Club Deportivo Toledo

En Toledo son las 22:30:25 del 30/03/2017

Contacta con el Club en el correo contacto@cdtoledo.es o en su página oficial www.cdtoledo.es


Próxima jornada


EXTOLEDANOS ILUSTRES               + artículos -->

Redacción
29/12/2016
1991: ÁVILA.
 
Foto ilustrativa del artículo
 

ÁVILA


Pedro José Ávila, jugador del CD Toledo: “El que está en el banquillo y no se ‘mosquea’, no es jugador ni es nada”

Entrevista realizada por Jesús Espada, publicada en “La Voz del Tajo” el 25 de marzo de 1991



Con Emilio Cruz ha llegado la última esperanza de salvación para el CD Toledo. Con el nuevo entrenador han llagado también las sorpresas, al menos, a muchos sorprendió ver en el partido ante el Estepona a un hombre que había sido titular indiscutible en sus dos años con el Toledo, en el banquillo de los suplentes. Tal vez, el más sorprendido fue el propio Ávila.

El CD Toledo se debate en una lucha a muerte por conseguir salvar la categoría que ahora tiene. En el conjunto verde han cambiado muchas cosas desde que comenzase la presente temporada. Se fue el anterior presidente y ya son tres los entrenadores que han pasado por el banquillo del primer equipo de la Ciudad Imperial. El último en llegar ha sido Emilio Cruz, un técnico de prestigio que, tras su paso por la Primera División, ha recibido la difícil misión de intentar evitar que el Toledo se vaya a Tercera.

El nuevo entrenador del Toledo llegó al equipo un jueves y compuso su primera alineación tres días más tarde para enfrentarse al Estepona. En ese once inicial, Emilio Cruz nos sorprendía dejando en la suplencia a hombres que hasta ese momento habían sido titulares indiscutibles, caso de Paco y caso de Pedro Ávila.

Ávila juega su segunda temporada en las filas del CD Toledo, y desde que se incorporó al equipo ha sido un fijo en las alineaciones de todos los técnicos que ha tenido el conjunto verde.

Y si a casi todos nos sorprendía no encontrar a Ávila entre los once que iban a enfrentarse al Estepona, el más sorprendido fue el propio jugador: “Me extrañó, porque hasta ese momento he sido titular indiscutible, y de buenas a primeras, sin ningún tipo de explicación, me encontré con que no jugaba. Lo lógico cuando llega un entrenador nuevo es que jueguen más o menos los que lo venían haciendo, y a partir de ahí se vayan haciendo los cambios oportunos. En este caso, tuve la sensación de que, al caerme del equipo, yo era uno de los culpables de lo mal que nos estaba yendo últimamente”.

Pedro José Ávila Jiménez tiene veintisiete años. Se inició en los juveniles del Atlético de Madrid, estuvo dos temporadas en el Atlético Madrileño, con Joaquín Peiró de entrenador, en Segunda División, de ahí pasó al Baleares, en el que estuvo una temporada, luego dos años en el Lugo, en Segunda B, un año más en el Almería, en la misma categoría, y la pasada campaña recaló en las filas del CD Toledo.

Con esta experiencia y con la trayectoria que ha tenido, parece lógico que Ávila no lleve muy bien lo de ver los partidos desde la banda: “Lo llevo mal, ya que hacía ocho años que no me sentaba en el banquillo, desde mi etapa en el Atlético Madrileño. Por otro lado, creo que es normal que no esté contento, el que está en el banquillo y no se ‘mosquea’, no es jugador ni es nada”.

Pero al margen de la suplencia en ese primer partido, Ávila puede tener una dificultad añadida, su trabajo. Un trabajo que le impide llegar a la misma hora que sus compañeros para entrenar, y que ahora se agrava porque Emilio Cruz ha adelantado en media hora el comienzo de las sesiones preparatorias. Con los anteriores técnicos, Paulino Lorenzo Martín y Miguel Ángel Iglesias, esta circunstancia no implicó consecuencias graves, pero con Emilio Cruz la cosa puede empeorar: “Hablé con él y me hizo ver que si no entrenaba como los demás lo iba a tener bastante difícil”. En todo caso, si Ávila está en el Toledo es con la base de que esto iba a pasar: “A la hora de firmar este año puse esta condición, no engañé a nadie, dije que llegaría un poco más tarde a los entrenamientos, e incluso alguna vez me vería obligado a faltar”. Ávila, con los anteriores entrenadores se ejercitaba en solitario cuando los compañeros terminaban la preparación y, en todo caso, lo que sí parece claro es que su condición física no tiene nada que envidiar a la del resto de la plantilla. A pesar de todo, la experiencia del jugador no le hace ser demasiado optimista de cara a sus posibilidades de ser titular con Emilio Cruz: “Me da la impresión de que no va a contar mucho conmigo”.

La suplencia de Ávila en el primer partido del nuevo entrenador, se vio acompañada por la victoria del Toledo ante el conjunto malagueño. Para el lateral del conjunto verde todavía es un poco pronto para saber cómo será la evolución del equipo de aquí hasta el final de temporada, aunque ya se pudo observar algún cambio en el equipo: “Ante el Estepona se jugó con más garra de lo que se venía haciendo, aunque creo que habrá que seguir esperando para ver cómo se desarrollan los siguientes partidos. Lo único que deseo es que el futuro sea lo mejor posible y, sobre todo, que al final consigamos que se mantenga el equipo”.

En cuanto a la apurada situación a la que se ha llegado después de un fenomenal comienzo de temporada, Pedro Ávila nos decía que: “La verdad es que le ha dado muchas vueltas y me resulta complicado encontrar las razones por las que nos hemos visto en esta situación tan comprometida”. Sin embargo, rebuscando un poco más en el archivo de causas, Ávila sí nos comentaba algo significativo: “El año pasado la situación estaba mucho peor, pero hubo una unión total en el equipo y le pusimos lo que había que ponerle. Este año nos ha faltado garra, que es lo que más falta hace en esta categoría. En el grupo, salvo dos o tres equipos, los demás tiene un nivel parecido, y la diferencia la marca esa lucha y garra que no hemos tenido”.

En cuanto a su rendimiento personal, Ávila nos decía que: “creo que hasta ahora he rendido a un nivel bueno, aunque, como los demás, la verdad es que podía haber estado mejor. Creo que hay relación con lo que antes comentaba de la garra, si ves en el campo a jugadores apáticos, te contagias y terminas cayendo en la apatía, aunque en mi opinión, a mí se me podrá acusar de que las cosas me salen mejor o peor, pero nadie puede dudar de mi honradez en este aspecto”.

Cuando llegó la hora de sustituir a Miguel Ángel Iglesias, el primer hombre en la lista de la Junta gestora era el de Paulino Lorenzo Martín, un entrenador del que Ávila guarda un grato recuerdo: “Para mí se trata de un gran entrenador y una bellísima persona, siempre tuvo una ran confianza en mí y tengo que estarle agradecido. Es un hombre que lo ha dado todo en el Toledo, pero el presidente se puso nervioso y se lo cargó. No estoy seguro de que hubiese sido lo mejor en estos momentos, porque hubo roces con algunos jugadores y podría crearse un clima aun poco tenso. Personalmente, hubiese estado encantado con su regreso al equipo”.

Y precisamente de Miguel Ángel Iglesias también pedimos la opinión de Ávila, que nos comentaba que: “Considero que lo que le ha pasado es que ha tenido muy mala suerte. Con él hemos trabajado mucho y bien, pero los resultados se nos han negado, estábamos motivados, pero las cosas no nos salían bien el domingo en el campo”.

Ávila ha vivido también el cambio en la directiva del conjunto verde. El jugador nos decía que se notaba otro ambiente: “Antes había un mayor nerviosismo, porque daba la impresión de que dependíamos de una sola persona y no veíamos mucha seguridad. Ahora se nota una mayor seriedad en la manera de hacer las cosas, y en ese aspecto estamos más tranquilos. Se nota un ambiente de Segunda B, antes parecíamos más un conjunto cualquiera de regional”.

Ávila, que como ya hemos comentado, tuvo dificultades a la hora de renovar esta temporada, debido a sus problemas para compaginar el fútbol con su trabajo, no ve con mucho optimismo su continuidad en el conjunto verde: “Acabar jugando es fundamental para renovar. Me gustaría seguir si puedo compaginarlo con mi trabajo, aunque ahora lo que me preocupa es que el equipo consiga salvarse”.

Casi de repente, se oscurece el panorama futbolístico para un jugador que ha dejado muestras evidentes en su paso por el Toledo de sus cualidades y sus condiciones. Precisamente en una edad en la que se encuentra en el mejor momento para rendir, con fuerza física y con experiencia y sabiduría, que puede ser muy importante para cualquier equipo.

La justicia deportiva, si existiese, dejará en el lugar que le corresponde a un futbolista como Pedro Ávila, cuyas cualidades futbolísticas y humanas nadie puede poner en duda.


Compartelo en Twitter


Últimos resultados