Club Deportivo Toledo

En Toledo son las 23:11:13 del 24/11/2017

Contacta con el Club en el correo contacto@cdtoledo.es o en su página oficial www.cdtoledo.es


Próxima jornada


EXTOLEDANOS ILUSTRES               + artículos -->

Redacción
30/03/2017
1991: “CHECHU” OCAÑA.
 
Foto ilustrativa del artículo
 

CHECHU OCAÑA


Cechu Ocaña, entrenador del Torrijos: “Disciplina y sacrificio son los únicos secretos”

El técnico del Torrijos, líder en Preferente, no se esperaba ocupar esa posición

Entrevista realizada por Jesús Espada, publicada en “La Voz del Tajo” el 30 de diciembre de 1991



En una temporada en la que la categoría está más difícil que nunca, tanto para los que luchan por la permanencia como para los que aspiran a hacerse un hueco en la Tercera División, el Torrijos ha conseguido quedarse con el título honorífico de campeón de invierno. Su técnico, Cechu Ocaña, asegura que el secreto de los rojiblancos está en la concentración y en el sacrificio de sus hombres, así como en la conjunción de un bloque en el que la técnica y la fuerza están perfectamente dosificadas. Cechu Ocaña no esperaba al comienzo de temporada ocupar esa posición y considera que ser líder va a hacer que aumente la responsabilidad sobre sus jugadores.

El título honorífico de campeón de invierno en el Grupo de I de Preferente ha recaído, por méritos propios, en un equipo toledano, el Torrijos. Los rojiblancos han ganado diez de los quince partidos disputados, han empatado cuatro y sólo han perdido uno, lo que les coloca como líderes en solitario. Un logro que el propio técnico del club, Cechu Ocaña, asegura que no entraba en sus planes iniciales, “no lo esperaba, ni mucho menos. Teníamos mucha ilusión al comienzo de temporada de poder estar arriba, pero con los rivales que hay es muy complicado estar en el primer puesto”.

Para llegar ahí, según Cechu Ocaña, las claves hay que buscarlas en “una concentración enorme y en una disciplina digna de elogio, además de contar con un equipo muy compensado en el que se combinan los jugadores técnicos y de fuerza”.

El entrenador del Torrijos está muy satisfecho del rendimiento que están dando sus pupilos y asegura que “no cambio mi equipo por ninguno de los que juegan en el grupo”, y considera que su situación es más meritoria si se tiene en cuenta que “hay clubs que han apostado muy fuerte para crear conjuntos que han planificado una temporada para salirse de la tabla, con presupuestos que están muy lejos del nuestro”. Entre los que se pueden encontrar en este apartado, Cechu Ocaña destaca al Atlético Ciudad Real y al Almagro, aunque también ve en ellos el peligro de “haber asumido una responsabilidad muy grande, que se puede volver en su contra cuando las cosas se tuerzan y los resultados empiecen a dar la espalda”. En todo caso, siguiendo con su propio equipo y con las virtudes y defectos del mismo, Cechu Ocaña indicaba que “lo que podemos acusar a medida que avance el campeonato es contar con una plantilla bastante corta. Hasta la fecha hemos sabido sobreponernos a esta dificultad, pero puede haber momentos importantes del campeonato en los que las lesiones y las sanciones nos causen bastantes problemas”.

Una responsabilidad que, con esa condición de campeones de invierno, aumenta en el Torrijos a partir de ahora: “Nosotros no hemos renunciado a nada desde el primer momento pero, lógicamente, estando donde estamos, ahora nos vemos más obligados a seguir en lo más alto”. Y para alcanzar ese objetivo, Cechu Ocaña también tiene clara la receta a utilizar: “Lo único que sirve para estar ahí es mantener el ritmo y la línea de trabajo que venimos llevando desde el comienzo de la temporada. No nos han regalado ni nos van a regalar nada a partir de ahora, por eso, lo único que nos puede seguir manteniendo arriba es el sacrificio”.

En eso de los regalos, más de uno habló del discutido penalti en Yuncos que propició el empate del equipo torrijeño, en un encuentro que acabó antes de tiempo, con agresión incluida al árbitro, que tuvo que suspender el partido. También se habló de la provocación del goleador rojiblanco Pirri, y Cechu Ocaña considera que “no se dijo todo lo que pasó en Yuncos, ni se hizo justicia con Pirri al intentar enturbiar su imagen y cargar las tintas sobre el jugador y sobre el Torrijos”. Para el técnico del campeón de invierno del Grupo I de Preferente, está claro que “si Cedillo no llega a entrar cinco metros dentro del campo, no se habría producido ningún incidente”.

Por otro lado, uno de los aspectos que también destaca Cechu Ocaña en la marcha y funcionamiento del equipo es la labor de una directiva que “está siguiendo una línea muy coherente, no sólo esta año, sino desde hace tiempo, y eso también es muy importante porque da confianza a los que estamos trabajando, y los jugadores se sienten respaldados”.

Cechu Ocaña, vasco de nacimiento y criado futbolísticamente en la fructífera cantera vizcaína, es desde hace años uno de los hombres que más se ha significado por el trabajo con el fútbol base en Toledo. Junto con Quique de la Rosa, ahora seleccionador regional cadete de Castilla-La Mancha, participa y dirige la Escuela de Adetof Soliss. Asimismo, formó hace años una Escuela de Fútbol a cargo del CD Toledo, en la que se dieron cita cientos de jóvenes, pero el proyecto no se mantuvo: “Aquello se vino abajo por culpa de Astilleros, que se lo entregó al Ayuntamiento porque le interesaba mmás quedar bien que sacarlo adelante, aunque entonces también estaban en la directiva personas que lo han estado hace poco y que todavía seguían hablando de deporte base cuando no fueron capaces de sacar aquello adelante”. Posteriormente, el Ayuntamiento se encargó de terminar de hundir una Escuela que prometía dar un gran rendimiento en cuanto al surgimiento de valores importantes de jóvenes futbolistas toledanos”.

Hace tan sólo unas semanas, Cechu Ocaña y Quique de la Rosa recibieron una propuesta del actual presidente del conjunto verde, Emiliano Carballo, para llevar a cabo un proyecto similar a aquel, pero de momento quedó aparcado porque “era muy precipitado y no era el momento oportuno. Cuando se emprende una labor de ese tipo hay que hacerla con una base muy firme y sin dejar nada en manos de la improvisación”. De todos modos, Cechu Ocaña está plenamente convencido de que “es un proyecto totalmente viable, pero para llevarlo a cabo tiene que haber personas dispuestas a apoyar y a colaborar en él, con paciencia, para saber esperar a que dé sus frutos”.

El técnico del Torrijos es, por tanto, un hombre acostumbrado al trabajo de cantera, una labor que “es muy diferente a la que se hace en un equipo de estas características. La presión es muy superior aquí”, y Cechu Ocaña reconoce que “es más bonito trabajar con los jóvenes, en el sentido de contemplar su evolución y para asistir a los frutos que da el trabajo con ellos”.

De momento, el técnico del Torrijos simultanea ambas facetas de un mismo trabajo, pero que encierra aspectos muy diferentes. Cechu Ocaña no se platea un hipotético futuro en el banquillo del equipo rojiblanco en Tercera División, y prefiere saborear tranquilamente el dulce sabor del liderato.


Compartelo en Twitter


Últimos resultados