Club Deportivo Toledo

En Toledo son las 15:48:07 del 21/10/2017

Contacta con el Club en el correo contacto@cdtoledo.es o en su página oficial www.cdtoledo.es


Próxima jornada


LA HISTORIA               + artículos -->

Luis Cardeña Gálvez
29/05/2017
TEMPORADA 1991/92: TOLEDO 6 – PUERTOLLANO 1.
 
 

TEMPORADA 1991/92: TOLEDO 6 – PUERTOLLANO 1


El Toledo, de la ‘negra’ angustia al éxtasis

Goleó al Puertollano, pero se quedó sin liderato

Crónica realizada por J. Eloy García Orozco, publicada en el diario “Ya” el 13 de abril de 1992



Municipal Salto del Caballo. Aceptable entrada y 595.000 pesetas en taquilla. Césped en impecable estado. Tarde calurosa.

Alineaciones

CD Toledo:
Villalvilla, Gabi, Cano, Abel, Arganda (José Luis, m.64), Pedro Díaz, Luis Castro, Dani, Luisito, Moreiras y Canito (Pedrete, m.75)

Puertollano: Pardo, Godeo, Facundo, Rueda, Luna, Segundo, Nani, Juancho, Trigueros, Bernadero y Paco (Diego, m.39)

Árbitro

España Magro, ayudado por Montes Esteban y Sanz García, de Guadalajara. El principal estuvo calamitoso, en todo y por todo. Entre otros graves errores el no pitar penalti a Canito y porque anuló un gol a Canito por fuera de juego suyo y de un compañero. Anti casero en la primera mitad y casero en la reanudación. Tarjetas para Gabi, Arganda, Pedro Díaz, Canito y Trigueros. Expulsó a Abel, en el minuto 33, con roja directa, y a Facundo y Juancho, en el minuto 63, por doble amonestación.

Goles

1-0, minuto 48: perfecto pase de Luis Castro para Moreiras y el centro de éste lo remata según llega Canito.

2-0, minuto 59: Canito aprovecha un mal pase de Luna y pasa a Dani, que marca de tiro raso.

3-0, minuto 68: centro desde la izquierda de Moreiras y preciso cabezazo del desmarcado Dani.

4-0, minuto 69: centro chut seco y raso de Moreiras y Canito, en la boca de gol, tras rechace de Pardo, fusila a la red.

5-0, minuto 72: Moreiras roba un balón y su centro no lo controla Dani, pero sí Luisito, que es más rápido que Pardo.

6-0, minuto 79: gran jugada que hilvanan Cano y Luisito, y el centro de aquél lo remata Pedrete, que gana la acción a todos.

6-1, minuto 93: rápido contragolpe llevado por Nani, pasa a Trigueros, que quiebra con suerte a Gabi, y su tiro suave entra tras dar en el palo izquierdo.

Comentario

El Toledo goleó al Puertollano porque la diferencia entre uno y otro es abismal, aunque en los primeros minutos no pereció tan clara, y después de que el público se entregara al equipo –por fin el técnico ha podido comprobar el apoyo del respetable- aunque llegara más por la propia animadversión hacia la labor arbitral –con razón- que al propio juego del equipo, para en la reanudación, y si Abel –quién si no podía ser expulsado- apabullar al equipo de Paco Calderón, que acabó descentrado cuando se quedó sin Facundo y Juancho por dos rigurosas segundas tarjetas, quien pudo encajar todavía más goles.

Cuando en el minuto nueve Trigueros, tras error de Cano –el único en su buen trabajo- se fue sólo en busca de Villalvilla, pero tras regatearlo mandó fuera, amén de la soltura con que jugaba, siempre comandado por su mejor hombre, Nani, y la agresividad a la hora de cortar de raíz las internadas siempre por la izquierda que engarzaban Gabi y Moreiras, se pensó que los de Calderón no pondrían fácil el triunfo local, y menos cuando se comprobaron los desatinos del árbitro, que encrespó los ánimos de los más pacientes con el gol anulado, con justicia, a Canito, en el minuto 27, y que llegó al sumo con el penalti no pitado al propio Canito, en el minuto 38. La pita ésta vez se dirigió al colegiado, aunque su equipo volviera a caer en el lado oscuro del juego.

Todo cambió tras la reanudación, porque el Toledo sacó a relucir la casta que todo campeón debe llevar dentro, y aún a pesar de jugar con un hombre menos, dejó inédito al Puertollano, que se las veía y deseaba para parar la enrabietada ofensiva local, conducida por Dani, mantenida por Moreiras, lúcido y preclaro, y fortalecida por la tremenda brega de Canito y Luis Castro en ataque, y Gabi y Cano en defensa, aparte dejarse en la caseta las ansias de ‘vendetta’ hacia el rival y el propio colegiado.

El Puertollano desapareció y cuando recibió el segundo tanto encomendó su espíritu a todos los santos habidos y por haber. Estaba sentenciado. El Toledo, mientras, enrabietado. El árbitro cambió las tornas y se encargó de anular la resistencia, de por sí escasa, que pudiera tener el equipo visitante, con las expulsiones de dos hombres, llegando los goles con precisión de reloj suizo.


Compartelo en Twitter


Últimos resultados