Club Deportivo Toledo

En Toledo son las 23:07:19 del 24/11/2017

Contacta con el Club en el correo contacto@cdtoledo.es o en su página oficial www.cdtoledo.es


Próxima jornada


EXTOLEDANOS ILUSTRES               + artículos -->

Redacción
1/06/2017
1961: UNIÓN DEPORTIVA SANTA BÁRBARA.
 
Foto ilustrativa del artículo
 

UNIÓN DEPORTIVA SANTA BÁRBARA


El Carlos III y el Alcázar C. de F. se fusionan con el nombre de Unión Deportiva Santa Bárbara

Jugará sus partidos en el campo de la Fábrica, dentro de la Primera Regional

Artículo realizado por Antonio de Ancos, publicado en el diario “El Alcázar” el 9 de agosto de 1961



Decíamos ayer que estábamos en la semana de los grandes acontecimientos. Y uno de ellos –y no pequeño- es el que acaba de ocurrir con la fusión de los clubs Alcázar C. de F. y Carlos III, ambos pertenecientes a la categoría regional primera y segunda, respectivamente.

Su fusión trae como consecuencia el nacimiento de un nuevo club, bajo el nombre de Unión Deportiva Santa Bárbara que, asumiendo todos los derechos del Alcázar, militará en Primera Regional. Estos, al menos, son los propósitos de los rectores y fundadores del nuevo club.

Un poco de historia

En realidad, no es necesaria que la hagamos. Todo el mundo sabe que el Alcázar surgió hace unos ocho años como filial del CD Toledo, con el propósito de que sirviera de cantera del equipo titular, al mismo tiempo que cubría las fechas en que éste jugaba fuera de casa. Su corto historial es brillante y, en meteórico progreso, consigue el ascenso a dos categorías superiores, convirtiéndose en un auténtico “gallito” dentro de la categoría regional, estando a punto hace dos temporadas de conseguir el ascenso a Tercera División. El popular Martín Juanes está muy ligado a sus triunfos, así como su marcha marca el descenso del equipo. De todas las maneras, siempre ha mantenido su prestigio, y de sus filas han salido jugadores como León, López Rico, Cortés, Emilio, Araque, Toni y otros.

La última temporada acusó cierta crisis económica y, después de una vida independiente, volvió a la tutela del Toledo. Tutela que, sin embargo, ha preferido cancelar en la actual coyuntura, decidiéndose por la fusión por el Carlos III para empezar una vida totalmente nueva.

El Carlos III era el equipo benjamín de la capital. Nació, como su nombre indica, en la Fábrica Nacional de Armas, sin otros propósitos que el dar cauce a las aficiones futbolísticas de los muchachos de su escuela de aprendices y obreros de sus talleres. En la Fábrica Nacional de Armas hubo siempre buena solera futbolística. Antes de 1936 logró formar un equipo de auténtica valía. Uno de los más significados. Era la época del Toledo FC, del Racing, del Colegio de Huérfanos, de la Academia y de la Gimnástica. Todos estos equipos hubieran podido figurar ahora en Tercera División, y más de uno haber hecho un lucido papel en categoría superior.

La vida del Carlos III se limita, sin embargo, a unas tres temporadas largas, con ascenso fulminante a Segunda Regional, y en la última temporada ha estado a punto de conseguir el ascenso a Primera.

Al frente del mismo han figurado siempre los más destacados elementos rectores de la Fábrica Nacional, y la labor desarrollado por el entrenador Montojo ha hecho cuajar un excelente plantel de jugadores.

Nuevos rumbos

A partir de ahora se toma un nuevo rumbo. Ambos clubs quedan fusionados en la Unión Deportiva Santa Bárbara. Nombre que marca también un nuevo giro en el proceso industrial del Centro Fabril que les protege y que les presta el campo para el cumplimiento de todas sus obligaciones federativas.

Todavía no se ha constituido la Junta Directiva, pero como elementos rectores figuran unos excelentes aficionados y conocedores del asunto. Los señores Oset y Revenga puede decirse que han sido los promotores de la unión, y el señor Montojo será el encargado de la dirección técnica del equipo.

No creemos que surjan “pegas” a última hora. Y que todos los derechos del Alcázar pasen automáticamente al nuevo equipo, federado, sin duda alguna, bajo esta previa condición.

Si, como suponemos, cuanta con un apoyo decidido de la Fábrica, y con el aliento de sus entusiastas seguidores, el nuevo club puede reverdecer días de triunfo y de gloria para el fútbol toledano.

Ahora, lo que hace falta es que no se levante con el “hacha de guerra” frente al equipo titular de la ciudad, que acaba de salvar la más dura crisis de su historia y que está en un periodo de reconstrucción, en el que precisa la ayuda y la unión de todos los aficionados toledanos.


Compartelo en Twitter


Últimos resultados