Club Deportivo Toledo

En Toledo son las 14:52:06 del 23/02/2017

Contacta con el Club en el correo contacto@cdtoledo.es o en su página oficial www.cdtoledo.es


Próxima jornada


LA HISTORIA               + artículos -->

Luis Cardeña Gálvez
7/11/2016
TEMPORADA 1990/91: TOLEDO 1 – LINENSE 1.
 
 

TEMPORADA 1990/91: TOLEDO 1 – LINENSE 1


Una casualidad salvó el Día de Reyes

Crónica realizada por J. Eloy García Orozco, publicada en el diario “Ya” el 7 de enero de 1991



Municipal Salto del Caballo. Muy floja entrada. Césped en buen estado. Luz artificial, muy defectuosa, desde el minuto 55.

Alineaciones

CD Toledo:
Arévalo, Lozano, Aguilar, Maíto, Corchado, Emilio, Arroyo, Ballester, Diego, Luisito y Paco.

Balompédica Linense: Pablo, Areitu, García, Arias, Javi, Elorduy, Eguilor, Serna, Miguel Ángel, Felipe y Lucendo (Tomy, m.53)

Árbitro

Diestro Manzano, ayudado por Morcillo Miguel y Rosa Herrera, del colegio extremeño. Bien, aunque algo quisquilloso con los toledanos. Perdonó la segunda tarjeta a Ballester. Tarjetas para Emilio y Ballester. Expulsó a Maíto, en el minuto 63, por doble amonestación.

Goles

0-1, minuto 46: centro de Lucendo y Miguel Ángel cabecea picado a la red.

1-1, minuto 82: Ballester, de tiro raso con la zurda y desde fuera del área.

Comentario

Una casualidad salvó de la debacle al Toledo en el Día de Reyes, porque evitó la derrota, en esta ocasión con mucha más pena que en anteriores choques, ya que la Balompédica Linense fue uno de los peores equipos que pasó por el Salto del Caballo. En el balance del debe hay que hacer constar las bajas de Dani, por tarjetas, y Juan Carlos, que se resintió de su pequeña rotura fibrilar a última hora, amén de los conocidos Lolo –ya con el alta médica-, Figueroa y Ávila, que acabó su sanción, y en la del haber, el que está muy enfermo de ideas y, de seguir así, amenaza con entrar en coma profundo. El debut de Ballester, forzado, fue el mejor regalo, por aquello del empate, pero que si sigue así se le apodará el ‘tirafaltas’.

Fue un Día de Reyes triste, muy pobre y problemático. Triste en el plano deportivo, porque el cuadro de Paulino Lorenzo, amén las reseñadas bajas, que desde luego son importantes, no tiene ninguna armonía. Las acciones son aisladas y, aunque se comenzó bien, se fueron perdiendo los papeles, con imprecisiones continuas, falta de confianza y errores de bulto en la colocación y control, siendo Luisito, una vez más, el único en el que se podía confiar para crear el juego ofensivo propio del equipo que juega en casa.

Muy pobre, porque la taquilla que se hizo fue una de las peores, si no la que más, de la temporada, lo cual supuso que al final del choque, Manuel Torres Astilleros, el presidente, señalara que el domingo hay Asamblea General y que va a presentar su dimisión si no recibe cinco millones ¿Quién se los va a dar? No cabe duda que el público no acude como la campaña pasada, pero hay hechos que no se entienden, y el último fue que las entradas subieran 300 pesetas sin que la gente lo supiera hasta que pasó por taquilla ¿Para qué sirven las asambleas?

Y problemática, porque e equipo no está en disposición de poder ofrecer lo que el aficionado quiere: espectáculo. Se podrá decir que la cadena privada de televisión, Canal +, resta fluencia, que la tarde no invitaba a bajar al campo, pero son excusas, como el de las bajas, aunque en este caso siempre es un atenuante, pues un equipo no son jugadores y sí una plantilla. Por encima de todo están las desavenencias entre presidente y técnico, y entre éste y algunos hombres importantes de la plantilla, que no ofrecen garantías de futuro, ni siquiera inmediato.

El partido comenzó bien, con un inicial disparo de Arroyo en el minuto dos, que paró Pablo con apuros. Luisito mandaba en el medio campo, con la complacencia del rival, que daba una paupérrima imagen, y eso hizo que hubiera opciones al triunfo con tiro potente de Diego, en el minuto 14, desviado a corner por el meta andaluz, y al mejor ocasión del partido cuando el media punta, que no ariete, Diego –muy luchador, pero sin peligrosidad- metió una balón de oro a Lozano, quien avanzó, se metió en el área y su tiro, sobre la salida a la desesperada de Pablo, se marchó fuera. Fue un aviso que ya no tuvo continuidad.

Corchado y Maíto –muy buena primera mitad la suya, con un chutazo a bocajarro en el minuto 40 que se encontró el meta andaluz, aunque le perdió su auto expulsión- subieron al ataque y dieron un empuje del que carecía el equipo, ya que no había laterales ofensivos. Ballester corría y sacaba faltas o córners –a la grada- y Emilio nunca cogió sitio, en tanto las correrías de Arroyo o Paco no servían para nada. Para complicarse más el choque, la Balompédica Linense, que no había hecho nada por ganar y poco por evitar perder, tuvo la suerte de encontrar las redes de Arévalo en su primera, y casi única, subida al ataque, en el primer minuto, cuando el lateral derecho Lozano dejó que centrara Lucendo y Miguel Ángel se adelantó a Aguilar. Se vislumbraba otra derrota ante otro equipo del montón. Diego, en el minuto 53, no pudo con la decidida salida de Pablo, tras error de Javi, y se pensó que ni de penalti se empataría, pues encima Maíto se expulsó él sólo.

La Balompédica Linense tenía el mando del partido, pero no por su calidad, sino porque el Toledo no existía.

Y si la derrota no llegó fue porque a siete minutos de la conclusión, tanto empeño de Ballester tuvo su fruto y atinó con un tiro raso y esquinado, que le suponía comenzar como cuando llegó por vez primera al club, la campaña pasada, con un gol, corriendo y luchando, pero con la inercia de que está para poco más que tirar faltas y botar córners.


Compartelo en Twitter


Últimos resultados