto veinte, centro desde la izquierda, fallo defensivo, que dejan rematar a placer a Jesús, el que ya cerraría la cuenta.

Faltaban todavía veinte minutos para el final, pero ya no se alteraría el marcador, aunque antes, entre el 2-0 y el 3-0, Díaz y Rayuela pudieron lograr el tanto del honor, y el primero de la Liga del Toledo, pero el de La Puebla resbaló y el de Algodor falló en sus dos intentos de remate, dando lugar a que la defensa manchegusita cediera a corner.

No nos engañemos, insistimos, en querer comparar a este nuevo Toledo con estos equipos que entusiasmarán poco o nada en su juego exhibido, pero que conocen su oficio a la perfección, que para eso son profesionales y se les puede exigir en sus rendimientos, pero muchísimo menos a unos muchachos que, descuidando marcajes, desmoralizándose a la más mínima contrariedad o no dando más de sí en estos momentos, quieren ser de utilidad y sacar adelante la herencia que dejaron sus antecesores. El calendario, por otra parte, no ha favorecido lo más mínimo, pues a los ya jugados en estas cuatro jornadas, se une el desplazamiento del domingo al nuevo campo del Valdepeñas –cuatro y media de la tarde- y caeremos, un vez más, en la cuenta que en este quinteto veremos a los del grupo de cabeza. El Toledo bastante tendrá que luchar con los que no pueden auparse a esta cima, y esta es la realidad que nos acompañará esta temporada, y lo que debemos de desear es el que estos muchachos, a fuerza de perder –que es como se aprende- adquieran perfeccionamiento y comiencen a dar satisfacciones a los que saben interpretar la real actualidad que nos toca vivir.

Por último, decir que debutó en las filas verdes Raúl Moure, jugador ovetense recomendado por el Gijón y su entrenador Miera, y que está cumpliendo sus deberes militares en nuestra ciudad. Raúl, que jugó admirablemente, marcando goles en el entrenamiento del pasado jueves, acusó fondo físico y el muchacho estuvo como clavado en el campo. Esperamos otra ocasión para juzgarle convenientemente.


Compartelo en Twitter


Últimos resultados